Claves del proyecto para crear el Impuesto a la Renta Inesperada que presentará hoy el Gobierno

Política 06 de junio de 2022
En sintonía con otros países de Europa y con el aval del FMI, la Argentina avanza en la creación de un impuesto que profundiza la redistribución de la riqueza. El macrismo votará en contra.
alberto-fernandez-y-martin-guzmanjpg

El presidente Alberto Fernández encabezará este lunes, a partir de las 17:30, el acto de presentación en el salón Museo del Bicentenario de Casa Rosada del proyecto de ley para crear el Impuesto a la Renta Inesperada para que paguen una alícuota aquellas empresas que hayan tenido ganancias extraordinarias a partir del aumento de los precios internacionales derivados de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Cuando se anunció el proyecto semanas atrás el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán, aseguró que el cobro de la alícuota por "renta inesperada" apuntaría a "las empresas que tienen ganancias imponibles superiores a los 1.000 millones de pesos anuales, el cual es una porción muy pequeña de todo el entramado de empresas".

Asimismo, se adelantó que los criterios para la imposición de la alícuota incluirán que las ganancias netas imponibles reales tienen que haber crecido en forma significativa en 2022 respecto a 2021.

Además, se pondrá un parámetro para que si las ganancias inesperadas se canalizan hacia la reinversión productiva, la alícuota sea menor.

 Se trata de una iniciativa resistida por el macrismo y otros sectores de la oposición pero que sin embargo ya fue puesta en práctica en distintos países de Europa. Aquellos mismos países que paradójicamente desde Juntos por el Cambio suelen poner esgrimir como referencias a seguir, consignó Minuto Uno.

Por ejemplo el Reino Unido anunció a fines de mayo un “impuesto a las ganancias inesperadas percibidas por las empresas productoras de petróleo y gas a partir de la guerra en Ucrania.  Lo recaudado, se espera que sean unos 6.300 millones de dólares, se destinará a subvencionar el consumo de energía de las familias más postergadas. Ofgem, el regulador energético británico, calculó que la factura energética del hogar promedio subirá de aquí a octubre entre mil y 3.500 dólares.

Italia tomó una medida similar. Las compañías de energía deberán pagar antes de noviembre un impuesto único del 25% introducido por el gobierno de Mario Draghi para ayudar a familias y empresas a hacer frente al aumento de los costos de la energía. Se espera que el tributo a la renta inesperada genere unos 11.000 millones de euros. Las compañías productoras y distribuidoras de electricidad, gas y petróleo deben hacer un pago inicial del 10% a fines de junio y el resto para noviembre.

En tanto España ya contaba con lo que el gobierno español llamó impuesto a “los beneficios caídos del cielo”. El oficialismo español debate ahora reforzar la recaudación de ese tributo  apuntando a las empresas energéticas que tuvieron ganancias extraordinarias por el aumento de los precios tras la guerra en Ucrania.

Por su parte el Fondo Monetario Internacional (FMI) avaló la creación de un Impuesto a la Renta Inesperada de las empresas. “Para disminuir la carga para las finanzas públicas, se podría prever un aumento temporal de los impuestos sobre el exceso de ganancias. Esto ayudaría a recuperar parte de las transferencias a las empresas que no las necesitan”, indicó el organismo multilateral en un capítulo analítico del World Economic Outlook (WEO), difundido antes del inicio formal de la reunión de abril pasado del FMI y el Banco Mundial. “En los casos en los que la fijación de objetivos es difícil y el espacio fiscal es limitado, los países pueden tener que considerar medidas de aumento de los ingresos para financiar diversas prioridades”, indicó el Fondo.

“Aumentar el cumplimiento de las obligaciones fiscales y otras reformas para modernizar de la fiscalidad de las empresas son posibles vías; podrían incluir aumentos temporales del impuesto de sociedades de la renta de las empresas para captar los beneficios excesivos relacionados con la pandemia”, precisó, en sintonía con la idea de la Argentina.

Guzmán ratificó días atrás que “el mecanismo” que gravará la renta inesperada será menor para las empresas comprendidas, en el caso que reinviertan esas ganancias.

“Para que la sociedad funcione, mejor tenemos que tener un crecimiento que sea compartido; que haya una situación de mayor equidad. Eso es fundamental para un ambiente que dé lugar a una sociedad más pujante y una sociedad con mayor bienestar”, agregó.

Guzmán apuntó que “en el contexto que se está viviendo, hay sectores que han tenido una renta inesperada que no es producto de una inversión adicional”.

Ante este contexto, “hay que construir colectivamente y también sobre la base un diálogo profundo una solución al problema del shock distributivo que hoy vive el mundo y en particular le pega a Argentina”, enfatizó el ministro.

wasap final

Más de Estación Plus Crespo

Estación Plus Noticias en tu E-Mail

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

Te puede interesar

Plus facebook

Otras noticias en Estación Plus Crespo: