Santa Fe hizo la primera subasta de vehículos incautados por narcotráfico

Nacionales 27 de octubre de 2018
Mientras el Estado Nacional y otras provincias los convierten en patrulleros, el Gobierno de Santa Fe realizó la primera subasta pública de vehículos incautados en delitos federales.
SUBASTA1

Se recaudaron cuatro millones de pesos, que se destinarán a políticas sociales, con prioridad en la salud y la educación.

El argumento de otros distritos para no rematar estos autos es la demorada aprobación de la Ley de Extinción de Dominio, que le daría el marco regulatorio para avanzar con estas subastas.

Santa Fe, en cambio, aprobó su propia Ley para disponer de los bienes incautados en causas criminales. Para ello, se creó una división especial. Se trata de la Agencia Provincial de Registro, Administración y Destino de Bienes y Derechos Patrimoniales (Aprad), inaugurada en julio pasado (ver primera nota).

En el remate de ayer se vendieron los primeros 17 vehículos. Los compradores podrán mantener en reserva su identidad y en la documentación de los autos no aparecerán los nombres de los anteriores dueños. El acto de subasta despertó la atención de mucha gente: asistieron 600 personas.

Este fue apenas el primer remate de Aprad. Habrá uno más antes de fin de año y ya hay planes para continuarlos en 2019.

En un inédito acto público que tuvo lugar en el Galpón 17 del Parque Nacional a la Bandera, se realizó este jueves en Rosario, la primera subasta de autos de alta gama incautados a bandas criminales. Salieron a la venta 17 vehículos, por los que la provincia recaudó 4.045.000 pesos que ahora serán destinados a políticas sociales con prioridad en salud y educación.

Más de 600 personas, que se inscribieron previamente a través de la web oficial, participaron del acto conducido por martilleros especialmente sorteados para garantizar la transparencia. Este remate es el primero de una serie que llevará adelante la flamante Agencia Provincial de Registro, Administración y Destino de Bienes y Derechos Patrimoniales (Aprad), inaugurada en julio, que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

El vehículo Mercedes Benz A 160 Classic, modelo 2001, fue el más barato que se vendió en la puja por un monto de 80 mil pesos, mientras que el más caro vendido fue el Peugeot 208 GT, modelo 2017, por un valor de 455 mil pesos.

Al comienzo de la subasta, el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, subrayó la lucha diaria del gobierno provincial: “Ya no nos alcanza con detener a los delincuentes, no nos alcanza con encarcelarlos, no nos alcanza con apartarlos de la sociedad sino que queremos ir por sus bienes y que el valor de estos bienes sean puestos a disposición de instituciones de bien común e intermedias; eso es sumamente importante para el gobierno de Santa Fe que continúa firme en el camino del desmembramiento de esas organizaciones”.

“El apoyo de la sociedad en esta decisión ha sido muy grande; se notó el respaldo en la gran cantidad de gente que se inscribió, lo que nos ha obligado a desplegar una logística que garantizara la organización y la seguridad de semejante evento”.

En tanto, el secretario de Gestión Pública, Matías Figueroa Escauriza, destacó que “para el gobierno provincial es muy importante el paso que hemos dado: culminamos la primera subasta pública sin ningún inconveniente y vendimos 17 vehículos decomisados a organizaciones criminales. Este hecho hace que no sea una simple subasta sino algo muy importante para la provincia de Santa Fe y para el país”.

También resaltó la firme decisión política del gobernador Miguel Lifschitz de atacar los bienes de los delincuentes: “Esto genera que Santa Fe sea la primera provincia en rematar los rodados productos de distintos delitos. Es el mojón inaugural de una nueva política pública, afectar el poder económico de las bandas criminales y devolver el patrimonio que se había obtenido a través del delito a la sociedad”.

Figueroa Escauriza detalló que “el dinero recaudado va a ser aplicado a políticas sociales, a resarcir a las víctimas que hayan sido despojadas de montos económicos en diferentes causas y en los casos en que sea necesario, se mantendrán en cuentas especiales hasta que se resuelvan cuestiones judiciales”.

“El costo de la transferencia es standard para todos los autos, independientemente de su precio. Además, hemos tomado las medidas de seguridad necesarias para que quienes compren no tengan complicaciones en el futuro. Nadie va a saber quién fue el anterior dueño”, especificó el secretario de Gestión Pública.

En la subasta estuvieron presentes el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein; el secretario de Seguridad Pública, Omar Pereyra; y el titular de Aprad, Hernán Matich, entre otras autoridades provinciales y locales.

Los autos que se remataron habían sido secuestrados a delincuentes en el marco de causas penales. Junto a otros elementos de valor que puedan surgir de las investigaciones, como computadoras, televisores o teléfonos celulares, son derivados a la Aprad.

La Agencia cuenta con dos galpones en las localidades de Santo Tomé y Alvear para resguardar los elementos hasta que se defina su destino. Además de las subastas públicas con el fin de obtener fondos, algunos bienes son reaprovechados a través de su compactación, como autopartes de vehículos decomisadas en desarmaderos, y otros bienes son donados, por ejemplo, a escuelas técnicas.