La Justicia de Gualeguaychú tendría datos de que se trataría de una prostituta de 22 años, que desapareció de Benavídez en Buenos Aires. Las primeras sospechas apuntan a su marido, carnicero.

Una prolija investigación de la Justicia de Gualeguaychú habría llegado a establecer la identidad de la mujer que fue encontrada decapitada y sin falanges en sus manos en inmediaciones del puente Brazo Largo-Zárate. Por los datos recolectados, se trataría de una muchacha de 22 años que ejercía la prostitución, oriunda de Benavídez en la provincia de Buenos Aires.

Médicos forenses de Gualeguaychú efectuaron ayer la autopsia para establecer cómo se produjo la muerte y la disección de la cabeza como de los restantes miembros del cuerpo. Si bien no se dio a conocer el resultado de la misma, es altamente probable que la mujer pudo haber sido asesinada y luego decapitada. El motivo aún es una especulación pero no se descarta que se esté frente a un ajuste de cuentas o un drama pasional.

El marido bajo sospecha
Si bien restan conocerse los resultados de ADN, hay indicios más que importantes en la investigación policial y judicial que el cuerpo encontrado semienterrado en el sur de Entre Ríos, correspondería a la mujer de 22 años, madre de dos criaturas.

En el entrecruzamiento de la información entre las policías de Entre Ríos y de Buenos Aires, se supo que la mujer, que tendría como actividad laboral ejercer la prostitución, había radicado un par de denuncias por maltrato contra su esposo, de profesión carnicero.

Este dato a los investigadores les llamó la atención habida cuenta de los cortes y tajos encontrados en el cuerpo, como otras señales dejadas en claro mensaje para alguien.

Si se confirma el homicidio de la bonaerense, las primeras sospechas recaerían en el esposo, no solo por las denuncias acumuladas en su contra por posible maltrato, sino también porque podría estar vinculado con el negocio ligado a la trata de personas.

El nombre que forma parte del expediente de la aparente víctima, señala que sería la misma mujer que fue vista por última vez hace una semana en la ruta nacional 9.

El cuerpo fue localizado el sábado en el límite de las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires por cuatro pescadores paraguayos.

En un inicio se dio por seguro que la mujer no era oriunda de nuestra provincia, sencillamente porque no había denuncias de localización de personas. De allí las sospechas que sea de la provincia de Buenos Aires.

Hipótesis del crimen
UNO no pudo dialogar con el juez de Instrucción Nº 2 de Gualeguaychú, Arturo Dumón. Se hizo saber que no se brinda ningún tipo de información oficial sobre la causa que se encuentra en plena investigación. Así y todo, autoridades judiciales de Entre Ríos, en Paraná, señalaron que se esperan dos medidas científicas, para luego apuntalar procedimientos que permitan tratar de aclarar el homicidio. El primer sospechoso es el marido y por ello es que se trata de conocer si el móvil estuvo ligado hacia un crimen pasional, una muerte ligada con la mafia por la forma en que quedó el cadáver. En esa línea existen datos de una posible existencia de red de trata de personas en Buenos Aires.