Denuncian fiestas y descontrol sobre embarcaciones en islas entrerrianas

Información General 06 de enero de 2020
Se producen en reemplazo de los grandes eventos que se hacían, al no haber bajante, en la zona del Paraná Viejo, territorio entrerriano en la zona de Victoria, lindante con Rosario, Santa Fe

El descontrol en la isla, en especial en la zona del Paraná Viejo, ya ha sido marcado durante los últimos años. Lanchas y motos de agua que pasan a toda velocidad, conductores que no respetan la más mínima norma náutica, consumo de alcohol y drogas, y grandes eventos de música electrónica al aire libre con DJs ya son moneda corriente durante el verano. Pero también por un nuevo fenómeno que se expande: fiestas sobre las embarcaciones con altoparlantes. ¿Es la isla una zona gris donde muchos aprovechan la falta de control para jugar al vale todo?, se pregunta el diario La Capital de Rosario.
 
Los lugareños cuentan que la zona, ubicada en el brazo que pasa detrás de la isla La Invernada (territorio de Entre Ríos), se ve invadida especialmente los fines de semana por grupos de lanchas que llegan a la docena. Las mismas se detienen en el agua, anclan una junto a otra y arman fiestas con música a alto volumen, con animadores que "agitan" por micrófono, haciendo muchísimo ruido y contaminando el ecosistema de la isla no sólo con basura, sino también de forma acústica y lumínica.

"Eso es lo que más molesta. Se mandan entre la gente que está tranquila y hacen despliegue de sonido, fiesta con DJs y plataformas con gente bailando", comenta una persona que tiene una casa en las inmediaciones. "Somos pocos los que vivimos acá, es avasallante esta invasión de la ciudad sobre el río", describe. Es que muchas personas llegan al lugar en busca de paz, tranquilidad y naturaleza, características históricas de la zona, y se encuentran con boliches improvisados sobre el agua.



Poca agua
El último 14 de diciembre hubo una fiesta electrónica grande: The Garden Island, en el parador Rancho Pancho. Los conocedores del paño advierten que se hizo enviando invitaciones de forma privada para evitar ser detectados, luego de la polémica de años anteriores, pero los habitantes de la isla admiten que fue "relativamente tranquila" porque ese día llovió y tuvieron que terminar el acontecimiento temprano. También afirman que el nivel de bajante del río conspira contra la realización de estas fiestas, pero no descartan que vuelvan a la carga en enero y febrero.

"Hay mucho bicherío en las costas con el río tan bajo, por ejemplo rayas, y la gente va menos", comenta un habitué de estos encuentros. Esos peces, que la gente pisa sin querer al caminar por las zonas cercanas a la orilla, atacan cuando son molestados con un aguijón que tienen en la cola y que produce mucho dolor.

También afirman que aparecen motos de agua a alta velocidad cerca de la costa, al igual que otras embarcaciones. "Es una ruleta. En noviembre a una kayakista la chocó una lancha y la dejó muy golpeada. De no haber control, podría ocurrir una tragedia", afirma un conocedor del río.

Lo cierto es que el lugar es una reserva natural de usos múltiples a la que nadie parece prestarle atención. Los controles son mínimos, porque ni Rosario (de donde provienen los "invasores") ni Victoria (a quien corresponde la jurisdicción) vigilan. Las construcciones sin control, el desmonte para erigir casas de fin de semana y para parquizar los jardines, y la aparición indiscriminada de muelles son moneda corriente. La gente del lugar dice que la policía no le responde. "Los que tienen dinero aportan económicamente para que les cuiden sus viviendas, y hay favoritismo", denuncian.

 

La Capital

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo