La nieta 126 es hija de un uruguayense

Sociedad 05 de diciembre
Las Abuelas de Plaza de Mayo confirmaron ayer la aparición de la nieta 126 y enseguida se conoció que es la hija del uruguayense Edgardo Garnier y de Violeta Ortolani, desaparecidos durante la dictadura.
f_1512465339
Blanca Garnier, la abuela entrerriana que recuperó a su nieta
Abuelas de Plaza de Mayo anunció ayer la recuperación de la nieta 126 a través de un breve comunicado donde aseguraron que “la nueva nieta se encuentra feliz de haber conocido la verdad” y que hoy al mediodía se dará una conferencia de prensa para dar a conocer más detalles sobre el encuentro y la condiciones en que se dio el mismo.
Desde las primeras horas de este lunes hasta la noche iba surgiendo constantemente información referida al caso. Es que la chica sabía que era adoptada y se presentó de forma espontánea y voluntaria para realizarse los estudios de ADN y cotejar la muestra con el Banco Nacional de Datos Genéticos. Así es como se logró evidenciar todo el proceso de contrastación identitario y se pudo confirmar el anuncio que se estará dando en el mediodía de hoy en la sede de Virrey Cevallos al 500, estarán “familiares y compañeros de militancia del padre y la madre de la joven”.

A fines de octubre, y en coincidencia con el 40 aniversario de Abuelas de Plaza de Mayo, la entidad había anunciado la recuperación del nieto 125. También se trató de una mujer.

Hija de un uruguayense

La joven nieta encontrada es hija del urugayense Edgardo Garnier y de la capitalina Violeta Ortolani de Garnier. Lo presentamos así porque es lo que se estará confirmando en esta jornada, aunque diversas voces a lo largo de la jornada de ayer dieron cuenta del hecho con confirmaciones que hacen suponer que estamos ante la presencia de la nieta 126, hija de Edgardo Garnier.

Su madre, Violeta, fue secuestrada durante la última dictadura militar cuando estaba embarazada de ocho meses, y a cuarenta años del hecho, se da cuenta de la aparición con vida de la joven.

Sobre Edgardo y Violeta

Violeta Ortolani nació en la ciudad de Buenos Aires el 11 de octubre de 1953, mientras que Edgardo Garnier lo hizo el 7 de agosto de 1955 en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos.

Su familia lo llamaba “Edgar” o “Rober” y sus amigos “El Chueco” o “El Pato”.

Ambos formaron parte del Fondo de Apoyo a la Educación Pública (FAEP) y Edgardo también militó en la Juventud Pernista, mientras que Violeta lo hacía en la Juventud Universitaria Peronista.

Luego compartieron su militancia en la organización Montoneros donde sus compañeros la llamaban “La Viole” y a él “La Vieja Bordolino” o “El Viejo”. Violeta fue secuestrada el 14 de diciembre de 1976 en el Barrio La Granja, La Plata. En tanto que Edgardo fue secuestrado el 8 de febrero de 1977 también en la ciudad de La Plata.

En ese entonces la joven estaba embarazada de ocho meses y se supone que la nieta que hoy aparece nació en enero de 1977.
Los jóvenes pensaban llamar Marcos, Enrique o Vanesa al bebé que esperaban ver nacer y que el secuestro y la desaparición no les permitió disfrutar.

La lucha de Blanca

Desde la conducción local de la Asociación Gremial y de Magisterios de Entre Ríos (Agmer), se celebró la novedad así como detallaron que la nieta encontrada es sobrina de la docente Silvia Garnier, quien fuera Secretaria General de Agmer Uruguay y que actualmente se desempeña como vocal del Tribunal de Disciplina del Consejo General de Educación en representación del gremio docente, según informa el diario La Calle de Concepción del Uruguay.

También se supo que la abuela de la nieta recuperada, Blanca Díaz de Garnier, madre de Edgardo y de Silvia, es de las primeras integrantes y ayudó mucho en la asociación que preside Estela de Carlotto, a fin de acrecentar la búsqueda y alcanzar la verdadera identidad de los nietos apropiados durante la dictadura en nuestro país.

Las organizaciones de Derechos Humanos celebran este reencuentro con la identidad, así como instan a seguir en la búsqueda de aquellos que aún hoy no conocen la verdad sobre su origen y el de sus padres.
Fuente: La Calle

Te puede interesar