Por los efectos de El Niño, la primavera podría ser más lluviosa que lo habitual

Sociedad 01 de septiembre de 2018
El fenómeno traería un aumento de las precipitaciones e, incluso, anticipan serios riesgos de inundaciones en la próxima estación.
Lluvia Crespo 01

Distintos organismos internacionales como el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI) y el Centro de Predicción Climática (CPC) de Estados Unidos prevén que el océano Pacífico ecuatorial continuará calentándose y que es posible que el fenómeno de El Niño se desarrolle durante la primavera, lo que podría implicar un aumento de las precipitaciones e incluso provocar indundaciones en la región.

El pronóstico se realiza en base a más de veinte modelos que simulan cómo estará la temperatura en esa zona. “La mayoría de los modelos acuerdan que la atmósfera y los océanos se empezarán a comportar como si en los próximos meses hubiera un fenómeno de El Niño”, indicó Cindy Fernández, desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Según la meteoróloga, el calentamiento del océano modifica de a poco la dinámica de la atmósfera, lo que hace que comiencen a observarse algunas características de El Niño, primero en forma dispersa y esporádica, hasta estar completamente activo. “Durante la primavera podríamos estar sintiendo sus efectos”, agregó Fernández.

fotos-sabado-01092018-362822

Los organismos coinciden en que hay un 60% de posibilidades de que el fenómeno se desarrolle durante la próxima estación y un 70% en el verano. Además prevén que, de producirse, la intensidad podría comenzar de débil para llegar a moderada hacia finales de la primavera y en la época estival. Impacto. Desde el SMN explicaron que el desarrollo de El Niño coincidiría con la época de mayor cantidad de lluvias en las áreas en donde el fenómeno tiene influencia, por lo que podría potenciarlas al igual que los eventos extremos.

“El Litoral y el noreste son las zonas en las que El Niño tiene más impacto, en función de la intensidad y las condiciones del momento puede expandirse un poco más”, especificó Fernández. Por otro lado, otros factores como las oscilaciones intraestacionales “están favoreciendo que en el arranque y a mediados de la primavera se favorezca la lluvia en toda esa región. Aunque tienen un alcance menor que El Niño, se están vigilando de cerca porque podrían llegar a generar complicaciones”, indicó la meteoróloga.

De acuerdo con los datos del SMN, cuando El Niño está presente por lo general las primaveras y los veranos son más lluviosos y la cantidad de días nublados hace que las temperaturas suelan ser un poco menos cálidas que lo frecuente. (Diario Perfil)