Para Sebastián Wagner está bien abusar, pero está mal asesinar

Policiales 28 de septiembre
Para Sebastián Wagner está bien abusar, pero está mal asesinar.
0021626919
El violador se rige por su propia ley, su moral, sus reglas, y nada comprende el respeto al otro. El depredador sexual Sebastián Wagner, serial y reincidente, no escapa a esta lógica. Esto quedó evidenciado en su declaración en el juicio por el femicidio de Micaela García, donde montó una escena de falso arrepentimiento y se victimizó ante el tribunal al sostener que abusó pero no mató a la víctima. En un momento de su relato, Wagner simuló estar mareado, se tomó la cabeza y le dijo al juez Eduardo Cadenas: "Discúlpeme, estoy nervioso, acá estamos por una muerte, no por una boludez". Como si la violación que confesó fuera algo menor.
Ayer declaró en el juicio la psiquiatra Magdalena Miralpeix, quien entrevistó a los imputados Wagner, Néstor Pavón y Gabriel Otero. Según se informó a UNO, manifestó que los tres saben diferenciar lo que está bien de lo que está mal y que no tienen ninguna patología que afecte su comprensión sobre las consecuencias de sus acciones.
lanteó que en las entrevistas a Wagner y Pavón notó cierto nerviosismo y gestos, por los que piensa que estaban ocultando algo. Es decir, con la pretensión de dar una imagen de ellos distinta o socialmente aceptada. Conducta que podría ser compatible con personas que se vean involucradas en una situación delictiva cualquiera. Asimismo, la psiquiatra explicó que para Wagner está bien abusar sexualmente de una persona, pero está mal quitarle la vida.
Por otro lado, en el juicio se reprodujo una escucha telefónica de una conversación que mantuvo Pavón con la madre de Wagner cuando este estaba prófugo. Es una prueba de la Fiscalía para incriminar al dueño del lavadero en el encubrimiento del violador. Pero un policía que declaró el martes dijo que él había ido a decirle a Pavón que llamara a la mujer para lograr que Wagner regresara a Gualeguay, ya que no lo encontraban por ningún lado. Es decir, que no se trató de una conversación a escondidas, sino por pedido de los investigadores.
Por último, se supo que fue agregado como prueba para la causa el legajo de otra investigación contra Wagner, iniciada a partir de la denuncia de un hombre por el mensaje de texto recibido por su hija de 13 años por parte del violador serial. Fue un día antes del femicidio de Micaela, cuando el hombre contactó a la adolescente. El padre de la víctima había dicho que Wagner había acosado a su hija, pero "la jueza de Menores no estaba, por lo que nos citó para el lunes", para radicar la denuncia. Pero antes sucedió el crimen de la joven.
"La próxima vez te ato para que no salgas corriendo. Cuando te agarre te hago mía", fue uno de los mensajes que le envió Wagner a la adolescente. La menor declaró en cámara Gesell y contó que ya había padecido un acoso por parte del violador serial.
 
 
Proceso en el tramo final
El juicio sigue el martes con las declaraciones testimoniales de la esposa y el hijo de 13 años de Pavón, un testigo aportado por la defensa de Otero y un policía que participó en la investigación del caso. Los alegatos del fiscal Ignacio Telenta, el querellante Jorge Impini y los defensores Carlos Sciutto, Matías Farías, Andrés Carvajal y Horacio Barreto serán el viernes 6 de octubre. Luego solo restará esperar la sentencia del tribunal presidido por Eduardo Cadenas

Te puede interesar