Estiman que 120.000 personas viven con VIH en Argentina y el 20% no lo sabe

Información General 01 de diciembre de 2018
La cartera sanitaria reveló que el 35% de los nuevos diagnósticos se producen tardíamente.
0028720906

Hay una relación de 2,5 varones por cada mujer, y una tasa de mortalidad por Sida sin cambios desde hace más de 15 años a razón de 3,4 por cada 100 mil.
 
Se estima que unas 129.000 personas, de las cuales el 20% lo desconoce, viven con VIH en Argentina, con una relación de 2,5 varones por cada mujer, y una tasa de mortalidad por Sida sin cambios desde hace más de 15 años a razón de 3,4 por cada 100 mil, según datos de 2016 incluidos en un informe oficial.Autoridades sanitarias destacaron que el primer nivel de atención y la descentralización son claves para pasar del control y la contención a la eliminación del VIH, en un reporte sobre el tema con motivo de conmemorarse el 1 de diciembre el Día Mundial del Sida.

“El modo de gestión sanitaria vertical necesario en los primeros años de epidemia debe virar a un modelo de respuesta integral mediante la descentralización del cuidado de la salud”, sostuvo Miriam Burgos, subsecretaria de Prevención y Control de Enfermedades Comunicables e Inmunoprevenibles.

La Dirección de Sida, ETS, Hepatitis y TBC (DSETSHyT) difundió datos que formarán parte del Boletín Epidemiológico que se publicará a principios de diciembre, con la actualización de cifras de todo el país.

Mientras tanto, la Secretaría de Gobierno de Salud avanza en el fortalecimiento del primer nivel de atención y la descentralización como estrategias para trascender la etapa de control y contención tendiendo así a la eliminación del VIH.

El 83,5% de quienes conocen su diagnóstico está en tratamiento y la mayoría se atiende en el sistema público de salud. Pero el 35% de los nuevos diagnósticos se producen tardíamente (en el 30% de las mujeres y en el 37% de los varones), señaló el reporte.

Burgos indicó que la situación del VIH “como enfermedad crónica transmisible genera nuevas posibilidades (y necesidades) de abordaje, que implican cambiar el modo sanitario tradicional de gestión vertical, necesario en los primeros años de la epidemia, a una respuesta integral en salud que asegure calidad según las necesidades de las personas”.

“El actual desafío -dijo- consiste en ampliar la oferta” en prevención “e implementar y consolidar un modelo de cuidado integral”, descentralizando la atención de la salud hacia “los territorios y con la comunidad”.

Esas acciones, apuntó Burgos, “deben ser guiadas por los principios que promueve” el área a su cargo, “como la universalidad, accesibilidad, información de calidad y participación social”.

Salud presentó este mes la “Guía práctica de atención integral para personas adultas con VIH en el primer nivel de atención”, cuyo objetivo es acompañar a los equipos sanitarios y brindar herramientas que garanticen “calidad, integralidad y continuidad” en la atención.

Otro dato que arroja el Boletín es que el 98% de las personas que se infectan lo hacen al mantener relaciones sexuales sin preservativo. Y que entre los hombres se da en partes iguales por relaciones con mujeres o con varones (50 y 50).

A esto se suma al hecho de que “más de la mitad de las personas infectadas no está suprimida virológicamente, sea porque no conoce su diagnóstico, porque lo conoce pero no está en tratamiento o lo está pero tiene dificultades en la adherencia”.

Este panorama sobre el VIH “debe ser puesto en el contexto general de las infecciones de transmisión sexual (ITS), que a nivel nacional acompaña “una tendencia mundial” de un “importante aumento”.

“Sólo por tomar como ejemplo la sífilis, la tasa de casos reportados en varones y mujeres jóvenes y adultos se ha triplicado entre 2013 y 2017 pasando de 11,7 a 35,2 por 100 mil “, mientras que la positividad en las pruebas de rutina que se les realizan a las embarazadas “pasó del 2% al 3,2% en el mismo lapso” y los casos de chicos con sífilis congénita aumentan año a año, advirtió el informe.