Escobar Gaviria va a Tribunales a enterarse de otro pedido de prisión

Policiales 14 de noviembre
El cura saldrá hoy de la cárcel para presentarse ante el juez Acosta, en Nogoyá. Ya fue condenado a 25 años de prisión por cuatro casos de abusos y corrupción de menores. Ahora se tramita un quinto caso.
f_1510653027
Una nueva denuncia complica al sacerdote colombiano y lo pone de vuelta frente a la Justicia

Los problemas con la Justicia no acaban para el cura Juan Diego Escobar Gaviria. Después de que un tribunal lo condenara a 25 años de prisión por cuatro casos de abuso y corrupción de menores, una nueva denuncia lo complica y lo pone de vuelta frente a la Justicia.

El cura, que está alojado con prisión preventiva desde el 21 de abril en la Unidad Penal de Victoria, fue convocado para este martes, a las 9, al despacho del juez de Transición y Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta, para notificarse de un nuevo pedido de prisión preventiva.

La petición es en el marco de una nueva investigación penal preparatoria: N° 919/17 caratulada “Escobar Gaviria Juan Diego s/Promoción a la corrupción agravada”, en la que ya acudió a prestar declaración indagatoria el pasado 4 de octubre.

Un chico de 17 años contó en la Justicia de qué modo Escobar Gaviria lo abusaba. “Yo le decía que no me toque, que no me gustaba, y él me contestaba que esto quedaba entre nosotros y que nadie se iba a enterar”, relató.

EN PRISIÓN. La sentencia que dictó en septiembre último el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay –el 6 se conoció un adelanto, y el 14, los fundamentos—no está firme y fue apelada ante la Cámara de Casación Penal. Pero cuando la cuestión iba a ser abordada en una audiencia convocada por el tribunal, los defensores de Escobar Gaviria recusaron a todos los jueces: Hugo Perotti, Marcela Davite y Marcela Badano.

Desde el 21 de abril, el cura, que fue párroco de san Lucas Evangelista, de Lucas Gonzále, entre 2005 y 2016, está alojado en la Unidad Penal de Victoria con prisión preventiva.

La medida, pedida por el querellante Mariano Navarro y el fiscal Federico Uriburu, se dispuso para evitar un entorpecimiento en la investigación y para que no haya presiones a víctimas y testigos. En la sentencia a prisión, el Tribunal de Gualeguay confirmó la prisión preventiva y su sostenimiento hasta que el fallo quede firme. El principal riesgo que arguyeron los jueces María Angélica Pivas, Darío Crespo y Javier Cadenas es el de “fuga” por parte del sacerdote.

El 15 de septiembre, Uriburu firmó una resolución en la que resolvió citar a Escobar Gaviria para recibirle declaración en calidad de imputado ante la existencia “de elementos probatorios suficientes e indicativos de la presunta existencia de hechos con características penales”. Y lo conminó a presentarse este miércoles 20 de ese mes, a las 9, “previo a lo cual deberá formular designación de abogado defensor, con las formalidades de ley, bajo apercibimiento de ser designado defensor oficial y proceder al traslado por la fuerza pública en caso de incomparencia”.

Pero Escobar Gaviria se dio por enterado de la mitad de la notificación que le llegó al penal de Victoria: designó como abogados a Milton Urrutia y a Juan Pablo Temón, pero se hizo el desentendido de la citación a audiencia para este miércoles, a las 9, en los Tribunales de Nogoyá.

La Unidad Fiscal de Nogoyá reprogramó entonces la citación para el 3 de octubre, aunque finalmente la indagatoria fue el 4 de ese mes. No declaró, la misma actitud que había tenido antes.

El testimonio de S.

En septiembre último, y tras las audiencias orales que se desarrollaron entre el 22 y el 28 de agosto, la Justicia de Gualeguay encontró penalmente responsable al cura Escobar Gaviria por los delitos de promoción a la corrupción (tres hechos) y abuso sexual (un hecho), y lo condenó a 25 años.

Pero durante la tramitación de esa causa, apareció un nuevo hecho. Se trata de S., un chico de 17 años que se presentó como testigo durante los días de debate del juicio oral en Gualeguay, pero cuyo testimonio abrió una nueva investigación penal porque, además, reveló que también había sido víctima de los abusos.

En la Justicia, S. contó algo de ese infierno: “A los catorce años comencé a ser monaguillo de Juan Diego Escobar Gaviria, acá en la parroquia de Lucas González. Me empezó a tocar más o menos a los dos meses de entrar”.

“Una vez me hizo entrar a la pieza y me dijo: ´Cierre la puerta con llave´. Yo lo hice, pensando que quería hablarme de algo, él ya había comenzado a tocarme por arriba de la ropa. Me dijo que me siente en la cama, y me preguntó si los demás estaban durmiendo, y le dije que casi todos, porque algunos estaban aún jugando con el celular, así que luego de hacerme sentar, me bajó el cierre y me empezó a tocar”.

El Diario

Te puede interesar