Mauricio Macri almorzará con el presidente de FIFA para hablar del Mundial 2030

Deportivas 30 de septiembre
El Presidente recibirá al jefe de la FIFA para avanzar en el operativo de convencimiento.
HyObo-14g_930x525
El presidente Mauricio Macri y su par uruguayo Tabaré Vázquez, en Olivos. - (Presidencia de la Nación)

“Si ellos estuvieron doce años, ¿por qué no podemos pensar que nosotros estaremos quince?” confió un hombre del macrismo que no es funcionario pero está muy cerca del Gobierno. Esa aspiración de conservar el poder no es el punto final sino el de partida en la estrategia de seducción a Gianni Infantino, el titular de la FIFA que el miércoles estará 20 horas en Buenos Aires, se entrevistará con Claudio Tapia y almorzará con el presidente Mauricio Macri. El Mundial 2030 está lejos en el calendario, pero es presente activo en el fortalecimiento de la candidatura.

Los hombres que trabajan el tema pretenden que Infantino se lleve la seguridad de que Argentina tiene una firme convicción en impulsar su postulación. La tarea dura empezará después. No serán pocos los comentarios que le harán al dirigente sobre las inminentes elecciones de octubre. Como el macrismo confìa ciegamente en ratificar el rendimiento de las PASO, ofrecerán los resultados del comicio como garantía de que permanecerán en el poder en el tiempo clave para ir a fondo por el Mundial. Cuando Infantino deje el país, empezará otra etapa, con una ruta bifurcada.

En principio, los dirigentes argentinos deben convencer a los de Uruguay que es necesario incluir a Paraguay en la postulación. Consideran que los dos países rioplatenses no darán abasto para cumplir con las exigencias de la FIFA. Por infraestructura, por una economía que aún esplendorosa en el imaginario tampoco alcanzaría y por otro elemento no menor. Infantino tiene firmes intenciones de elevar el número de participantes hasta 48 selecciones. Hacen falta más estadios, más lugares de entrenamiento y concentración, más hospedajes, más sistemas de comunicación, más tecnología.

En un juego de pinzas para dar señales a la FIFA y al propio socio uruguayo, los funcionarios argentinos designados para trabajar en la candidatura, esperarán a que el 26 de octubre se oficialice la presentación de Estados Unidos, México y Canadá para albergar el Mundial de 2026. Cuando los tres grandes del hemisferio norte expresen su voluntad, desde Buenos Aires mostrarán a Montevideo el ejemplo a seguir. Y a la FIFA le harán saber que si en el Norte pueden, en el Sur también. La última carta a jugar en Zurich es la que siempre se saca del mazo: el Mundial del Centenario. Otorgarle la sede a Uruguay, compartida con Argentina y Paraguay, sería el mejor homenaje a la historia del fútbol.

Después llegará la hora de transitar el terreno más escarpado: los números, el dinero, money, dólares, euros. Y ahí empezará otra historia.

Te puede interesar