Juzgarán a cuatro imputados por el homicidio de Pedro Ruiz

Policiales 13 de octubre
Se trata de su viuda, Alejandra Clivio; su amante al momento del hecho, Cesar Villalba; y dos jóvenes que eran menores cuando ocurrió el crimen y que hoy responden a la Justicia como mayores de edad.
f_1497030972

Luego de siete años de espera, la próxima semana se inicia el juicio oral y público por el cruel asesinato del empleado jerárquico del Concejo Deliberante de Paraná, Pedro Alfredo Ruiz.

Fue en el amanecer del 8 de noviembre de 2010 que Ruiz fue sorprendido mientras descansaba, en una de las habitaciones de la vieja casona de calle Ituzaingó 80, que había pertenecido a su madre, Ramona Hirschsfeld. Le cortaron el cuello y alcanzó a llegar con pasos torpes hasta la puerta, donde cayó sin vida.

En la misma vivienda, pero en otra habitación convivían su esposa, Alejandra Aracelli Clivio y sus hijas. Ella adujo que ingresó alguien por la puerta del frente de la casa y lo atacó, que escucharon el ataque escondidas detrás de la puerta de otra habitación y que ellas se quedaron encerradas hasta que pasó todo, tras lo cual se encontraron con el macabro cuadro.

En tanto, la investigación judicial desechó la versión de que alguien hubiera entrado buscando llevarse un maletín con información del área laboral de Ruiz y que ese fue el motivo del crimen y centró la lupa en su entorno familiar.

Cruces telefónicos a la hora del crimen entre una de las hijas de Clivio y Ruiz –en ese momento menor de edad- y su novio, quien al igual que la joven deberán comparecer como imputados, sentaron las sospechas de que podrían haber tramado sacarse de encima a Ruiz.

Incluso una versión extraoficial que se escuchó en aquel primer momento, donde se hablaba de que le querían “pegar un susto” a Ruiz, habría sido deshechada por la Justicia, por improcedente al momento de escuchar a los involucrados, cuando aún no se decidía si interrogarlos como testigos o como imputados.

Pero otros elementos pesaron lo suficiente como para que la esposa, su amante, una hija y su novio fueran procesados y llevados a juicio.

La viuda imputada, Alejandra Clivio, quien era en ese entonces su amante, Cesar Villalba, una de las hijas de la víctima y su novio de la adolescencia se encuentran actualmente en libertad, pero deberán presentarse el próximo martes a responder ante la requisitoria judicial.

Una serie de vaivenes judiciales dilató durante siete años el inicio del debate, incluso, tras haberse declarado la nulidad y la reformulación de la carátula procesal en una oportunidad.

Pese a ser menores al momento del hecho, los dos adolescentes que llegan a juicio ya con la mayoría de edad, fueron alcanzados oportunamente con el auto de responsabilidad que los mantuvo unidos a la causa.

En el camino quedó la doliente esperanza de doña Ramona Hirschsfeld, la madre de Pedro Ruiz, de “que Dios me permita llegar con vida al momento en que la Justicia diga quienes fueron los que mataron a mi hijo. Lo hicieron cobardemente, lo atacaron mientras dormía. Yo no sé si pudo ser ella –por Clivio- o quienes, pero quien haya sido, que pague, que pague con cárcel, es lo único que pido. Alfredo –así lo llamaba ella a Pedro Ruiz- llegó un día lastimado en el cuello, ella lo trataba mal, ella vivía en mi casa, porque esa era mi casa y no me permitía comer en la mesa.

Una vez me zamarreó y me lastimó y preferí irme yo para que mi hijo no tenga mas problemas. Si no me hubiera ido de esa casa, no sé como hubiera podido terminar yo. Dejo todo en manos de Dios y de la Justicia, pero quiero que los que lo mataron vayan presos”, dijo Ramona, pero falleció poco después, pese a que siempre decía que “Solo el dolor y las ansias de Justicia me mantienen viva”.

Al fallecer doña Ramona, quien había nombrado al abogado Marcos Rodríguez Allende como apoderado para representarla en la querella particular, se extinguió esa figura en la causa y por mas que el abogado intentó reflotarla acompañando a una hermana de la víctima, recibió un revés judicial.

La Cámara de Casación Penal de Paraná, integrada por Hugo Perotti, José María Chemez y Elvio Garzón, decidió por unanimidad rechazar el recurso de casación presentado por Marcos Rodríguez Allende, que intentó representar a María Mercedes Hirschfeld, la hermana de Ruiz.

Cuarenta y cinco testigos

Serán los encargados de llevar adelante el debate los camaristas Rafael Cotorruelo, Pablo Vírgala y la doctora Gabriela Garbarino como integrantes del Tribunal y frente a ellos desfilarán al menos 45 testigos cuyas citaciones ya fueron giradas.

El Diario

Te puede interesar