"Boca no tiene purgatorio: es cielo o infierno"

Futbol 03 de enero de 2019
El flamante técnico del Xeneize definió como "una mezcla de orgullo y desafío" su llegada al club y aseguró que "no fue una decisión sencilla porque se cruzaban un montón de sensaciones".
0025190483

"Boca no tiene purgatorio: es cielo o infierno". Gustavo Alfaro fue categórico para definir su nuevo desafío, el más grande de su carrera, que es hacerse cargo de la dirección técnica del Xeneize. Lo hizo en una conferencia de prensa en La Bombonera en la que también participaron Daniel Angelici, presidente del club, y Nicolás Burdisso, quien hace pocos días asumió su cargo como director deportivo.
 
"Es una mezcla de orgullo y desafío estar acá; no fue una decisión sencilla la que tuve que tomar para venir a Boca porque se cruzaban un montón de sensaciones encontradas dentro mío", explicó el DT, quien tuvo que rescindir su contrato con Huracán. Además, aseguró que siente estar cumpliendo con un compromiso asumido con su padre, a quien años atrás le había prometido "llegar a lo más grande del fútbol argentino".

Relacionada:

Carlos GonzálezDe Crespo al banco técnico de Boca Juniors

Respecto a sus objetivos en el Xeneize, reconoció que "la vara está muy alta" luego del bicampeonato obtenido por Guillermo Barros Schelotto: "Obviamente Boca está obligado a ganar todo lo que juega, tenemos desafíos muy fuertes y grandes por delante, tenemos que tratar de cumplir con eso".

"Yo tuve que trabajar 25 años para llegar a un lugar como este, siento que he pasado por todas las etapas y siempre me ha costado y ha sido cuesta arriba", contó Alfaro, quien pasó por Rafaela, Quilmes, Belgrano, Olimpo, San Lorenzo, Arsenal, Rosario Central, Tigre, Gimnasia y Huracán.

UNO