Reviven las tradiciones de los alemanes del Volga y viajando en carro unirán dos aldeas

Entre Rios 29 de octubre de 2018
Descendientes de esta colectividad partieron ayer desde Santa Anita. Llegarán el domingo a la Aldea Santa María, tras recorrer 250 kilómetros
0024790448

Para honrar la memoria de sus ancestros y revivir sus tradiciones, un grupo de descendientes de alemanes del Volga partió ayer temprano desde Santa Anita. Tras celebrar una emotiva misa, emprendieron el viaje a bordo de ocho carros, con la idea de rescatar las costumbres de otras épocas. En la travesía, denominada "el camino de los abuelos", participan 20 personas distribuidas en seis carros típicos, un sulky y una jardinera, y tras recorrer 250 kilómetros principalmente por caminos rurales llegarán el domingo a aldea Santa María, donde van a inaugurar el museo de los Alemanes del Volga "Pedro A. Sack".
 
Uno de los mentores de esta original iniciativa es José Luis Sack, presidente de la asociación civil que impulsó el museo, en homenaje a su padre, quien recordó a UNO que en el año 1900 un grupo de abuelos y abuelas de aldea Santa María iniciaron una travesía al enterarse que un sacerdote, el padre Enrique Becher, quería fundar una aldea e iba a entregar tierras a los nuevos pobladores. "Ataron los carros y marcharon. Sin conocer los caminos emprendieron el viaje, llegaron hasta Santa Anita y ayudaron al padre Becher a fundarla. Es por eso que la aldea Santa María es cofundadora de Santa Anita y 118 años después un grupo de descendientes de aquellos abuelos y abuelas, junto a otros amigos, vamos a hacer el viaje de regreso", señaló.
 
A su vez, adelantó: "Vamos a hacer en promedio 40 kilómetros por día, parando para almorzar; cocinamos nosotros y hay un médico que nos acompaña. Es un viaje sacrificado, pero nuestros abuelos nos dieron tanto y queremos sentir lo que sentían ellos. Vamos como ellos lo hacían: dormían abajo del carro, se bañaban en el arroyo, cocinaban el pan, cantaban y rezaban el rosario en alemán. Hay algunas escuelas rurales en el trayecto y queremos llevarles un par de libros y compartir una pequeña charla con los alumnos".
 
Con entusiasmo, sostuvo que transitarán por caminos rurales, excepto en la zona de Villaguay y Paso de la Laguna, donde contarán con el apoyo de la Policía de la Provincia que cortará el tránsito para que puedan cruzar el puente que hay en la zona. Luego seguirán por un camino de tierra de 80 kilómetros hasta María Grande, adonde estiman llegar el sábado por la mañana. Según expresó Sack, se trata de "un trayecto lleno de pajonales, arroyos, lagunas, con paisajes hermosos en un entorno de monte nativo".
 
Asimismo, contó que ese día a la tarde arribarán a una estancia de la zona de El Tala, a unos 6 kilómetros de Santa María, para compartir un campamento en el que celebrarán una peña folclórica. En el lugar se encontrarán con un grupo de unos 12 carreros provenientes de Valle María, que se unirán al recorrido. "El domingo a las 7 seguiremos viaje hacia la Aldea Santa Anita para llegar antes de las 10, cuando con la presencia de autoridades vamos a inaugurar museo de los Alemanes del Volga Pedro A. Sack", indicó, y acotó que desde la Aldea Santa María se les unirá otro carro más y también una agrupación tradicionalista con unos 60 jinetes, con su atuendo típico, para escoltarlos hasta el destino.
 
Por último, Sack comentó que tras la inauguración del Museo se hará un almuerzo con las autoridades y a partir de las 14 habrá un festival artístico en las inmediaciones del sitio que custodia parte de la historia de sus ancestros, donde se dispondrá de un patio de comidas con platos típicos de los alemanes del Volga y una gran variedad de tortas para la tarde para que la gente pueda disfrutar. "El festival se extenderá hasta la noche, así que pueden llevar su mesita, su silla o sus sillones, recomendó.
 
Inicio de la travesía
En el muro de Facebook del museo de los Alemanes del Volga Pedro A. Sack los viajeros compartieron los momentos previos a la partida. Contaron que en la misa el padre Oscar Bourlot bendijo una cruz hecha con postes de ñandubay de los años de la fundación del padre Enrique Becher. "También bendijo el agua con que cada mañana se rociarán los carros y sus ocupantes antes de emprender cada jornada", señalaron.
Luego compartieron música tradicional en la iglesia y a la salida disfrutaron de las canciones de la orquesta Ritmo Inmigrante y los bailes del ballet de la colectividad alemana local. A su vez, el viceintendente de Santa Anita, Sergio Bach, les hizo entrega de un Decreto que declara el viaje "de interés histórico", junto con un aporte económico para colaborar con los gastos que demanda el viaje.

UNO