Ni ángeles ni monstruos, los extremos que impiden reconocer la sexualidad de una persona con discapacidad

Crespo 04 de diciembre de 2018 Por
La “Diversidad Funcional” es el concepto más reciente que están admitiendo las sociedades y que posibilita promover a través de la educación sexual de las personas con discapacidad, su plena integración. Una especialista disertó en Crespo e instó a derribar mitos y prejuicios.
Discapacidad

Históricamente se ha considerado que las personas con discapacidad no son seres sexuales o sexuados, anulándose completamente esa perspectiva dentro de su proyecto de vida. El permanente replanteo de los estereotipos y las luchas sociales, abrieron un nuevo camino en este sentido, entendiendo que en este grupo poblacional -como en cualquier otro-, la sexualidad es un hecho que debe ser garantizado. Es un derecho. La temática fue abordada en una charla brindada por el municipio de Crespo, en el marco de la “Semana de las Personas con Discapacidad”.

Si bien se diferenció entre las limitaciones cognitivas y las físicas; se explicó de qué manera lo viven aquellos que presentan una discapacidad profunda, severa, moderada y leve; lo cierto es que con acciones más o menos complejas, deben ser educados sexualmente.

La Lic. Mónica Fassiano, a cargo de la disertación propiciada por el IPRODI (Instituto Provincial de Discapacidad), en diálogo con FM Estación Plus 94.3 indicó: “La sexualidad es básicamente una construcción social, entonces siempre, en todas las épocas, surge cuál es la sexualidad que está bien y cuál está mal, qué se puede y qué no. En las personas con discapacidad durante muchas décadas se ha bloqueado la esencia: que son ante todo, hombres y mujeres. La sexualidad nos acompaña todo el día y durante toda la vida, no solamente cuando se tienen relaciones. Es un concepto mucho más amplio”.

“Toda la ciencia médica ha puesto una batería de recursos para rehabilitar a una persona, para que tenga una reinserción en la comunidad, en las actividades de la vida diaria, pero se olvida de la sexualidad. Una persona con discapacidad está pivoteando entre adaptarse e integrarse. Adaptarse es formar parte de una sociedad: leer, escribir, trabajar; e integrarse es también hacerlo a través de la sexualidad. Aquí aparece el concepto de Diversidad Funcional, porque no es la discapacidad la que hace que esa persona no pueda, sino la sociedad que no admite que una persona tenga un funcionamiento social distinto. Es tan fuerte la negación y la mitología que gira en torno a la genitalidad, que anula hasta la construcción del género”, afirmó Fassiano y dio un claro ejemplo: “En cualquier lugar existe un baño para hombres, uno para mujeres y otro para discapacitados. ¿Este último por qué no tiene género? ¿por qué es mixto? Evidencia que no le reconocemos su condición sexual”.

La profesional indicó que no alcanza con leyes que reglamenten este tipo de derechos, si las comunidades no “hacen carne” la percepción. En tal sentido, manifestó: “Visibilizar la sexualidad de las personas con discapacidad ya es reconocer que tienen ese derecho. Han luchado durante años para que sean reconocidos los derechos sexuales y reproductivos de las personas con discapacidad. Hay un buen plexo normativo. Pero nos falta derribar mitos y prejuicios para aceptarlos como seres sexuales y sexuados. Históricamente se ha vivido esto como una tragedia. Se posterga a la persona con discapacidad, como el que no tiene o que no va a poder. Pero llega la adolescencia y empieza a sentir emociones, sentimientos y debe aprender a desarrollar estrategias para que la interrelación con otros le aporte a su calidad de vida, que enriquezca la relación con los demás, que pueda construir proyectos de vida que también incluyan la pareja. Para eso se necesita información y educación. El Estado y las familias deben hacerlo, como en cualquier caso y como lo hacen con sus otros hijos. Hay que derribar toda una mitología. Hay padres que actúan evadiendo las preguntas, creyendo que no les interesa, que no van a entender, que no tiene inquietudes, o que van a buscar información solos, o que si le suministran datos están motivando o despertando curiosidad, otros no saben en qué momento hablarlo. Hay que trabajar estas situaciones, porque tienen el derecho a tener prácticas genitales si quieren y no tenerlas si no lo desean, el derecho a tener pareja o no, pero primero hay que entender y aceptar que ese derecho existe. Tienen que estar informados para poder tomar decisiones. La sexualidad es una fuente de autonomía y la educación sexual es la que promueve esa autonomía, la que les provee el aprendizaje y las habilidades para la interacción personal en ese plano”.

Desde esa concepción, la Lic. Fassiano explicó el planteo que dispara el replanteo social: “No se trata a las personas con discapacidad como hombres y mujeres, sino como ángeles o monstruos. Entonces pensar una connotación sexual a un ángel es casi como profanar el cuerpo. Ellos piensan, sienten, aman y desean como cualquiera, pero cuando el prejuicio del estigma social es tan fuerte, esa persona lo transforma en estigma de su autoestima y sabotea sus propias sensaciones”.

A lo largo de la disertación la profesional especificó los componentes biológicos, psicológicos, socio/culturales, espirituales, clínicos y jurídico/políticos que componen la sexualidad de cualquier persona.

“Sexo no es lo que hacemos. Es lo que somos”, postula la Teoría del Hecho Sexual Humano, concepción que entiende al sexo como lo que se tiene, lo que es y lo que se hace. “Sexo se tiene, como atributo. Hace referencia a los genitales: la diferenciación de los sexos. Se es, porque indica una condición: hombre o mujer. Aspectos identitarios del sexo. Cómo se vive el sexo. Se hace: presenta una conducta, un comportamiento de los sexos. El amor. La pareja”.

Discapacidad 04
La concepción de Diversidad Funcional refiere al resultado de la interacción de personas con diferentes niveles de funcionamiento (en una comunidad), y un entorno de barreras medio-ambientales y de actitud que las personas pueden enfrentar.

El contexto “dis-capacita” a las personas que presentan limitaciones, no debido a sus afecciones sino por la exclusión de las oportunidades educativas, de las oportunidades laborales, afectivas, sexuales y de integración.

La persona con Diversidad Funcional tiene un funcionamiento distinto a la media social.

Discapacidad 01

Discapacidad 02

Discapacidad 03

Estacion Plus Crespo

Fuente de la noticia