Comienza el desarrollo del Arsat 3 y prevén ponerlo en órbita en 2023

Nacionales 09 de febrero de 2020
El tercer satélite será el primero de alto rendimiento y tendrá como objetivo brindar internet banda ancha en lugares remotos. Será construido por Invap.
20200209arsat3orbitagzaarsatgjpg-913751

Arranca el diseño y la construcción del tercer satélite argentino: el primero de la segunda generación (Arsat SG1). Esta semana la Secretaría de Innovación Pública, el operador estatal satelital Arsat y la empresa rionegrina Invap anunciaron el relanzamiento del Plan Satelital, discontinuado durante el gobierno de Mauricio Macri, que prevé lanzar Arsat SG1 en 2023. Se sumará así a la flota que integran Arsat 1 y 2, que fueron puestos en órbita en 2014 y 2015 respectivamente.

El objetivo principal de Arsat SG1 será brindar banda ancha al país. “El tercer satélite argentino proporcionará servicios de comunicación. Estará apuntado a universalizar el acceso a la conectividad y a ofrecer internet de calidad a lo largo y a lo ancho de todo el país. Argentina es un país federal y amplio, por lo que el acceso universal a internet es importante para ampliar derechos y generar más inclusión”, le dijo a Perfil, Micaela Sánchez Malcolm, secretaria de Innovación Pública. Aún falta definir los requerimientos técnicos de Arsat para avanzar en su ingeniería y posterior construcción que estará a cargo de Invap. Se sabe que será el primero de una nueva generación de satélites de alto rendimiento (High Throughput Satellite) que permiten transmitir un mayor volumen de datos a menores costos.

“Hoy se dispone de nuevas tecnologías que hacen que el satélite sea más eficiente a menor costo y eso permite bajar el precio del giga”, explicó Gabriel Absi, gerente del Área de Proyectos Espaciales de Invap. Otra de las características es que el Arsat SG1 incorporará propulsión eléctrica, mucho más eficiente que la química, y que permitirá reducir la cantidad de combustible que hay que embarcar en el lanzamiento. “Invap ya viene llevando adelante estos desarrollos a través de una empresa que se llama Gsatcom en sociedad con Turkish Aerospace Industries”, sostuvo Absi. Se desconoce aún el monto que se va a invertir en la construcción y puesta en órbita del nuevo Arsat. Los dos anteriores tuvieron un costo final de alrededor de US$ 250 millones. Desde la Secretaría de Innovación Pública indicaron que se están buscando diferentes fuentes de financiamiento. “El relanzamiento del Plan Satelital se enmarca en una política de Estado que establece el acceso universal a internet y a las tecnologías de la información como un derecho de todos los ciudadanos. Para eso hay que abarcar todo el país con el precio más bajo posible”, sostuvo Pablo Tognetti, gerente general de Arsat. Para Sánchez Malcolm, la importancia del desarrollo del tercer satélite geoestacionario se vincula estrechamente con la soberanía nacional: “Las posiciones orbitales son activos estratégicos que hay que cuidar mediante la inversión que estamos encarando”. Al no avanzar con la puesta en órbita de Arsat 3, la Argentina estuvo en riesgo de perder los derechos de uso de la banda de frecuencias Ka desde la posición 81° Oeste. Para proteger la prioridad que la UIT otorgó al país, la anterior gestión de Arsat decidió alquilar el satélite Astra-1H. Ahora se busca cubrir la posición orbital con un satélite propio, publicó Perfil.

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo