Cuento del tío en Paraná: Robaron más de $ 300.000 a pareja de abuelos

Policiales 05 de septiembre de 2018
Bajo el ardid de trámites para la Reparación Histórica de Anses, la supuesta salida de circulación de billetes o algún engaño vinculado con la devaluación, malvivientes se aprovechan de personas mayores para hacerse de importantes sumas de dinero.
policia-600x338

Los "cuentos del tío" de este tipo se han multiplicado en los últimos tiempos y todas las víctimas son nuestros abuelos.

Este martes, un matrimonio de 86 y 88 años entregaron sus ahorros, más de 300.000 pesos, a un hombre que se presentó en su domicilio enviado por un supuesto sobrino que le había hecho creer que le cambiaría billetes que salían de circulación. En otro hecho, se transfirió un monto de casi 100.000 pesos. Y hubo un tercer intento que no llegó a concretarse.

Sobre estos hechos, el Subjefe de Delitos Económicos de la Policía de Entre Ríos, Javier González, contó al programa a Elonce TV que un matrimonio mayor, que vive en calle Gobernador Solá, recibió una llamada telefónica donde un sujeto se hizo pasar por su sobrino. Éste le decía que estaba en el banco y se estaba interiorizando sobre el dólar y la situación económica nacional. Tras ello, "les dijo que juntaran todo el dinero que tenían en la casa", y que les iba a mandar a un empleado del banco conocido para que retirara el efectivo y poder hacer luego el cambio por los nuevos billetes.

González indicó que los abuelos notaron que la voz era diferente a la de su sobrino y se lo hicieron notar a quien estaba del otro lado del teléfono, pero el sujeto les dijo que estaba engripado. Sobre la forma en que actúan estos malvivientes, indicó que "van sacando datos y las personas van creyendo. Usan el encantamiento, la simpatía y tienen buenos modales".

Minutos después de la charla telefónica, un supuesto empleado bancario estaba tocando el timbre en la vivienda de este matrimonio mayor que abrió la puerta con total confianza y entregó todos sus ahorros, "más de 300.000 pesos en una bolsa". Según señalaron los damnificados, el hombre "estaba bien vestido y tenía buenos modales. Ese es el encantamiento del estafador", reiteró González.

En tal sentido, indicó que los damnificados "son jubilados nacionales que venían juntando ahorros desde hace tiempo y si bien tenían muchas recomendaciones de familiares, entraron en el engaño de haber sido un supuesto familiar quien los llamaba". Además remarcó que tenían todo el dinero en la vivienda "porque han tenido malas experiencias con los bancos".

Para el Subjefe de Delitos Económicos, estos casos "no son al voleo, son estudiados, planificados. Estamos muy expuestos a internet, incluso con los datos que figuran en el padrón electoral nacional que tiene el número de documento y la dirección, con eso ya ven los movimientos que se hacen, que pueden llegar a tener", puntualizó.
Asimismo, adelantó que "se están revisando cámaras de seguridad para tratar de identificar a una persona que andaba por la zona con las características descriptas por las personas damnificadas".

"La metodología es que la mayoría de la gente mayor no tiene celulares como para corroborar la llamada y por eso hacen que no corten, para ganar tiempo", dijo González y en este sentido, pidió a familiares de gente mayor que los alerten sobre este tipo de estafas. "La única prevención para este tipo de delitos es la prevención, hay que protegerse, estar atentos. Si les dicen que no corten tienen que cortar de inmediato y corroborar la llamada, y si vuelven a llamarlos tienen que avisar de inmediato a la policía", pidió.

Por otra parte, González dio cuenta que "a la par de este hecho, hubo una tentativa de estafa en calle Belgrano. A una señora la llamaron dos veces pero tuvo precaución. Se hacían pasar de Anses con la Reparación Histórica, le decían que necesitaban que vaya hasta el banco a realizar una transferencia", pero la mujer no cayó en la trampa y de esa manera evitó caer en el cuento del tío.

Además se supo que se registró otra estafa, donde la víctima realizó una transferencia de 95.000 pesos.