Crecen las sospechas sobre el entorno de la anciana asesinada

Policiales 10 de octubre
Los investigadores del homicidio de Otilia Weber de la ciudad de Ramírez no pueden salir del círculo del entorno de la víctima. Quien la extorsionaba supo que había sido denunciado y no pasó por el dinero.
f_1507626297

Los investigadores del homicidio de la abuela Otilia Weber, de 81 años, de la localidad de Ramírez, en el departamento Diamante, se encuentran desde el fin de semana girando sobre el mismo círculo, desde el momento en que fueron convocados para trabajar en el caso.

Las sospechas que se intentan probar, sostendrían que el o los asesinos serían personas conocidas de la víctima, que lograron entrar a la casa con la autorización de la víctima o bien utilizando una llave de la puerta.

Según se supo, la puerta por la que se supone salió o salieron quienes torturaron y finalmente provocaron una horrenda muerte a doña Otilia, giraron media vuelta de llave antes de retirarse.

Weber fue hallada asesinada dentro de su casa de calle Fonseca el viernes poco después de las 22. Las pericias forenses indicarían que fue estrangulada hasta quitarle la vida, luego de ser torturada físicamente entre las 17 y las 20 de ese mismo día.

La octogenaria se encontraba sola en el momento en que fue atacada, ya que la menor de sus nietas, que convivía con ella en la misma casa, había viajado. Además Otilia tenía otras dos nietas mujeres y un nieto varón.

Otra de las nietas, junto a su pareja, vive en un domicilio lindante a la casa de la malograda mujer y en ese lugar, el cuñado de esta descendiente de la fallecida atiende una verdulería.

Nadie advirtió movimiento sospechoso, o el ingreso de persona o personas que llamaran la atención en la casa de de víctima.

Mientras tanto, los investigadores de la División Homicidios esperan los burocráticos tiempos de la Justicia en Diamante para lograr acceder a medidas que autoricen a solicitar grabaciones de cámaras de videovigilancia de la misma cuadra del escenario del crimen y se aguarda también el informe de cruces de llamadas telefónicas entre personas que serían allegadas a la señora Weber, incluso, parientes.

Lo cierto es que resulta muy difícil creer que, encontrándose familiares de la víctima, literalmente al lado de la casa en donde se produjo un brutal crimen, en plena tarde, alguien ajeno a la casa haya decidido ingresar temerariamente al lugar, mantener con vida a la mujer, posiblemente interrogándola u obligándole a indicar ubicación de algún dinero, hasta que finalmente le quitó la vida y luego logró salir airoso de la casa, cual si fuera un fantasma.

“Se manejan todas las hipótesis, excepto la del robo porque no hay faltante de elementos en la casa, los ingresos no fueron violentados y tampoco hay signos de escalamiento en la vivienda”, confirmó durante el fin de semana el comisario Claudio Vera, subjefe de la comisaría de General Ramírez.

Ayer, una comisión de la División Homicidios de Paraná, trabajó en el lugar, con la presencia del subdirector de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, comisario Ángel Ricle, quien hasta el año pasado era el jefe de esta división de investigadores especiales.

Trascendió también este fin de semana que Otilia Weber había sido víctima de una extorsión económica, que tenía como finalidad obtener dinero so pretexto de no poner en riesgo la vida de una de sus nietas.

Las sospechas sobre quien podía estar extorsionándola y lo que pudo en algún momento haber manifestado a otras personas e incluso a la Policía la octogenaria, es material que los detectives intentaban reunir ayer. Incluso, sospechándose que el extorsionador podría ser alguien cercano a la fallecida.

Fuentes de la investigación confirmaron que a la abuela Otilia alguien le pidió que entregue entre 3000 y 5000 pesos mensuales para que una de sus nietas no saliera perjudicada.

Lo que nunca pensó el extorsionador fue que la abuela no se iba a amilanar y realizó la denuncia. Quizá ingenuamente, Weber habría comentado en su círculo íntimo y familiar que iba a seguir el libreto guionado por el extorsionador, pero con conocimiento de la Policía, la que solapadamente iba a esperar que recogiera la plata en un lugar acordado. Pero nunca pasó, lo que puso en evidencia que se enteró de la jugada.

Interrogantes

¿Quien entró a la casa de Otilia lo hizo suponiendo que la mujer guardaba una fuerte suma de dinero en alguna parte?. ¿Qué buscaban de ella, mientras la lastimaban, hasta que finalmente la estrangularon y la dejaron con una bolsa plástica en la cabeza, pero no sin antes deambular con una mujer agonizante por diferentes espacios de la vivienda?.

¿Es posible que justo ese día algunas cámaras de seguridad muy cercanas a la escena del crimen hayan estado desconectadas?.

Lo cierto es que el caso se ha transformado en un verdadero desafío para los investigadores de Homicidios, quienes volverán a recorrer diferentes espacios de la localidad de Ramírez en la jornada de este martes.

Te puede interesar