Después de hacer un par de publicidades, con su incursión en la conducción con “Da2” donde hablaba de sexo y todos los hombres se hacían los ratones. El éxito del programa, en parte por su imponente conductora, la llevó del cable a tocar un tema tabú para la sociedad en América. Pero no era sólo una voz sensual, su cuerpo es imponente y su pelo colorado hipnotiza. Así llegó a calzarse las plumas para calentar los escenarios de los teatros de revista. Ahora, luego de hacer crecer su currículum como conductora, sigue con el programa Mañaneras. Con otro perfil, pero la belleza no la perdió.

.
.

.


Teleshow

sc-inst-200x450