A un año de ganar la Copa, Argentina descendió en la Davis

Deportivas 17 de septiembre de 2017
Diego Schwartzman perdió el cuarto punto de la serie ante Mikhail Kukushkin y el equipo nacional perdió su plaza en el Grupo Mundial tras caer por 3 a 1 ante Kazajistán.
0002087475

Después de 17 años Argentina volverá a jugar en la zona Americana de la Copa Davis. Después de 17 años, tres finales (2006, 2008 y 2011) y un título inolvidable en 2016, Argentina deberá “remarla” de atrás.

En la Davis no importa lo demás, se sabe. Un reciente semifinalista de Flushing Meadows, ocho top ten y hasta un junior que viene de jugar dos finales de Grand Slam no alcanzan en una competencia diferente. Y apasionante. Aunque habrá que replantearotra vez algunos temas importantes como el de la negativa de ir a Astana de los jugadores que fueron convocados por el capitán Daniel Orsanic para superar una instancia decisiva como la del repechaje. Un repechaje que Kazajistán terminó de cerrar con la victoria de Mikhail Kukushkin sobre Diego Schartzman por 6-4, 6-4 y 7-6 (7-2) y que significó, además, la despedida del grupo Mundial del tercer campeón de la historia al año siguiente de su consagración, publicó Clarín.Habían sido Francia en 1997 y Suecia en 1999. Ahora lo fue Argentina en 2017.

Pocas veces se lo vio a Schwartzman tan nervioso como en ese arranque del partido decisivo. Pocas veces tan errático. Y pocas veces se conoció una faceta tan firme y tan potente de Kukushkin. Hasta el 4-0 del kazajo pasaron apenas 11 minutos, dos quiebres a su favor y dos doble faltas, apenas dos puntos ganados con su saque y sólo el 20 por ciento de efectividad con el primer servicio por el lado del argentino. Llegaron al 5-1 y Kukushkin no había perdido un punto con su saque... Pero a partir de ese momento el partido fue más lógico. Schwartzman, se tranquilizó con un par de winners, levantó su nivel y Kukushkin fue más parecido a... Kukushkin. Entonces el porteño lo quebró por primera vez y aunque el local sacó 30-0 abajo en el 5-4, se recuperó y logró el primer capítulo. Fue para el kazajo pero Schwartzman ya estaba en partido.

O al menos eso fue lo que parecía. Porque otra vez aparecieron los temores en Schwartzman y, como si se tratara de la misma película, de nuevo quedó 4-0 abajo. El desarrollo del segundo parcial, si bien fue igual al del primero en cuanto a lo numérico, no resultó similar en cuanto al nivel de Kukushkin, que bajó la excelencia que había tenido al principio del partido cuando mandó con un revés que es un “guante”. Sin embargo, con la diferencia en contra tan amplia, a Schwartzman se le hizo complicado volver. Y además siguió con los problemas del primer saque (apenas el 55 por ciento de efectividad) y el segundo fue una invitación al ataque de Kukushkin. El kazajo, con su saque, no dudó en el 5-4 y amplió la diferencia con el dos a cero en sets.

En el tercero arrancó de atrás Schwartzman cuando Kukushkin le quebró en el tercer game con una doble falta del argentino. Renacieron las ilusiones en el sexto, en el momento en el que argentino recuperó el break. Fue el instante, además, más caliente de la serie con la sucesión de errores de los jueces de línea y las discusiones de Orsanic y Schwartzman con el árbitro general del match, el italiano Roberto Ranieri. Y así llegaron al tie break en el que otra vez el ganador sacó una rápida ventaja de 4-0. De ahí al final -y al descenso- pasó un suspiro. Como un suspiro duró la euforia del año pasado que nació en Zagreb pero se desvaneció primero en el Parque Sarmiento y en la derrota ante Italia y luego en Astana donde Kazajistán, sin demasiado, dejó afuera del grupo Mundial al campeón de la Davis.