Misión del FMI aprobó segunda revisión de la Argentina y se espera nuevo desembolso de u$s 7.600 millones

Economía 26 de noviembre de 2018
El italiano Cardarelli destacó los "continuos esfuerzos para avanzar con el programa de reforma económica" y elogió la política monetaria.
fmi_crop1500904162351_crop1503785114289.jpg_258117318

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó la revisión de las cuentas del Estado Nacional y habilitará el giro de unos u$s 7.600 millones como parte del acuerdo stand by alcanzado por el Gobierno por un total de u$s 56.300 millones.

"Elogiamos a las autoridades por sus continuos esfuerzos para avanzar en su programa de reforma económica, incluido el apoyo político para la aprobación del Presupuesto" para el 2019, informó el FMI a través de un comunicado.

La aprobación de las cuentas del Estado fue el resultado del trabajo de una misión del FMI, encabezada por Roberto Cardarelli, quien estuvo en Buenos Aires entre el 9 y 16 de noviembre.

Al término de la visita, Cardarelli emitió una declaración en la que señaló que el FMI y las autoridades argentinas "han llegado a un acuerdo sobre la segunda revisión del programa económico respaldado por el Acuerdo Stand By".

La finalización de la revisión, que está sujeta a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, pondrá a disposición del país Derechos Especiales de Giro (DEG) por 5.500 millones, lo que representa aproximadamente unos u$s 7.600 millones, informó el comunicado.

Desde el FMI elogiaron a las autoridades "por sus continuos esfuerzos para avanzar en su programa de reforma económica, incluido el apoyo político para la aprobación del Presupuesto" para el año próximo.

La implementación sólida del plan del gobierno "es esencial para promover el repunte de la actividad económica en 2019 y para apoyar la creación de empleo, reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida de todos los argentinos", aseguró el FMI.

El Gobierno firmó en octubre un acuerdo con el FMI por el cual la entidad le presta unos US$ 56.300 millones que le permitirán hacer frente a todos sus vencimientos de deuda hasta el 2020.

Para acceder a ese crédito el Gobierno se fijó como meta conseguir el equilibrio fiscal el año próximo, y un superávit del 1% del PBI para el 2020, además de aplicar una fuerte política de restricción monetaria.

Entre otras medidas, el presidente Mauricio Macri se comprometió a que el promedio de la emisión monetaria no aumente hasta junio del año próximo, y que el dólar fluctúe libremente dentro de una banda cambiara cuyas "puntas" aumentan 3% mensualmente.

Ante esto, y luego de la revisión de las cuentas del Estado, el FMI aseguró que "el nuevo marco de política monetaria implementado por el Banco Central (BCRA) en octubre ha sido efectivo para estabilizar a los mercados financieros luego de la extrema volatilidad experimentada en agosto y septiembre".

En ese marco "el compromiso de las autoridades con un tipo de cambio determinado por el mercado fortalecerá la credibilidad del marco de política monetaria y aumentará la resistencia a los shocks externos".

El FMI apoyó la compra de dólares por parte del BCRA "si el peso cayera por debajo de la zona de no intervención anunciada previamente" pero advirtió sobre la necesidad de una "calibración adecuada de dichas compras" para que los pesos liberados al mercado no afecten "una rápida reducción de la inflación".

Además, la eliminación del déficit fiscal primario "es un paso necesario para reducir las necesidades de financiamiento del gobierno y colocar la relación deuda / PBI en una trayectoria descendente".

El FMI también resaltó la necesidad de mantener el gasto social "para proteger a los pobres y vulnerables del debilitamiento de la actividad económica en la segunda mitad de 2018, y en medio de una inflación aun elevada".

En este contexto, "la decisión de salvaguardar los gastos de asistencia social en el presupuesto de 2019 es bienvenida", dijo la nota firmada por Cardarelli.


Al término de la visita, Cardarelli emitió la siguiente declaración:

"El personal del FMI y las autoridades argentinas han llegado a un acuerdo sobre la segunda revisión del programa económico respaldado por el Acuerdo Stand-By. La finalización de la revisión está sujeta a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI y pondrá a disposición del país DEG 5.500 millones (aproximadamente US $ 7.600 millones).

"Elogiamos a las autoridades por sus continuos esfuerzos para avanzar en su programa de reforma económica, incluido el apoyo político para la aprobación del presupuesto. La implementación sólida del plan del gobierno es esencial para promover el repunte de la actividad económica en 2019 y para apoyar la creación de empleo, reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida de todos los argentinos.

"El nuevo marco de política monetaria implementado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en octubre ha sido efectivo para estabilizar a los mercados financieros luego de la extrema volatilidad experimentada en agosto y septiembre. La implementación firme de su marco de política monetaria y una comunicación clara por parte del BCRA seguirán siendo esenciales para guiar las expectativas del mercado. El compromiso de las autoridades con un tipo de cambio determinado por el mercado fortalecerá la credibilidad del marco de política monetaria y aumentará la resistencia a los shocks externos. El marco de política monetaria de las autoridades le da al BCRA la opción de comenzar un proceso gradual de acumulación de reservas en dólares si el peso cayera por debajo de la zona de no intervención anunciada previamente. Dada su naturaleza no esterilizada, una calibración adecuada de dichas compras de dólares garantizará que la postura de la política monetaria siga conduciendo a una rápida reducción de la inflación y de las expectativas de inflación.

"Los datos recientes sugieren que los objetivos fiscales para 2018 serán alcanzados. Esto y la aprobación del presupuesto para 2019 apuntan al compromiso claro de las autoridades para abordar una vulnerabilidad clave de la economía argentina. La eliminación del déficit fiscal primario es un paso necesario para reducir las necesidades de financiamiento del gobierno y colocar la relación deuda / PBI en una trayectoria descendente.

"Mantener el gasto social identificado en el programa y fortalecer la red de seguridad social será esencial para proteger a los pobres y vulnerables del debilitamiento de la actividad económica en la segunda mitad de 2018, y en medio de una inflación aun elevada. En este contexto, la decisión de salvaguardar los gastos de asistencia social en el presupuesto de 2019 es bienvenida.

"La misión se reunió con el Ministro de Economía, Nicolas Dujovne, el Presidente del Banco Central, Guido Sandleris, y con otros funcionarios gubernamentales, miembros del sector privado y la sociedad civil. El equipo de la misión desea agradecer a las autoridades y a todos los demás interlocutores por su cálida bienvenida, el diálogo constructivo y el espíritu de cooperación durante su última visita a la Argentina".

Infobae