Una multitud vibró en la apertura porteña de los Juegos de la Juventud 2018

Deportivas 07 de octubre de 2018
Los Juegos Olímpicos de la Juventud finalmente ya están en Buenos Aires tras una ceremonia de apertura bien porteña, con muchos gestos de austeridad y que marcó un hito en la historia del deporte: fue la primera vez que la inauguración se hizo en la calle con accesos gratuitos.
not_935781_07_001445

Casi 250.000 personas se acercaron a la 9 de julio, entre Corrientes y Belgrano para disfrutar de una apertura que arrancó con una desorganización infrecuente para este tipo de eventos. Es verdad que nunca se hizo en la calle y para todo el público, pero a pocas horas de cruzar el vallado, las dudas entre las personas que se acercaban para ingresar eran demasiadas.

A lo largo de toda la jornada, la seguridad fue descomunal. Policías de diversas funciones, incluso del equipo antiexplosivos con perros, poblaron la 9 de Julio. También hubo mucha presencia del SAME, sin dejar afuera a sus funcionarios más altos.

img_subida_1007001432

"Demasiado complicado todo, vamos para un lado, para el otro, no sabemos bien para dónde ir. Pero al menos podemos estar", le comentó una persona del público que prefirió no dar su nombre. Desde temprano, llegar al microcentro fue una odisea por los cortes de tránsito.

Pero las molestias de quienes llegabas y los nervios de los que controlaban fueron cesando a medida que el sol bajaba y el Obelisco, epicentro de los festejos, se iba iluminando ya que contó con pantallas en su cara sur. La gran mayoría de los actos de la ceremonia pasaron por el emblema de la Ciudad.

El show de actuación estuvo a cargo de Fuerza Bruta, que logró arrancar gestos de incredulidad y gritos de asombro en miles de personas. "Desafiaremos a la gravedad",sostenían desde la organización a la hora de adelantar temas de la inauguración, y en eso se basaron: con sistemas de cables, los intérpretes subían y bajaban permanentemente por el Obelisco.

img_subida_1007000940

La primera gran emoción llegó con el himno argentino, interpretado por la voz de Ángela Torres. Para acompañar el momento, un artista emergió desde la punta del monumento de Corrientes y 9 de Julio con una bandera nacional y comenzó a bajar por el edificio, iluminado de celeste y blanco.

A partir de ahora, sólo falta el deporte. Casi 250.000 desconcentraron rápidamente la zona del Obelisco. En su gran mayoría, convencidos de la importancia del evento. "Me gustó, fue impactante. Siempre hay cosas para mejorar, pero estuvo muy buena. Tenemos pases y vamos a tratar de ir a todos lo que podamos", deseó Gastón de Banfield. Se acabó la espera. Buenos Aires es olímpica por primera vez en su historia.