Denuncian acoso laboral y piden Tribunal de Disciplina para Castrillón

Judiciales 02 de abril de 2021
El requerimiento formal es por el presunto amedrentamiento a una magistrada que integra interinamente la Comisión Directiva de la Asociación de la Magistratura y la Función Judicial de Entre Ríos.
CastrillonNota-759x500

La Asociación de la Magistratura y la Función Judicial de Entre Ríos (AMFJER), que preside la jueza María Gabriela López Arango, pidió al Superior Tribunal de Justicia que abra una instancia disciplinaria para el vocal Emilio Aroldo Castrillón, por el presunto amedrentamiento a una magistrada que integra interinamente la Comisión Directiva de la entidad.

Desde la Asociación sostuvieron que el vocal les reprochó mediante mensaje de texto el comunicado emitido días atrás en el que repudiaron los hechos de violencia de los que fue protagoniza el juez en La Paz, el último fin de semana.

En el documento dirigido al presidente del STJ, Martín Carbonell, Arango señaló: «Él mismo (Castrillón) remitió desde su teléfono personal vía Whatsapp mensajes de hostigamiento a dos miembros de la Comisión Directiva de AMFJER -a la suscripta y a la Dra. María Andrea Morales- reprochando el contenido de la declaración pública efectuada por la Comisión Directiva».

En tanto, contó que el vocal le envió un mensaje donde «le agradeció en tono irónico ‘el odio de la comisión que presido'» y que en el caso de Morales «le endilgó ‘ser la autora de su difamación'».

«Lo que preocupa enormemente a esta comisión, dado el grado de conmoción y violencia que los mensajes ocasionaron a dicha magistrada, no sólo en su condición de mujer, sino por ser la única destinataria de tamaña acusación, máxime cuando la Dra. Morales ocupa interinamente una vocalía de cámara civil llamada a concurso por el Consejo de la Magistratura, lo que supone un claro acto de amedrentamiento pasible de ser considerado acoso laboral», señaló enseguida la titular de la entidad que nuclea a los jueces. 

«Siendo ello así, solicitamos al STJ -que no se ha manifestado aún respecto de este conflicto-, disponga la apertura de una instancia disciplinaria en la que se evalúe la conducta aquí informada», finalizó.

Versiones cruzadas

Como contó Entre Ríos Ahora, dos comerciantes y un empleado de un kiosco de La Paz, ciudad ubicada a 165 kilómetros de Paraná, denunciaron por daños y amenazas a Castrillón, quien la madrugada del domingo último protagonizó un escándalo en el local ubicado en calle Sáenz Peña y Belgrano, lindero a su casa.

El magistrado hizo saber a los medios su versión de los hechos: que cerca de las 2 solicitó al dueño del comercio que baje el sonido de la música y que, ante la negativa, la discusión subió de tono y terminó siendo golpeado por cuatro personas. Además, aseguró que en el lugar había cerca de 300 personas que no cumplían los protocolos sanitarios por la pandemia.

Castrillón dijo que en las primeras horas del domingo salió de su casa y «fui directamente a pedirle al que estaba en el kiosco, que no sabía quién era y resultó ser empleado –no el dueño-, que me contestó mal y me dijo que la música no era de ellos”. Eran las 1,45 del domingo y quien lo atendió en el kiosco “tenía los ojos hinchados, no sé si de alcohol o de otras sustancias”.

El vocal del STJ aseguró, en declaraciones al programa A quien corresponda, de Radio de la Plaza, que en ese momento “estaba enojado, no excesivamente” pero ingresó al lugar “para exigir que bajen la música”. Al respecto, agregó: “Cuando yo entré en el lugar, el empleado quiso dar vuelta al mostrador para correrme, y ahí le puse un exhibidor en el camino para poder salir sin que me agarre. Al salir, me caí en unos escalones y ahí me patearon en el piso entre tres o cuatro, me fisuraron tres costillas, me lastimaron todos los brazos. Me trastabillé, caí en la vereda y ahí me patean en el piso hasta que me levanté y salí”.

En tanto, Mariano Lukacs, dueño del kiosco, refirió en sede policial que alrededor de las 1,44, cuando se encontraba trabajando en el maxikiosco “El Kioscaso”, del cual es dueño, “se hizo presente el señor Emilio Castrillón y sin dar motivo empezó a voltear las góndolas del negocio, tirándole una botella de cerveza al empleado que se encontraba atendiendo”.

Además, aseguró que al vocal “lo sacaron a la fuerza” y que “en el exterior comenzó a amenazarme con quedarse con toda la esquina la cual es propiedad de la familia y amenazando en prender fuego la esquina”. “Lo llevé a los empujones hasta la casa, la cual está a 20 metros, hasta que llegó la policía. También me amenazó diciendo ‘hagan la denuncia, total yo soy el dueño de la ciudad’”, completó. (Entre Ríos Ahora)

wasap final

Más de Estación Plus Crespo

Noticias en tu E-Mail

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

8399962801426656619



Te puede interesar

Otras noticias en Estación Plus Crespo: