Desde la cárcel, el jefe de Los Monos mandó secuestrar por error al hijo de un carnicero: “Pedile dos kilos de asado”

Policiales 09 de octubre
Guille” Cantero fue procesado ordenar el ataque desde el penal de Coronda a uno de sus históricos sicarios. Las escuchas del caso
SytNUiYEl_930x525

Los nervios estaban en alza en el galpón del Gran Rosario, el piso donde los secuestradores ocultarían a la víctima hasta negociar y cobrar su rescate. Fue el día 9 de septiembre pasado, poco después de las 19 horas: dos hombres en la esquina de Boulevard Seguí y Espinillo obligaron a un joven de poco más de 20 años a subirse a un Ford Focus a punta de pistola. De allí, lo llevaron al galpón, con los ojos vendados. La mecánica ya de por sí era extraña: los secuestros extorsivos en la Argentina, de acuerdo a los cálculos de la UFESE, el ala de la Procuración dedicada a investigar raptos por dinero encabezada por el fiscal federal Santiago Marquevich, no duran en promedio más de tres horas y muy rara vez continúan fuera del vehículo de la víctima o de los victimarios. El piso, casi siempre, es en movimiento. Hubo 10 secuestros en toda la Argentina en septiembre último, cinco de ellos en Lomas de Zamora; el ocurrido el 9 de septiembre en Rosario fue el único en el interior del país.

Los captores comenzaron a perder la calma alrededor de la víctima vendada. El joven raptado claramente no era el blanco original. "Nos confundimos feo", decían los secuestradores por teléfono a un tal "Tío", el presunto jefe de la operación: "Este pibe no tiene un lunar, no tiene campera. Es otro, nada que ver, amigo", le advirtieron. "Uh, y bueno, llevátelo igual, esperamos un rato a ver qué dice", respondió el "Tío", quizás para cubrirse.

El "Tío", del otro lado de la línea, pidió saber su nombre. Le revisaron el DNI para corroborar su identidad. La víctima no era una presa jugosa, el hijo de un empresario, sino un trabajador metalúrgico, hijo de un carnicero, que salía de jugar al fútbol con amigos. Al enterarse, el "Tío" dijo, tal vez jocosamente, con un poco de ironía, a los captores en el galpón: "Pedile dos kilos de asado". Al final, ni siquiera hubo entraña, tirita o morcilla vasca. La víctima fue liberada ilesa poco después a pocas cuadras de donde había sido interceptada. La investigación del caso recayó en la Fiscalía Federal N°3 de Rosario a cargo del doctor Federico Reynares Solari. "Secuestro extorsivo agravado por el número de integrantes", fue la calificación en la carátula.

Hoy, se sabe efectivamente quién es el "Tío". La semana pasada, los fiscales Reynares Solari y Marquevich pidieron procesarlo. Su nombre se lee alto y claro en el requerimiento firmado por los funcionarios al que accedió Infobae: es Ariel Cantero, alias "Guille", de 29 años de edad, alojado en la Unidad Carcelaría N°1 de Coronda, provincia de Santa Fe, el presunto jefe de Los Monos, la que fuera la organización narco más grande del país. En la causa también fue arrestado e imputado N.E.F, hermano de Ezequiel F., "El Parásito", uno de los principales sicarios de la banda, también implicado en el hecho, sospechado de ser el autor material, hoy prófugo y con un pedido de captura vigente.

Encarcelado desde septiembre de 2013, la vida bajo prisión preventiva de Cantero -hijo de Máximo Ariel, el patriarca de Los Monos, hermano de Claudio, "El Pájaro", su máximo líder muerto en 2012, sospechado de ser quien ordenó la balacera que mató al "Fantasma" Paz, uno de los principales enemigos del grupo– siempre fue algo sinuosa.

"Guille" había sido destinado a la cárcel de Rawson, Chubut, por miedo a que se fugara. Con el tiempo, logró ser enviado a Santa Fe, cerca de su familia y abogados defensores. El juez que denegó el traslado en un primer momento, Edgardo Fertitta, recibió amenazas desde el penal chubutense.

Hoy, Cantero espera ser enjuiciado por su rol en la banda como miembro de una asociación ilícita, así como por el homicidio de Diego Demarre, una supuesta represalia por la muerte a tiros del "Pájaro" Cantero. Lo cierto es que "Guille", a pesar de estar preso, nunca dejó de ser investigado. Una intervención a su línea de teléfono en una causa motorizada por la PROCUNAR -la Procuración de Narcocriminalidad del Ministerio Público a cargo del fiscal Diego Iglesias- fue lo que llevó a identificar a Cantero como presunto autor intelectual del secuestro. Las conversaciones entre "Guille" y "Parásito" Fernández son bastante claras al respecto.

"Si lo escondemos, lo escondemos bien", instruyó Cantero a quien sería el "Parásito". "Estamos acá los cuatro jugadores", le apuntó el sicario en la tarde del secuestro. La especulación con el botín era grande: "Olvidate que vamos a agarrar un par de gambas largas, por lo menos tres palos para que vayan bajando", afirmó uno de ellos.

La casa de la familia de N.E.F fue allanada: se encontraron en un cuarto bajo llave tres pistolas .9 mm cargadas y listas para disparar, un fusil que pertenecería a Gendarmería Nacional y dos chalecos antibalas de kevlar junto a más de cien municiones. N.E.F fue arrestado en el lugar. Cantero, al ser indagado, se negó a declarar, N.E.F, que afirmó trabajar en una panadería y en un taller mecánico, aseguró desconocer al capo. Para los fiscales, el detenido sería "uno de los cuatro jugadores" mencionados en las escuchas, de acuerdo con el pedido de procesamiento en su contra.

Para la UFESE del fiscal Marquevich, el blanco original no sería ningún hijo de carnicero, sino algo mucho más temerario: un rival de Los Monos en el negocio de las drogas. Por lo pronto, que Cantero sea acusado de comandar un secuestro extorsivo es por lo menos llamativo. Secuestrar para vengarse no es el estilo de Los Monos; una bala es mucho más sintética. La explicación es una sola: hacer caja. "Muchas bandas narco cometen secuestros, pero para financiarse rápidamente, para generar dinero para comprar drogas y armamento. De parte de Los Monos, si es que es para financiar a la estructura de los Cantero, el ataque es raro", afirma un investigador frecuente en las causas del clan. ¿Los Monos, lejos de sus días de brillo, diezmados y muertos o encarcelados, salen a secuestrar para esquivar la línea de pobreza?

En cuanto a los secuestros extorsivos en general, las estadísticas de la UFESE muestran el número más bajo en los últimos tres años: 152 secuestros en lo que va de 2017 contra 227 en todo 2016 y 294 en todo 2015.

El pedido de ambos fiscales fue resuelto con rapidez: esta mañana, el juez federal de primera instancia Carlos Vera Barros procesó a Cantero con prisión preventiva por el secuestro y dictó la falta de mérito para N.E.F.

En el procesamiento firmado por el juez se reveló un nuevo dato escalofriante. La celda de Cantero fue allanada por la división Antisecuestros de PFA en la investigación del secuestro: allí se incautó, por ejemplo, un cuaderno con anotaciones y números telefónicos. Pocas horas antes del procedimiento, el personal policial a cargo de la escucha directa oyó cómo una voz alertaba a Cantero en su celular sobre la requisa que estaba por venir. El consejo: "tirar el celular por la ventana". 

Infobae

Te puede interesar