Cuadernos de corrupción: Uno de los exfuncionarios presos, es entrerriano

Política 03 de agosto de 2018
El prófugo de la Justicia, se entregó esta mañana en Comodoro Py. Se trata del ex director de Promoción de Energías Renovables del Ministerio que comandaba Julio De Vido. Fabian García Ramón es oriundo de Villaguay, donde cuenta con importantes propiedades y empresas.
0024153044

La causa denominada "Cuadernos de la corrupción" sigue avanzando con la detención de más exfuncionarios del anterior gobierno kirchnerista, como también de empresarios ligados a la construcción. Por lo pronto, se puede decir que la investigación a cargo del juez federal Claudio Bonadio tiene ya una pata con Entre Ríos no solo porque se reclama unificar los dichos del empresario (ya fallecido) Víctor Pietroboni, sino que también uno de los políticos que quedó preso, es oriundo de Villaguay.

Entrerriano con pedido de captura
Como se sabe, la causa se inició por los datos recopilados en ocho cuadernos por parte de un chofer del Ministerio de Planificación de la Nación, Oscar Centeno. El hombre escribió día a día el mecanismo de cobro de coimas y retornos de las empresas y cómo dichos dólares volvían a los despachos oficiales para ser entregados a los jefes políticos.
 
Uno de los acusados de formar parte del "mecanismo" es Fabián García Ramón, ex funcionario del ministerio de Planificación Federal.
 
Esta persona nacida en Villaguay se encontraba prófugo, y este mediodía se presentó en los tribunales federales de Comodoro Py. El entrerriano integra la lista de los 36 imputados en la causa que busca reconstruir un circuito coimas que superarían los 160 millones de dólares que involucra a exfuncionarios kirchneristas y empresarios de la construcción y sector energético.
 
Después que el juez Claudio Bonadio no hizo lugar al pedido de eximición de prisión que presentó la defensa de García Ramón, este viernes se presentó ante la Justicia. Se trata del ex director de Promoción de Energías Renovables y Eficiencia Energética.
 
El ex funcionario del ministerio que Julio De Vido condujo durante doce años, está mencionado como integrante de la estructura que operó en la recaudación de los sobornos en el marco de la asociación ilícita, adjudicada al matrimonio Kirchner, según la imputación del fiscal Carlos Stornelli.
 
Para la Justicia los empresarios "pagaron durante un lapso determinado entre 2008 y 2015 de 35.645.000 dólares a entonces funcionarios del Gobierno y algunos miembros de la Justicia".
 
Las entregas fueron en un "sinnúmero de oportunidades" lo que –según los investigadores- comprueba la "permanencia" en el tiempo de la asociación ilícita de funcionarios y empresarios, señaló Stornelli y añadió que los recaudadores de la asociación ilícita "contaron con la participación de los empresarios que pagaron" esa suma de dinero: entre ellos está De Goycochea.
 
Esa es parte de la acusación de cargos que le leyeron por el delito de asociación ilícita tanto a empresarios como funcionarios, entre quienes hay 16 detenidos, 2 prófugos y 18 otros exfuncionarios entre quienes está Cristina Kirchner ya citados a indagatoria.
 
Emprendedor
Se informó a UNO que García Ramón forma parte de una reconocida familia de Villaguay. Tanto el padre García, como su madre Ramón, tuvieron hijos que luego emigraron hacia distintos puntos de la provincia. Algunos llegaron a Paraná, y otros se radicaron en provincia de Buenos Aires.
 
El exfuncionario kirchnerista, de unos 40 años, se había afincado hace bastante tiempo atrás en San Nicolás, en Buenos Aires y desde allí llegó a ser parte de la estructura del Ministerio de Planificación de la Nación, llegando a ser director de uno de los programas de Julio De Vido.
 
En Villaguay, se indicó que es la cara visible de un emprendimiento comercial, cerealero e industrial ubicado en el parque industrial. Además cuenta con un campo de 200 hectáreas donde claramente desde la ruta 18 se puede observar una mansión que tiene un valor cercano a los cinco millones de dólares. El predio rural se denomina El Ombú, y se encuentra ubicado en la zona de Estación Raíces.
 
Por otra parte, se hizo saber que a través de una conocida inmobiliaria de Villaguay se administran 30 casas y departamentos, también pertenecientes al exfuncionario kirchnerista.
 
En tanto, se informó a UNO por parte de un comisionista de Villaguay, que García Ramón es el dueño de un predio ubicado frente al ingreso a Villaguay donde hay unas amplias oficinas y un amplio galpón para la prestación de servicios agropecuarios en la región.
 
Desde que se difundió la causa en los medios de comunicación, el entrerriano decidió "desaparecer" por lo que la justicia lo buscaba para detenerlo. Es así que ayer llegó un grupo de la Policía Federal de Capital Federal con las precisas instrucciones de "esposarlo" y trasladarlo hasta el despacho de Claudio Bonadio.
 
Se lo buscó en Villaguay (donde llegaba al menos una vez a la semana), en San Nicolás y en el country ubicado a la vera de la ruta 2, en Buenos Aires, donde es el titular de uno de los inmuebles más cotizados del lugar.
 
Por último se mencionó que García Ramón no finalizó su trabajo en el Ministerio de Planificación con la culminación del mandato de Cristina Kirchner y Julio de Vido, sino que un tiempo antes fue desvinculado por una serie de situaciones poco claras que llevaron a su remoción.
 
El mecanismo denunciado por Pietroboni
Hace dos años atrás el empresario de la construcción de Concepción del Uruguay Víctor Pietroboni, admitió en declaraciones periodísticas que cobraba sobresueldos y pagaba coimas a los funcionarios del Ministerio de Planificación encabezados por Julio De Vido. Por sus dichos, un grupo de abogados presentó una denuncia en el juzgado federal de La Histórica, con el fin de que se investiguen los dichos del empresario de la construcción.
 
Pitroboni poco tiempo después falleció, pero la causa avanzó poco y nada. Por ello es que el abogado Rubén Pagliotto insistió hoy ante UNO, para que se aclaren de una buena vez los dichos del empresario.
 
El letrado recordó que "en un programa de radio, Pietroboni dio un detalle pormenorizado de cómo era el mecanismo direccionado a la fijación de sobreprecios para no erosionar la rentabilidad empresarial. José López y Julio De Vido lo llamaban a los empresarios y le pedían un porcentaje, y como ese número erosionaba la ganancia accedieron a los sobreprecios".
 
El empresario admitió que el mecanismo de corrupción también incluía: "Otros tipos de maniobras fraudulentas, como era la de certificar y cobrar más metros de construcción que los construidos. Ese excedente, ese botín mal habido, se repartía entre funcionarios y empresarios que formaban parte de esa organización delictiva".

Pagliotto por todo lo expuesto, criticó a las autoridades de la Justicia Federal de Uruguay: "Hasta hoy no tenemos respuesta, es decir, no sabemos si fue positiva y se inició una investigación o si se rechazó, por lo que vamos a hacer un nuevo planteo para que nos informe qué pasó con la denuncia inicial".