Boca-Defensa y Justicia, Superliga: el puntero perdió 2 a 1 en la Bombonera

Futbol 07 de abril de 2018 Por
El trámite era similar al de los últimos partidos en los que Boca había conseguido goles con el último suspiro. La historia, esta vez, fue otra.
2662308w1033

El equipo de Guillermo Barros Schelotto tuvo el dominio del juego mientras el partido ante Defensa y Justicia estuvo empatado, pero lo fue a buscar con menos ansiedad, más cansancio mental y físico y un rendimiento general bajo. Especialmente en la defensa, una línea que arrancó muy fuerte en la Superliga , en la última etapa se fue debilitando por diversas falencias que también incluyen a Agustín Rossi y anoche dejó una imagen apática. Ahí se explica la cuarta caída doméstica en la temporada: no fue justa, pero el local hizo todo para que sucediera. Los fantasmas del cierre de campeonato anterior, por el momento, no vuelven, pero es un claro llamado de atención para el técnico: su Boca empieza a ser menos efectivo en algunos números.

Los de Varela pueden ser un estereotipo perfecto para concientizar sobre lo que será la Copa Libertadores. Si el xeneize quiere saldar la deuda en este 2018, deberá atravesar series ante equipos que tengan un estilo parecido. De hecho, el último miércoles, en el 1-0 a Junior de Barranquilla, ya se vio algo de eso: los hombres del Mellizo sufrieron en el segundo tiempo y los colombianos pudieron haberse llevado una paridad que estaba justificada. El rival de ayer fue similar: bien parado, con solidez en la zaga, con criterios en el medio campo y con habilidosos en la delantera. Nicolás Fernández, que debió salir reemplazado en el epílogo de la primera mitad por una lesión en la rodilla, desnudó muchas flaquezas en Buffarini, pero sobre todo en Goltz y Magallán.

El último de ellos anoche fue capitán ante las ausencias de Fernando Gago, Pablo Pérez y Carlos Tevez. Pareciera que aquello fue una presión para un central que venía siendo fundamental en la columna vertebral, el indiscutido de la línea de fondo. Por eso fue el más flojo del equipo: en el primer gol, desesperado, se tropezó y le dejó el espacio libre a Fernández para que asistiera a Márquez, que abrió el marcador.

Además, cuando faltaba un cuarto de hora para el final tuvo la desgracia de protagonizar un error idéntico al que Rodrigo Bentancur, ahora en Juventus, cometió en aquella dura derrota ante San Lorenzo, en 2015: la jugó hacia el centro con confianza, pero el Cuqui estaba preparado para irse mano a mano contra Agustín Rossi y anotar su doblete. Goltz, además, dejó de lado sus últimas buenas imágenes, volvió a ser frágil y hasta cometió un penal que Rapallini no observó.


No es un golpe para el puntero y casi bicampeón local, pero sí una fuerte luz roja de atención. Porque vinculada a la mala actuación de los defensores está la floja noche de Rossi. Hay que dejar en claro que no tuvo responsabilidad en ninguno de los dos gritos en contra, pero tuvo aspectos que no gustaron en las tribunas. Se sabe que no es un dotado con los pies y eso fastidia: la gente, anoche, marcó tendencia y desaprobó con silbidos las salidas por abajo, sobre todo luego de que con Wilmar Barrios transformaran un saque de arco en un tiro libre indirecto para el Halcón adentro del área azul y oro.

Boca perdió, aunque aquello no le duele en la tabla. En el peor de los casos, finalizará la 22° jornada cinco unidades por encima de San Lorenzo (debe ganarle a Godoy Cruz) a falta de 15 puntos. Lo cierto es que fue una noche oscura para la defensa, y los miedos en medio de la Copa pueden volver a aparecer.

La Nacion

Estacion Plus Crespo

Fuente de la noticia