Tensión durante una retención de moto que era guiada por una niña de 7 años

El padre de la nena iba de acompañante. Ambos circulaban sin casco. “Parece que algunos padres no quieren a sus hijos”, expresó el director de Seguridad Urbana.
Móvil-Tránsito
Móvil-Tránsito

Una peligrosa situación fue advertida por los agentes de tránsito que se encontraban realizando un operativo de control en la tarde del viernes último. Inmediatamente se tomaron las medidas del caso, aunque el progenitor lejos de reconocer su error o comprender el espíritu preventivo, se ofuscó y reaccionó con improperios hacia los inspectores.

El director de Prevención y Seguridad Urbana de Crespo, Sergio Schneider, precisó a FM Estación Plus 94.3, que “Se estaba haciendo un operativo cuando los inspectores observan a una moto de 250 c.c. –que tiene una estructura y un potencial de velocidad importante-, que era conducida por una niña de 7 años, mientras que el padre venía en el asiento como acompañante. No tenía casco ni la nena ni el papá y el mismo tampoco presenta licencia de conducir. Ante este riesgoso cuadro de situación, la moto fue retenida y trasladada al depósito municipal, quedando a disposición del Juzgado de Faltas”.

La reacción del multado no habría sido la esperada. “Causó una serie de desórdenes en el lugar, pero no pasó a mayores y quedó en la agresión verbal”, dijo el funcionario.

“Todos los días tenemos un comportamiento que nos sorprende en materia de tránsito”, expresó Schneider, lamentando que no cesen las conductas de irregularidad, que al margen de constituir un incumplimiento a las normas vigentes, se traducen en claros factores de riesgo para la integridad física propia y de terceros. En ese contexto, señaló: “Una acción de este tipo no resiste análisis. Pareciera que lo hacen como hazaña, como aquellos que los domingos por la tarde conducen con sus bebés o pequeños de uno a dos años, sentados en la falda. No se dan cuenta que con sólo frenar de manera imprevista, lo aprietan contra el volante. Son inconsciencias que no se entienden, sobre todo cuando se trata de los hijos, ya que es lo más sagrado que tiene una persona. Evidentemente hay algunos padres que no quieren a sus hijos”, concluyó.

De la agresión verbal a la física

El hecho precedente fue una antesala de la violenta situación ocurrida en plena madrugada del domingo, en la que un inspector resultó con lesiones en su rostro. Respecto del incremento de intensidad en las reacciones, el director comentó: “No es común en esta ciudad, no estamos acostumbrados a llegar a ese nivel, pero lamentablemente inadaptados hay en todos lados”.

El hecho precedente fue una antesala de la violenta situación ocurrida en plena madrugada del domingo, en la que un inspector resultó con lesiones en su rostro. Respecto del incremento de intensidad en las reacciones, el director comentó: “No es común en esta ciudad, no estamos acostumbrados a llegar a ese nivel, pero inadaptados hay en todos lados”.

El incidente derivó en la detención del agresor, quien fue imputado por el supuesto delito de Lesiones en la persona del inspector de tránsito, por lo que la Fiscalía en Turno insta el Legajo instruido en la comisaría local. Schneider recordó que “el domingo en horas de la madrugada, se llevó a cabo un procedimiento por parte de los inspectores en las cercanías del salón castillo, donde se producía la desconcentración parcial de un bailable. Se advirtió a un ciudadano que se encontraba presuntamente alcoholizado, conduciendo una camioneta, por lo que los inspectores le hicieron la prueba con el alcoholímetro y resultó con 1.45 de graduación alcohólica. Ya que en ese momento no había otro conductor que pudiera continuar al mando de la unidad, se procedió a la retención preventiva”.

El titular de la repartición comentó que las etapas del procedimiento hasta llegar al traslado al depósito municipal, no fueron fáciles, debido a la resistente actitud del involucrado y agregó: “Este ciudadano, Nicolás Schanzembach, estaba muy ofuscado. Por el propio estado en el que se encontraba estuvo causando una serie de desórdenes en el lugar y llegó a agredir a uno de los inspectores, pegándole un golpe de puño en la cara, mientras éste estaba a cierta distancia, sentado en el móvil Kangoo de tránsito. Primero el joven se había llevado la llave de la camioneta, después la trajo un familiar de él y finalmente pudo ser trasladada al corralón. Sin embargo, volvió al lugar para golpear a un inspector que ni siquiera había participado del procedimiento”.

El funcionario repudió la agresiva actitud y sostuvo que la situación ya se encuentra en la esfera judicial. “El inspector radicó la denuncia en la comisaría, fue examinado por el médico, quien constató las lesiones y ahora seguirá la vía judicial. Nunca tuvimos una agresión tan evidente y en presencia de muchos testigos”, indicó el jefe de tránsito local.

Estacion Plus Crespo

Fuente de la noticia

Te puede interesar