Tecnovo-final-web-liviano

Ropa: cambian las tablas de talles y será clave medirse antes de comprar

Nacionales 05 de septiembre de 2020
La norma IRAM que guía a las marcas se actualizó, con nuevas escalas. Buscan que la gente, en vez de pedir prendas por letras como “M” o “L”, diga cuánto tiene de busto o cintura.
764ce9592c8d2db2f773e10a96

Las normas IRAM 75300 pautan cómo deben ser definidos y etiquetados los talles de la ropa en el país. Aún sin una ley nacional en vigencia, la industria textil las usa como guía para determinar las dimensiones de las prendas. Y tanto en Capital como en la Provincia, por regulaciones locales, de esas tablas depende el abanico mínimo de talles que las marcas deben ofrecer. Esos documentos técnicos cruciales, por primera vez desde 2010, acaban de tener una reforma, que promete cambios concretos en la experiencia de compra de los consumidores.

La actualización se presentó el mes pasado tras más de seis años de trabajo de un comité en el que, además de expertos del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), participaron las cámaras de la industria, expertos y escuelas del sector textil, representantes de usuarios y otros interesados.

El corazón de la norma 75300 siempre ha sido la batería de tablas de medidas corporales que se emplean para designar los talles de todo tipo de prendas, para bebés, niños, jóvenes o adultos. La mayor novedad de la nueva serie es que sumó nuevas tablas, dando más opciones a los fabricantes para elegir cada cuántos centímetros pasar de un talle al próximo.

En pantalones, polleras, faldas y otras prendas inferiores de mujer, por ejemplo, antes se preveía el paso de una medida a la otra cada 4 cm del contorno de cintura en los talles chicos y medianos; pero para los más grandes, desde cierta medida, los intervalos pasaban a ser de 6 cm. Ahora eso sigue estando, pero se sumó como opción otra tabla que divide la escala cada 4 cm en todos los casos, dando lugar a ofrecer más talles, a su vez más precisos, para los cuerpos más voluminosos.

las-dos-tablas-que-ahora___MDZulg--d_720x0__1

Algo muy similar se hizo con el contorno del busto, que es la medida principal en camisas, blusas, blazers y otras prendas superiores para mujeres. "Se incorporó la tabla con intervalos de 4 cm solamente, a pedido de los confeccionistas, que decían que a veces dos camisas distintas les caían en el mismo talle", explicó a Clarín Adriana Núñez, gerente de Química y Otras Tecnologías de la Dirección de Normalización de IRAM.

las-tablas-que-ahora-pueden___5WoiDnQHa_720x0__1

Según detalló, la nueva norma también agregó una tabla de estaturas (con cortes cada 6 cm) a las ya existentes (de 4 cm y 8 cm). Modificó las medidas de cuello en camisas para hombres, que ahora cambian cada 1 cm en las de vestir y cada 2 cm en las de tipo sport.

También se incorporó, en camisas y blusas de niños, la chance de que las marcas indiquen para qué largo de brazo o contorno de cuello están pensadas, entre otras novedades.

Del S, el M y el XL a los centímetros

Todo eso tendrá efectos en las tiendas porque muchas marcas ahora podrán reformular sus tablas de talles en base a las nuevas escalas. Y entonces, algunas prendas que hasta ahora siempre han sido S, M o XL en cierto local podrán dejar de serlo. Ni hablar si se compara entre las marcas, que ya antes de estos cambios presentaban amplias diferencias de criterios.

Por eso, en el IRAM buscan que esas letras empiecen a quedar en desuso, o al menos en segundo plano. "Las nuevas normas plantean la importancia de que las etiquetas contemplen las particularidades de cada cuerpo, en lugar de remitirse a códigos, como pueden ser los que van del XS al XXL, que no se condicen con los cuerpos reales”, indican.

La intención, en concreto, es imponer el uso de etiquetas con pictogramas o tablas que dejen en claro, indicando 2 o 3 rangos de medidas en centímetros, para qué cuerpos se diseñó cada prenda.

Para cada tipo de ropa, las normas IRAM 75300 detallan cuáles son las medidas que esas etiquetas deben incluir. Por ejemplo, en un pantalón, se debe informar para qué contorno de cintura y de cadera es apto, y puede sumarse la estatura. Y para un buzo de hombre, el dato principal será el contorno del tórax, más el de cintura o la altura.

Los pictogramas ya figuraban en la norma de 2010 y, con el impulso de las leyes de talles de la Ciudad y otras jurisdicciones, las marcas los fueron sumando a sus prendas. Ya no es raro verlos, como sí lo era hace 3 o 4 años.

Pero, según los expertos, falta algo fundamental: que la gente masivamente conozca sus medidas y que, al comprar, en vez de decir "soy M" o "soy XXL", pida prendas que le calcen informando cuál es su medida de busto o tórax, cintura, cadera, etc.

wasap final

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

8399962801426656619



El tiempo - Tutiempo.net

Más noticias en Estación Plus Crespo: