Daban por extraviada la tarjeta y pedían una nueva: Estafaron comprando por $700.000

Policiales 17 de septiembre de 2019 Por
La División Delitos Económicos desbarató un fraude económico que a través de la falsificación de identidad, afectaron a cinco familias. Los múltiples ardid quedaron esclarecidos. Apuntan una falla en la seguridad bancaria.
secuestros

En no más de dos meses, cinco familias paranaenses sufrieron importantes daños económicos al encontrarse víctimas del accionar delictivo de un hombre y una mujer, quienes bajo una nueva modalidad, los estafaron, generándoles acaudaladas deudas bancarias.

Javier González

Al respecto, el Jefe de la División Delitos Económicos, Javier González, explicó a FM Estación Plus Crespo: "Nos encontramos con una nueva modalidad, de la cual hubo 5 familias damnificadas. Se presentaron de manera individual, haciendo conocer que les habían llegado los respectivos resúmenes de cuenta de las tarjetas bancarias, con una deuda bastante abultada, correspondientes a la compra de electrodomésticos e inclusive variados alimentos en distintos supermercados. Los mismos nunca habían efectuado en persona tales operaciones, sino que otros las hicieron por ellos, pero con la particularidad de haber utilizado un plástico original. El modus operandi consistió en aducir haber extraviado la tarjeta que se encontraba activa a nombre de un determinado cliente y solicitar una nueva tarjeta, a nombre de ese titular, reportando un domicilio que en realidad era habitado por los sospechados. El banco se la enviaba, en la creencia que el titular había perdida su tarjeta y había cambiado domicilio. Así les llegaba por correo".

Ocurrió con clientes de Banco Francés, Nuevo Banco Entre Ríos S.A, Banco Santander Río y Banco Macro. La obtención de una nueva tarjeta como así también las compras fueron realizadas vía on-line y/o bajo sistemas telefónicos. "Con cada una de las nuevas tarjetas hicieron compras, alcanzando un total de $700.000 el fraude, lo que se convirtió en deuda judicializable para estas familias, ya que los bancos comenzaron a intimarles el pago e incluso en uno de los casos, el titular real pasó a aparecer en la lista de morosos del Veraz, con todo lo que ello implica", comentó el funcionario a cargo de la repartición especializada. 

IMG-20190917-WA0024

Los allanamientos permitieron reunir un cúmulo de elementos de pruebas que ya están a disposición de la justicia, para determinar la responsabilidad de cada uno de los implicados y eventualmente la pena. "Se establecieron dos domicilios para los procedimientos. En uno ya no residían y en el último precisado, en calle Vera Peñaloza -jurisdicción de Comisaría 13ª- de Paraná, se hallaron tickets, movimientos de cuentas bancarias, comprobantes de compras y demás documental, como así también 3 notebooks, 7 celulares, pen drives, soportes informáticos que serán peritados. Asimismo, se identificó a dos personas -una mujer y un varón-, cuyas características fisonómicas serían coincidentes y los comprometen con los registros de imágenes que se reunieron durante la investigación", indicó el Jefe de la División Delitos Económicos.

Los implicados "se manejaron con bases de datos de distintas familias que tenían tarjetas de crédito activa", dijo González y agregó: "Las obtuvieron en forma ilegal a la información y se hacían pasar por el titular, dando de baja la anterior tarjeta. A través del uso del nuevo plástico, la deuda se generaba a cargo del real titular".

La modalidad es llamativa, habida cuenta que a diferencia de otros delitos, los denunciantes se encontraban totalmente imposibilitados de prevenirse. Las acciones para resguardar el patrimonio, sólo pudo tener eficiencia a raíz de la intervención policial y su consiguiente investigación, que interrumpió la continuidad del accionar delictivo. 

IMG-20190917-WA0023

En cuanto al problema suscitado, González manifestó: "La prevención que pudieren tener los damnificados no sirvió. Ninguna persona podía estar alerta a este tipo de estafa y recién podían descubrir lo ocurrido cuando se encontraban con una deuda de la entidad bancaria de la que son clientes. Acá hubo una falla en la seguridad bancaria. Ellos entregaron una tarjeta a una persona que se hizo pasar por otra, hubo una falsificación de identidad por parte de quien recibía. El banco cedió y entregó estas tarjetas a personas que no eran los titulares reales. Todo trámite bancario debe hacerse exigiendo la acreditación de identidad, sino sucede esto de que un varón y una mujer usaron la identidad de 5 familias, que nada pudieron hacer para resguardarse. La acción de entrega sin recaudo generó un desastre económico, por compras abultadas. Las entidades deben corroborar con DNI, fotos y si se puede, con huella digital, máxime cuando entregan algo tan importante como una tarjeta para su correspondiente uso", concluyó el funcionario.

Estacion Plus Crespo

Fuente de la noticia

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

Más noticias en Estación Plus Crespo: