Italia disuelve el Parlamento y habrá elecciones en marzo

Internacional 31 de diciembre de 2017
El presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, disolvió el Parlamento, cuyo mandato estaba a punto de finalizar, sumiendo al país en una agitada campaña para las elecciones legislativas previstas para el próximo 4 de marzo.
DSTLrsYXcAEwUsj

El jefe de Estado "firmó el decreto de disolución del Senado y de la Cámara de Diputados".

La fecha de los comicios –que quería los líderes de los principales partidos políticosse decidió durante el consejo de ministros, reunido tras la disolución del Parlamento por parte de Mattarella.

Paolo Gentiloni, tercer jefe de Gobierno de esta legislatura, después de Enrico Letta y Matteo Renzi, mantendrá su puesto hasta que se establezca el nuevo Parlamento.

Esta ha sido una de las legislaturas más anómalas en la historia de Italia porque pese a no poder formar un único gobierno, consiguió durar los cinco años estipulados, aunque con el cambio de tres primeros ministros.

A causa de la fragmentación de las fuerzas políticas, la formación de un nuevo gobierno podría llevar su tiempo. La alianza de derecha, compuesta por Forza Italia (FI), el partido del incombustible Silvio Berlusconi, y los soberanistas de la Lega Norte (LN) y los Fratelli de Italia (FDI), podría alcanzar el 35% de la intención de voto, pero los litigios son frecuentes entre ellos, puesto que FI y LN reivindican su supremacía y a menudo discuten desde posiciones opuestas sobre Europa y el euro.

Con alrededor del 28% de votantes en las encuestas, el populista Movimiento 5 Estrellas (M5S), que dio la sorpresa logrando el 25% de los sufragios en las legislativas de 2013, sus primeros comicios, parecen llegar a ese techo y no estarían dispuestos a formar alianzas, consignó El Cronista.

Tercero y último campo es el del Partido Demócrata (PD, en el poder) de Matteo Renzi, que pierde oxígeno y no se le acredita más del 25% de los electores.