Además del PJ, los gobernadores oficialistas se suben a la demanda por los fondos

Política 04 de septiembre
Se reúnen este miércoles. Es tras la tensión entre los mandatarios peronistas y el Gobierno. Pero la presencia de gobernadores de Cambiemos baja el tono a la pelea.
BJ76ItfD-_930x525
Gobernadores peronistas durante una reunión en la Casa Entre Ríos. - Foto Pedro Lázaro Fernández

Sino todos, casi. Los de Cambiemos, los silvestres y los peronistas de todo color y origen. Los gobernadores se mostrarán esta semana hermanados por un asunto que les toca lo que Juan Perón definió como la víscera más sensible, el bolsillo.

Ocurrirá el miércoles al mediodía casi inevitablemente en las oficinas del CFI sobre la calle San Martín. El lugar no será azaroso: se pretende un sitio neutral para darle un tono institucional, sin fuego electoral, a un reclamo que unifica a todas las provincias.

El club de mandatarios del PJ fue el que motorizó el encuentro y luego sumó a los demás. El cordobés Juan Schiaretti fue uno de los que levantó el teléfono para invitar a los gobernadores de Cambiemos y a los de partidos provinciales.

Alfredo Cornejo de Mendoza y Gerardo Morales de Jujuy estarán, según confirmó Clarín, presentes al igual que el socialista Miguel Lifschitz (Santa Fe) y el rionegrino Alberto Weretilnek. Omar Gutiérrez (Neuquén) se sumará si están todos los gobernadores.

La foto grande, más allá de las pertenencias, opera en varias direcciones. Sirve, dice un funcionario provincial a Clarín, para fortalecer la posición contra la demanda que María Eugenia Vidal lleva adelante en la Corte Suprema para que le destraben el Fondo del Conurbano.

Si el tribunal que preside Ricardo Lorenzetti falla a favor de Buenos Aires, las provincias perderán 53 mil millones de pesos. Como referencia del impacto en las cajas, cada distrito perderá, en promedio, lo que gasta para pagar los sueldos de un mes.

La ampliación de la mesa a mandatarios de Cambiemos y provinciales, algunos cercanos a Macri, tiene un sentido bien político. Como contó este diario, en Casa Rosada no cayó nada bien la movida de los gobernadores del PJ y hubo un intento para "voltear" la cumbre.

Luego apareció otra táctica: promover (o autorizar) la participación de los gobernadores de Cambiemos y de los provinciales para bajarle la intensidad política y el perfil bélico al reclamo si quedaba solo en manos de los peronistas.

"Con los de Cambiemos en la mesa, la posición va a ser más razonable que si es solo de peronistas", indicó a Clarín un referente provincial.

Por lo pronto cambia el enfoque: los gobernadores no dejarán de advertir los riesgos que implica para las finanzas de las provincias un fallo de la Corte pero ahora se sentarán a discutir un plan de compensación para elevarle a la Casa Rosada.

Según un borrador que circula entre los gobernadores, y al que accedió Clarín, el miércoles se analizará un esquema para que los gobernadores bajen impuestos en sus territorios mientras las provincias empiecen a recuperar "recursos que le corresponden por ley" pero ahora se queda la Nación.

La propuesta es que se aumente el porcentaje del Impuesto al Cheque que se reparte entre las provincias para compensar la pérdida de 50 mil millones que tendrían las provincias si se elimina el tope de $650 millones que recibe Buenos Aires por Fondo del Conurbano.

Hasta acá, la Casa Rosada siguió en silencio los movimientos de los caciques. "Una vez que salga el fallo, Frigerio va a convocar a todos los gobernadores a discutir el tema y buscar una solución" confió a Clarín una fuente que relató la molesta del gobierno por lo que consideraron una "sobreactuación" de los caciques del PJ.

Por las charlas de los últimos días, la cumbre de este miércoles será más ordenada. Además de Schiaretti, Cornejo, Morales, Lifschitz y los patagónicos Weretilnek y Gutiérrez, estarán Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Rios), Juan Manuel Urtubey (Salta) y el formoseño Gildo Insfrán.

Carlos Verna, de La Pampa, al igual que Sergio Casas de La Rioja, Sergio Uñac de San Juan y Rosana Bertone, de Tierra del Fuego, están tildados como asistentes. No hay posición única entre los PJ pero, en su mayoría, no quieren zambullirse en una pelea feroz con el Gobierno.

Clarin

Te puede interesar