Mariano Werner habló de su décima victoria en la categoría

Deportivas 29 de agosto
El piloto paranaense logró uno de los triunfos más resonantes de su carrera en la categoría más popular del automovilismo argentino. El día después evaluó el resultado obtenido en Río Hondo.
f_1503999913
Mariano Werner, protagonista de un triunfo inolvidable en el Turismo Carretera. - CRÉDITO: ACTC.

Los tiempos van cambiando y el crecimiento natural del ser humano lo va ubicando en nuevas vivencias y con renovadas experiencias que, muchas veces, van haciendo variar también los puntos de vista y las maneras de ver los logros y satisfacciones.

Es así que para el piloto de Paraná, Mariano Werner, la notable carrera ganada el domingo último en el autódromo Internacional de Termas de Río Hondo, Santiago del Estero, lo encontró en un momento más que significativo de su vida, como es el de disfrutarlo junto a su pequeño hijo, Salvador, a quien básicamente dedicó el resultado obtenido en la final del Turismo Carretera.

Es que luego de seis meses de inactividad por la sanción ya conocida, con un regreso a la categoría relevante cuando obtuvo la pole en el Ciudad de Paraná donde no pudo redondearlo en la carrera de fondo, después del magnífico trabajo realizado en los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires donde entregó el auto a sus compañeros de equipo después de haber liderado durante 104 giros con récord de vuelta en el giro 100 y donde tampoco pudo celebrar en lo más alto del podio, llegó el momento de concretar, y una vez más de manera extraordinaria, al llevarse la victoria después de haber partido desde el 31º puesto.

Las sensaciones fueron encontradas ya que, al sinsabor del accidente de su compañero de equipo, Mauro Giallombardo y la incertidumbre en cuanto a su estado de salud, por otra parte está la alegría de poder celebrar junto a su hijo, a quien le adjudicó haberle dado un gran impulso anímico “porque me hizo pensar en cosas positivas en estos meses y me llevó a dar lo mejor”, dijo.

UN GRAN AUTO.
Con el marcado profesionalismo que lo caracteriza, se quedó el domingo por la noche hasta que el Ford fue revisado en su totalidad y se confirmó su victoria.

Arribó a la ciudad de Paraná a las 2 del lunes y con un descanso de siete horas, partió hacia Buenos Aires, a cumplir con los habituales compromisos periodísticos de los medios nacionales.

Una y otra vez fue requerida su palabra para resumir el desarrollo de esta carrera de largo aliento, con largada por sorteo y con la obligatoriedad de recargar combustible.

Mariano Werner tuvo palabras de elogio para con su equipo, para la motorización de Machete Esteban y su grupo de trabajo, y para la estrategia que se plantearon al momento de ingresar a boxes, que fue determinante par llegar al liderazgo, al que después tuvo que sostener hasta la caída de la bandera de cuadros.

“En la primera vuelta ya estaba en el puesto quince y ya en boxes hice una gran recarga de combustible y me permitió estar más tranquilo con el auto”.

Fue fundamental no haber entrado en roces, en especial en aquel incidente que, lamentablemente afectó el auto del Gurí Martínez.

“Logré salir ileso y después seguí el desarrollo de la carrera con precaución. Tras la recarga el auto tuvo un mejor comportamiento con el tanque lleno”, precisó.

Luego llegó el momento de un nuevo relanzamiento en el que tuvo la concentración y la aptitud necesarias para mantenerse adelante
Acerca del lugar que le da a esta victoria dentro de las más importantes de su carrera deportiva, consideró que “está en un sitial muy alto”.

CON CHANCES. Matemáticamente, con 230 unidades aún en juego, Mariano Werner se encuentra a 83,5 unidades de Gabriel Ponce de León quien ocupa el 15º puesto en el campeonato, es decir el último peldaño que clasificará a los “tres de último minuto” para disputar la Copa de Oro.

Y un detalle a tener en cuenta. Ya llenó el casillero que requiere tener ganada una carrera, de allí que no es descabellado pensar en la posibilidad que, con rendimientos similares al del domingo, el paranaense pueda estar peleando por el título a pesar de los seis meses de suspensión.

El Diario

Te puede interesar