En Santa Fe la policía no utilizará el protocolo de armas de fuego nacional

Información General 05 de diciembre de 2018
Lo confirmó Lifschitz al tomar distancia de la resolución que flexibiliza el uso de armamento letal para las fuerzas federales dispuesto por la Nación
0025039689
Contrapunto. El gobernador no vio con buenos ojos la resolución que adoptó la ministra de Bullrich, que otorga más poder a las fuerzas federales.

La provincia de Santa Fe rechazó implementar en Santa Fe el nuevo protocolo de utilización de armas de fuego que dispuso el gobierno nacional para las fuerzas federales, que flexibiliza su uso letal en caso de que "resulten ineficaces otros medios no violentos".
"Tenemos leyes vigentes, la Constitución provincial, una ley policial que establece obligaciones y competencias y no pretendemos más que eso", tomó distancia el gobernador, Miguel Lifschitz de la vecina provincia.
El bloque santafesino de Cambiemos apoyó la medida y planteó que lo ideal sería "poder instrumentarla" aquí, aunque previo a una profunda reforma policial. El contrapunto surgió por una resolución firmada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que habilita a partir de esta semana el uso de armas de fuego a las fuerzas federales "cuando resulten ineficaces otros medios no violentos".
La medida fue duramente cuestionada por organismos defensores de los Derechos Humanos, que llegaron a plantear que su implementación implicaba avalar el gatillo fácil y hasta la pena de muerte. La disposición nacional establece que el uso de armas letales es válido "en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves" o "para impedir la comisión de un delito grave, que presente peligro inminente para la vida o la integridad física de las personas".
La normativa considera "peligro inminente" cuando "se actúe bajo amenaza de muerte o de lesiones graves para sí o para terceras personas", o en caso de que "el presunto delincuente posea un arma letal, aunque luego de los hechos se comprobara que se trataba de un símil de un arma letal".
Ayer, Bullrich defendió el nuevo protocolo y advirtió que, desde ahora, los agentes federales "no van a tener que retroceder o esconderse, como hemos visto".
"Hasta ahora, un policía o miembro de una fuerza federal sólo podía tirar una vez que el delincuente hacía uso de su arma de fuego. Es decir, que estaba en una situación de no poder proteger a la sociedad o a las que podían ser víctimas", dijo la ministra. "Frente a un inminente peligro, el policía, gendarme o cualquiera de los miembros de la fuerza podrán hacer uso de su arma de fuego. Cuando hay un delincuente que se está escapando, podrá seguir la persecución hasta su detención", agregó la funcionaria.
Lifschitz puso reparos a la decisión ministerial. "Tenemos leyes vigentes, la Constitución provincial, una ley policial que establece obligaciones y competencias y no pretendemos más que eso", declaró el mandatario. "No tenemos prevista ninguna alteración respecto del accionar policial", destacó Lifschitz en declaraciones a Telefé Rosario. "Nuestra exigencia respecto a la policía es que actúe con firmeza, en el marco de la ley y de las normas vigentes y ninguna otra cosa adicional", agregó.
Por su parte, el líder de Cambiemos Santa Fe, el diputado Federico Angelini, destacó que esa bancada apoya abiertamente la medida dispuesta por Bullrich. "Es una medida pensada para ir con todo contra los delincuentes y proteger a los vecinos. Quienes la critican son los responsables de haber dejado a Rosario y Santa Fe como dos de los distritos más violentos de la Argentina", planteó.
Para el legislador del PRO, "lo ideal sería que la Policía de Santa Fe también aplique un protocolo similar. Pero no la actual policía santafesina, que tiene miembros sospechados de estar vinculados con el narcotráfico". Según Angelini, "para que la Policía de Santa Fe pueda aplicar este esquema hace falta una profunda reestructuración de la fuerza, como la que hace tres años se viene llevando adelante en las fuerzas federales".
 

"Traerá más violencia y abuso policial"
 
La titular del Servicio Público de Defensa Penal de Santa Fe , Jaquelina Balangione, cuestionó con dureza el protocolo de uso de armas de fuego para las fuerzas federales y advirtió que "es inconstitucional y lo único que traerá es más violencia y abusos policiales" En declaraciones a radio La Ocho, Balangione dijo que "comprende la posición de la gente de avalar este protocolo, porque es la que vive en sociedad y actualmente se registran muchos hechos de inseguridad".
La defensora provincial cuestionó a "los sectores políticos que con fines electores o desde un populismo punitivo hacen creer a la gente que si aumentamos las penas, llenamos las cárceles y les damos bandera libre a los policías" se solucionan los problemas de violencia.
"No estamos solucionando nada, esto va a traer más violencia, más enfrentamientos con la policía y mayor cantidad de casos de abuso policial", alertó. Para Balangione, "este protocolo no agrega nada y libera la posibilidad del uso del arma, que va a quedar al criterio discrecional de la policía. Aunque no dé la voz de alto, aunque el delincuente tenga un arma de juguete, le podrá disparar. Eso es llegar a la consagración de la pena de muerte potencialmente".
Por su parte, la diputada nacional y exjueza penal, Alejandra Rodenas, consideró que la medida representa un "retroceso total y absoluto". Y en esa línea argumentó su postura contraria a la medida: "La sociedad está reclamando mayor presencia del Estado, seguridad y eficacia a la hora de recibir por parte del Poder Judicial sanciones que sean justas. Todos estos reclamos son claros y justos, pero no nos tienen que hacer perder de vista que esto debe hacerse en el marco de las garantías constitucionales del principio de inocencia", enfatizó. Para Rodenas, "la política que promovió la ministra Bullrich implica el abandono del Estado de Derecho y un rechazo del concepto de Seguridad Democrática, que debería ser rector y fundamental en la materia".

UNO