Mariano Rajoy pidió a los independentistas catalanes que renuncien a sus planes "de ruptura, división y radicalidad", a diez días del atentado terrorista

Internacional 25 de agosto
Tras el ataque yihadista en Barcelona y Cambrils el gobierno regional redobló la apuesta por el referéndum de secesión que se celebrará el 1 de octubre y apuntó que el Estado no puede parar el plebiscito. El presidente del gobierno español consideró que el proceso es "lo último que quiere en este momento la sociedad"
2017-08-07T151321Z_1093994275_RC1CFC35E8F0_RTRMADP_3_SPAIN-POLITICS-e1503842632310

El primer ministro de España, Mariano Rajoy, pidió este domingo al gobierno independentista en Cataluña que renuncie a sus planes "de ruptura, división y radicalidad", diez días después del atentado terrorista en Barcelona y Cambrils y mientras aumentan las tensiones con Madrid debido al inminente referéndum de secesión.

"A mí me gustaría y a la inmensa mayoría de los españoles también, que algunos responsables políticos renunciaran a sus planes de ruptura, división y radicalidad", dijo en un evento de su Partido Popular (PP) y en referencia al gobierno catalán, dirigido por el presidente regional Carles Puigdemont.

"Es lo último que quiere en estos momentos la mayoría de la sociedad catalana", expresó Rajoy, diez días después de un doble atentado yihadista de Estado Islámico (ISIS, en inglés) en Cataluña que dejó 16 muertos y más de 120 heridos.

En una entrevista al Financial Times publicada el viernes, Puigdemont reiteró su voluntad de celebrar la consulta prometida para el próximo 1° de octubre, pese a los atentados llevados a cabo por una célula yihadista que sacudieron a todo el país

"Tenemos más de 6.000 urnas listas, no veo cómo el Estado podría pararlo", dijo el presidente regional.

"La gente debe tener la certeza de que cuando convocamos el referéndum, este referéndum indefectiblemente se celebrará", insistió Puigdemont en una entrevista este domingo al diario catalán El Nacional.

Las tensiones entre Rajoy y el gobierno nacionalista catalán, decidido a convocar la consulta popular de autodeterminación, habían quedado aparcadas luego de los atentados, en medio de llamados a la unidad, pero volvieron a aflorar este fin de semana.

En una marcha contra la violencia yihadista la tarde del sábado en Barcelona, el rey de España y Rajoy fueron abucheados por manifestantes con banderas independentistas catalanas.

"Las afrentas de algunos no las hemos escuchado", dijo Rajoy este domingo, al afirmar que los miembros del Ejecutivo estuvieron "donde teníamos que estar" para expresar apoyo "a las víctimas del terrorismo y nuestra solidaridad con todos los catalanes sensatos, moderados y respetuosos, la inmensa mayoría".

"Las víctimas se merecen nuestra unidad y los terroristas nos quieren desunidos", señaló el jefe del gobierno en el evento en Galicia.

Rajoy, que insiste una y otra vez que el referéndum es ilegal y que no se va a realizar, afirmó que el gobierno español defenderá "la soberanía nacional, la Constitución española y la legalidad de Cataluña".

En tanto los independentistas catalanes avanzan con firmeza luego de la consulta popular no vinculante realizada en 2014, donde la secesión de España obtuvo un apoyo del 80,76%, aunque con una escasa participación del 37 por ciento. Posteriormente, en las elecciones legislativas de 2015 para el Parlamento de Cataluña se impuso la coalición proindependencia Junts Pel Sí, aunque no pudo formar un gobierno en soledad.

Infobae con información de EFE

Te puede interesar