En juicio abreviado, condenaron a 3 años de prisión efectiva a Hugo Righelato

Entre Rios 14 de abril de 2018
El ex director de Obras Sanitarias de Entre Ríos. acordó una pena por los delitos de Peculado de bienes y servicios y Administración fraudulenta. Sin embargo, pronto estaría en condiciones de reclamar el derecho a salidas familiares.
righelato-759x500

El Juez de Garantías Elvio Garzón ratificó lo acordado por el Fiscal Juan Ramírez Montrull y el defensor Matías Argüello, por lo que el ex funcionario fue condenado con tres años de prisión efectiva, la incautación de dos propiedades y 10.000 dólares.

Es en el marco de una causa por corrupción que tramita desde 2016 y que señala a Righelato como responsable de delitos de peculado de bienes y servicios y la administración fraudulenta del organismo provincial.

Righelato había sido detenido el 11 de octubre cuando fue sorprendido por personal policial trasladando documentación pública, llevando consigo una suma de dinero cercana a los 70.000 pesos, desde una dependencia de Obras Sanitarias hacia su domicilio particular. Desde ese momento permanece privado de su libertad.

Durante la audiencia, el fiscal repasó las pruebas que constan en los expedientes y que forzaron a Righelato a acudir al juicio abreviado, lo que implica el reconocimiento de la autoría del delito. 

El juez fijó la audiencia del 20 de abril a las 12:00, para informar si homologa o no el acuerdo de juicio abreviado. Se puede decir que es muy poco probable que este juicio abreviado no sea aceptado, para lo cual se cree que Righelato y su defensa renunciarán a los plazos de apelación de la sentencia. Esto derivará en el dictado de la sentencia que deberá ser ejecutada de inmediato.

Si esto ocurre, una vez finalizada la audiencia, Garzón deberá solicitar al personal de la Alcaidía de tribunales que se disponga la detención de Righelato, para su posterior derivación al penal de Paraná para que comience a cumplir la pena efectiva de tres años.

Revisando el almanaque: cuándo recuperaría la libertad

Ahora bien, el exdirector de Obras Sanitarias de Entre Ríos (OSER) tiene algunos aspectos a favor y otros en contra mientras cumpla la sentencia. Si bien la condena le impuso el decomiso de dos inmuebles (uno de calle Laprida y otro de calle Bravard), el pago de 10 mil dólares y la inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos, se estima que el defensor ya está mirando el amanaque del año 2018 para solicitar los beneficios de la ley de Ejecución de Penas.

Una autoridad judicial explicó a Uno, que si todo marcha tal cual parece ser, Righelato quedará preso en una semana, el 20 de abril. El tema es que el exfuncionario estuvo con prisión preventiva por el término de cinco meses en el penal capitalino. Es de entender que a los tres años efectivos se le deberá descontar el período que estuvo privado de la libertad sin condena, para lo cual -si se reclama lo que establece la ley- el condenado podrá reclamar con las dos terceras partes de la condena los beneficios de las salidas socio-familiares.

La cuenta matemática es sencilla, para lo cuál con los tres primeros meses de prisión efectiva, Righelato estaría en condiciones de poder pedir este beneficio a la jueza de Ejecución de Penas Cecilia Bértora.

Por lo detallado por el funcionario judicial, el trámite tendría un tiempo de análisis, pero si el condenado cuenta con buena conducta y avanza rápido en el proceso de resocialización dentro del penal asistiendo a los talleres o bien formándose en alguna actividad, estaría muy cerca de recuperar la libertad en el mes julio, agosto o setiembre a más tardar.

Seguramente este razonamiento se le hizo saber a Righelato a la hora de aceptar muy sonriente el acuerdo de juicio abreviado impulsado por la fiscalía.

Hay que decir que en diciembre del año pasado, ya hubo encuentros para lograr este acuerdo, pero en esa oportunidad no se avanzó frente a la pretensión de una alta pena de prisión efectiva por parte del Ministerio Público Fiscal. En marzo hubo otro nuevo intento, hasta que finalmente la semana pasada se consideró justo tres años de prisión efectiva, más el decomiso de dos propiedades y 10.000 dólares.

Hoy cuando el juez le preguntó si estaba de acuerdo, el imputado dijo rápidamente: "Es lo que le solicité a mi abogado. Soy totalmente consciente de los hechos que se me imputan y de la pena acordada".

Esta condena por corrupción al menos le permite al Ministerio Público Fiscal, recuperar en gran parte el dinero que se le robó a través de las maniobras ejecutadas por Righelato y el resto de los empresarios y allegados mencionados en las distintas causas.