El Gobierno pidió ser querellante e impulsar la causa de los cuadernos

Nacionales 06 de septiembre de 2018
La Oficina Anticorrupción le solicitó a Bonadio tener acceso a la causa y así proponer medidas para avanzar en el caso.
0029398244
Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción

La Oficina Anticorrupción pidió ser querellante e impulsar la causa de los cuadernos sobre una supuesta asociación ilícita en la que están imputados la ex presidenta Cristina Kirchner, ex funcionarios y empresarios, varios de ellos arrepentidos.
El organismo que dirige Laura Alonso pidió al juez Claudio Bonadio que lo acepte como querellante para tener acceso a la causa y así proponer medidas para avanzar en el caso.

La OA consideró que existe una estructura delictiva y que en la “cúspide” de la misma se encuentra la ex presidenta Cristina Kirchner.

En la presentación, la OA relató que después de mayo de 2003 y hasta diciembre de 2015 “habría existido un acuerdo de voluntades direccionado a crear y mantener una organización liderada por quienes estaban investidos como los máximos responsables de la administración del país, para que mediante un mecanismo ordenado, sistemático, sustentado en el tiempo, y compuesto por varias personas con distintos roles, fluyeran pagos de dinero, que se sabían corruptos, de parte de personas que generalmente estaban vinculadas a distintas empresas beneficiarias de contratos públicos”.

Según el organismo, en la cúspide de esta estructura delictiva se encuentra la ex presidenta Cristina Kirchner. “Durante su presidencia se registra la mayor actividad de la organización”, señala el escrito.

Con un rol decisivo y presencia desde el inicio aparece el ex ministro Julio de Vido. Ambos “idearon cómo serían las distintas modalidades delictivas que le permitieron operar, con casi absoluta impunidad, a toda esta red corrupta desde el Estado Nacional, reclutando a otros sujetos, funcionarios y no funcionarios, que participarían activamente en las actividades ilícitas”.

El eslabón esencial de toda la estructura corrupta fue el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, a cargo de De Vido, quien junto con Roberto Baratta habría establecido el sistema de recaudación.

En el esquema investigado, los empresarios beneficiarios de contratos con el Estado acordaban la entrega de dinero con los organizadores. Los encargados de retirar el dinero usaban como chofer a Oscar Centeno, reseña la OA.

Infobae