Empresarios del sector lácteo creen que el precio de la leche debe bajar

Economía 09 de julio de 2019
Los productos reducen sus valores en el mercado internacional y ponderan que en el país quedará en 13 pesos el litro de leche, que hoy vale 14,84 pesos.
0027103925
Pablo Villano. Presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas.

Desde hace ya varios meses la lechería atraviesa una etapa de recuperación que, por distintos motivos, podría estar llegando a su fin. Pablo Villano, presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas dijo que debido a las sucesivas bajas que vienen experimentando los productos lácteos en el mercado internacional, el precio de la leche debería ubicarse en torno a los 13 pesos. Ese número es sensiblemente menor al promedio difundido por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), que en mayo alcanzó los 14,84 pesos. Esa diferencia anticipa problemas en la cadena lechera.

Cabe mencionar que la industria también logró recomponer su situación a partir del fuerte ajuste de los lácteos en góndola. Eso pudo ocurrir por dos motivos: caída en el volumen de producción (a mayo, la variación acumulada es -6,7%) que achicó el mercado y, a su vez, el fuerte incremento de las exportaciones desde el comienzo de la crisis cambiaria.

Ahora bien, de no mediar dificultades climáticas extremas, la producción de leche debería incrementarse en los próximos meses cuando vaya acercándose la primavera. Y el sector externo brinda malas noticias.

El último evento de junio de la cooperativa neozelandesa Fonterra, que opera como referente de precios del mercado internacional, llevó el valor de la tonelada de la leche en polvo entera, principal producto de exportación, al umbral de los 3.000 dólares, situándose en el límite de la rentabilidad. Y para sumar al combo, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) informó la semana pasada que el consumo de lácteos cayó en el mercado interno 12,5% en los primeros 4 meses del año, lo que muestra que las posibilidades de continuar subiendo precios terminó.

“Hasta ahora veníamos con baja producción que, aunque supone un aumento en los costos fijos de las industrias, permitieron elevar los precios de acuerdo al valor de la leche. Hay nuevos actores en el mercado y se dio una puja por la materia prima, lo que ayudó a mejorar el precio al productor. Nadie quería perder un litro porque con más capacidad ociosa suben los costos fijos. La plata no se veía, porque se trasladaba a la leche, pero servía para que el productor recupere precio, que está bueno para que pueda armarse de nuevo. No sé si eso se podrá mantener”, sostuvo el directivo a Puntal de Villa María.

En ese sentido, Villano señaló que las últimas licitaciones de la cooperativa Fonterra “fueron de terror. En definitiva, si aparece más leche como seguramente va a pasar, se puede generar un problema. La solución es que continúe la exportación, pero el precio de ese mercado va a marcar la tendencia”.

Para graficar lo dicho, añadió: “Hoy sin ganar plata las empresas que exportan pagando 13 pesos la materia prima igualan la operación. El mercado interno da para pagar un poco más, pero el tema es hasta cuándo se mantendrá porque siempre que existe esa relación la pregunta es qué harán las empresas que van hacia ambos mercados. Nadie se va a sacrificar exportando leche para mantener el mercado interno. El riesgo es que comience a volcarse más producto a la plaza local y así empiezan los problemas”.

Se le consultó al directivo sobre cómo podría afectar ese hecho en un contexto de gran caída del consumo interno de productos lácteos.

“La baja no pasa solamente con la leche sino con cualquier alimento. La gente no tiene plata. De todas formas es cierto que los precios de los quesos perdieron relación con los demás productos; el kilo de cremoso no puede estar igual que 3 kilos de pollo. Eso tiene que bajar. El problema es que tenemos costos altos y baja productividad, ya que las fábricas trabajan con un 50 por ciento de capacidad ociosa. Por eso digo que para mí la materia prima y los precios del mercado interno se van a ir al precio de la exportación”.

Frente a tal afirmación si se profundiza esta tendencia todos tendrán que ir hacia el ajuste de precios. “Por supuesto que hay que ver qué pasa con el mercado externo, en donde dependemos de una cooperativa neozelandesa que sube o baja el pulgar. También resta saber si influye la sequía en Oceanía y lo que ocurre con el maíz en Estados Unidos, en donde estaría comprometida la siembra. Es difícil hacer predicciones”, sentenció el ejecutivo

“Hoy el productor cobra más de 14 pesos y estos meses fueron buenos para recuperar precios y rentabilidad. Pero con estos valores cuando sobre un poco de leche el mercado externo no lo va a absorber. Hay mercados para exportar, pero implica pagar debajo de los $13 por litro. Y va tener que ser así. También convengamos que cuando hay más producción, seguramente en la primavera, se obtiene leche más barata. Como productor pienso que habrá rentabilidad con $13 porque los animales se alimentarán fundamentalmente con pasto”.

Destacó que los actores del sector deberán adaptarse al nuevo escenario “como siempre, sin ningún fondo anticíclico, en una dinámica del sálvese quien pueda. Pensar que esto se haga de forma ordenada es una utopía. Cuando sobre leche empezarán a llegar ofertas al mercado interno y se va derrumbar el precio. Eso puede estimular para que se consuma un poco más. Como no había mercadería, el comercio convalidaba los precios resignando margen. En la medida que haya producto seguramente tomará más ganancia. Haber llegado hasta acá con este panorama no es malo; la cuestión es como sigue”.

La tecnificación de los tambos es líder en el sur del continente

 En el marco de la jornada de capacitación, Gustavo Miguel Blengino habló sobre el presente tecnológico del sector tambero, la incorporación de tecnología y las perspectivas a futuro. Precisó que “los tambos argentinos, a nivel Latinoamérica, son los más tecnificados han incorporado la inseminación artificial hace muchos años, así como también la de tiempo fijo, obteniendo buenos resultados y de esa manera tratar de que financieramente no impacte tener una vaca vacía en medio de una lactancia larga”.

Incluso ponderó que aquellos que han adoptado la denominada inseminación artificial a tiempo fijo trabajan de modo correcto en todas las áreas porque el modelo es exitoso en base al orden. “Los resultados que se obtienen son muy importantes desde el punto de vista reproductivo y esto impacta en lo productivo”, resaltó Blengino

El médico veterinario especificó al sitio campoenacción.com que practicante el 50% de los tambos hace un protocolo de tiempo fijo. En cría, especificó, Argentina es uno de los países que más insemina en el mundo, alrededor del 12/15% del total de hembras disponibles, alrededor de 3 millones de vacas que hacen inseminación artificial a tiempo fijo.

En cambio ponderó que ese número no se refleja en la parición, porque, sentenció “particularmente el campo que lo adopta viene haciendo otras cosas como tacto, una revisación de toros, entonces lo que tratamos de hacer que la inversión en genética y sanidad es lo que menos impacta y más produce. El problema grande que si no haces en tiempo y forma un tacto o no tomas una decisión en el momento para preñar una vaca es imposible lograr tener la mayor tasa de preñez, con esto mejora el proceso”.

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

Más noticias en Estación Plus Crespo: