Se sancionó la ley de comunas con cuestionamientos de Cambiemos

Entre Rios 30 de noviembre de 2018
Mientras algunos senadores de la oposición no acompañaron ciertos artículos, Nicolás Mattiauda y Beltrán Lora directamente no votaron el proyecto en general.
Ley-de-comunas-1024x684

El senador de Nogoyá aclaró a El Diario que comparte la necesidad de legislar sobre la materia, pero que debió haberse trabajado más en comisión para lograr una mejor ley.

“Coincido en un ciento por ciento en tener una ley de comunas. Se debe cumplir con la manda constitucional del artículo 232 donde se establece que la población que no sea municipio tiene que ser comuna, y comparto que es necesaria una ley para regularizar esa situación, pero se plantea una posibilidad para 192 juntas de Gobierno, cuando sabemos que la posibilidad real de que pasen a ser comunas se va a limitar en los próximos 4 o 5 años a 15 o 20 juntas, el resto no va a cambiar su situación o muy a largo plazo podrán algunas más convertirse, en los términos que está la ley ahora”.

El legislador Beltrán Lora, de Nogoyá, hizo ese análisis a partir de los parámetros que sobre superficie y población toma la iniciativa, lo que además implica de acuerdo a su criterio, el “cumplimiento parcial del 232 que establece que todo lo que no es municipio, es comuna”. Afirmó que “se dejan de lado vecinos de ciertas zonas rurales que en una determinada superficie no cuentan con la población que estipula la ley”.

También advirtió que la ley deja muchos aspectos librados a la reglamentación por parte del Ejecutivo. Al respecto, Lora consideró que “podríamos haber acotado mucho más el texto”, es decir ser más precisos, puntuales en la redacción.

“Estamos debatiendo un proyecto para cumplir con una manda constitucional, pero lo estamos haciendo a medias”, había dicho desde la banca en la sesión.

Lora integró la comisión bicameral que se abocó a estudiar este proyecto que el Ejecutivo envió a Diputados, no obstante, dijo a EL DIARIO que “nos debíamos un debate más profundo, más pormenorizado. La modalidad de trabajo de la bicameral, con muchas personas, no permite un estudio pormenorizado, tampoco el debate sobre asuntos puntuales”. Recordó por otra parte, que las tres convocatorias donde el Ejecutivo presentó el proyecto fueron una reunión informando el envío de la iniciativa a la Legislatura con autoridades de las juntas, pero “a nosotros –insistió- nos compete el estudio minucioso en este caso de un proyecto que tiene 60 artículos. Por otros temas hemos convocado a funcionarios, y me parece que tendríamos que haber convocado a funcionarios del Ministerio de Gobierno para evacuar dudas, analizar algunos artículos que son muy amplios”. El legislador del departamento Nogoyá consideró que el proyecto con media sanción de Diputados hubiera tenido que remitirse a la comisión de Legislación del Senado para “haber profundizado en lo que entendíamos debía tener esta ley” y luego someterse a votación en el recinto. “No sé cuál era la prisa” para tratarlo, acotó.

A modo de ejemplo, más adelante se refirió a la posibilidad de haber incluido qué porcentaje del presupuesto de la comuna podría asignarse a gasto de personal, entre otros aspectos que, no descartó, puedan dar lugar a la presentación de otros proyectos de ley específicos.

El senador por el departamento Gualeguaychú, Nicolás Mattiauda, en tanto, durante la sesión fundamentó su voto negativo a la iniciativa, porque “me preocupa la posibilidad de generarles, a los habitantes de estas zonas, más gastos por la política administrativa en este tipo de gobierno, que, seguramente, se hará a través del pago de tributos o tasas. También me preocupa el alcance de la norma, la que puede influir en las distintas producciones que se llevan a cabo dentro del territorio de la futura comuna”, acotó.

“Creo también que podríamos habernos tomado la posibilidad de tener un debate más intenso en la comisión bicameral, entre ellos, el tema del presupuesto”, enfatizó.

TIEMPOS. El presidente del Bloque de Cambiemos, Francisco Morchio, pidió continuar con el debate en el recinto y que se permitiera hacer las observaciones al momento de votar artículo por artículo, situación que no fue concedida. Cuestionó “la puesta en escena” que se hizo con el proyecto en algunos territorios. “Es injusto que se confunda el trabajo en comisión con la puesta en escena en el territorio. Es injusto porque ambos bloques de esta Cámara hemos demostrado que somos capaces de dar un buen trabajo en comisión y con este proyecto no se dio”.

Aseguró que “no se tomaron las inquietudes que se hicieron en su momento en la comisión bicameral. Hemos encontrado una falta de minuciosidad en el desglose que manda el Poder Ejecutivo. He escuchado varias veces decir a los propios legisladores que hay cosas que quedarán pendientes para un futuro. No me gusta votar una ley con cosas o temas que queden pendientes, porque no nos corre nadie”, apuntó.

Morchio, a su vez, denunció “la mala experiencia” del bloque Cambiemos en el trabajo con la comisión bicameral. “No vamos a participar ni a integrara más, una bicameral con esta Cámara de Diputados, porque tenemos una pésima experiencia”.

El senador por el departamento Gualeguay, coincidió con su par de Gualeguaychú respecto a las cargas que le podrían recaer a los habitantes de las zonas rurales con las responsabilidades que el propio Poder Ejecutivo no pudo o puede resolver, expresó “Lamentamos que no se pueda votar en general y particular esta ley de comunas”, dijo finalmente Morchio.

 Al margen

Excepto Mattiauda (Gualeguaychú) y Lora (Nogoyá), la mayoría de los senadores de Cambiemos votaron en general el proyecto. En particular, esa bancada no voto los artículos 2, 3, 8, 32, 38 y 43.

 El texto legal

La Ley de Régimen Comunal tiene por objeto establecer las normas de organización, competencia y funcionamiento de las Comunas. El texto establece que todo centro de población que en una superficie de setenta y cinco (75) kilómetros cuadrados contenga entre cuatrocientos (400) y mil quinientos (1.500) habitantes, constituirá una Comuna. Ofrece dos tipos de clasificación: las Comunas de Primera Categoría, cuando tengan más de setecientos (700) y hasta mil quinientos (1.500) habitantes; y las Comunas de Segunda Categoría, cuando tengan entre cuatrocientos (400) y setecientos (700) habitantes.

Además, el proyecto indica todas las Comunas tendrán personería jurídica propia y una autonomía política, administrativa, económica y financiera limitadas a las funciones reconocidas y atribuidas por dicha ley.