Autos importados de Brasil suben precios menos que nacionales

Nacionales 05 de octubre
En el año se incrementaron entre 8% y 12% contra una suba de entre 15% y 20% de los “made in Argentina”. Las ventas de los vehículos brasileños crecen 56%en el año y los producidos localmente caen 5%.
autos-123

Las ventas de autos no paran de crecer. En septiembre subieron otro 11% y acumulan un incremento de 28% en lo que va del año, pero esa es sólo una cara de la moneda. La más optimista. La otra realidad es la que surge de analizar cómo se compone el mercado interno y, a esta altura de 2017, ya no es novedad que la demanda está potenciada por la avalancha de vehículos brasileños. Sólo para reforzar esa idea, un par de datos son más que suficientes: en los primeros nueve meses del año, las ventas de 0 km producidos en Brasil registran un alza de 56% mientras que los "made in Argentina" caen 5%. Es por eso que la importación de vehículos ya es récord. Más del 70% de las unidades que se comercializan llegan del exterior y, de todos esos vehículos, los que vienen de Brasil son amplia mayoría. Dos de cada tres autos que se venden internamente tienen ese país como origen. Algo inédito.

Todo esto lleva a una pregunta: ¿los argentinos se enamoraron repentinamente de los autos brasileños? Obvio que la respuesta es negativa; la causa, como tantas veces, no depende del corazón, sino del bolsillo.

En lo que va del año, los autos que llegan de Brasil aumentaron de precio mucho menos que los fabricados localmente. Con una inflación acumulada hasta agosto de 15,4%, el promedio general de la suba del precio de los autos ronda 9,8%. Con el dato del Indec, que se difundirá en los próximos días sobre la variación de precios de septiembre, el costo de vida de lo que va de 2017 estará en aproximadamente 16,5% y el incremento del sector automotor en 10,5%, pero no todos los modelos se comportan igual. Mientras los 0 km brasileños se ajustaron, en general, cerca de ese promedio o por debajo (entre 8% y 12%), los fabricados localmente, en la mayoría de los casos, muestran un crecimiento de entre 15% y 20%. Es decir que mientras los autos nacionales subieron al ritmo de la inflación, los que se importan de Brasil aumentaron la mitad del costo de vida.

Esto se explica por la crisis económica que se vive en ese país. Con un mercado interno que se derrumbó de más de 4 millones de unidades a poco más de 2 millones, las automotrices brasileñas apostaron a una política comercial muy agresiva en materia de exportaciones para tratar de evitar una caída mayor de su producción. El mercado argentino se convirtió en muy atractivo desde hace casi dos años por el cambio económico que generó una mejor expectativa respecto al 2015 sumado a que se eliminaron las trabas a las importaciones y al acceso de dólares que regían en los últimos tiempos del gobierno kirchnerista. Las automotrices argentinas aprovecharon esa situación para desatar una fuerte competencia que benefició a los consumidores. Los protagonistas de esa puja por ganar cuota de mercado fueron los autos brasileños que, además de atractivas bonificaciones, los números muestran que aumentan menos. Eso hace que se incentive la compra de autos brasileños a costa de los nacionales. Nadie sabe a ciencia cierta hasta cuándo puede seguir esta política porque la contracara es el crecimiento del déficit comercial del sector que es récord. Las terminales locales ya fueron advertidas por el gobierno de esta situación y se enfrentan a pagar grandes multas si para el 2020 no corrigen ese desequilibrio que puede hacer con más exportaciones (algo difícil ante la falta de competitividad argentina más un Brasil en crisis) o reduciendo las importaciones. Esto significará que el festival de descuentos tendrá que llegar a su fin.

Ambito.com

Te puede interesar