Qué dice la autopsia de las nenas fallecidas en Nogoyá

Policiales 12 de enero de 2019
¿Qué causó la muerte de dos niñas, de 13 y 10 años, en los primeros ocho días del año en Nogoyá, y la internación, en el Hospital San Roque, de otros cinco niños, todos habitantes de la zona conocida como Villa Ghiano?
morgue

De momento, hay más preguntas que respuestas. El director de Epidemiología del Ministerio de Salud de Entre Ríos, Diego Garcilazo, dijo que como primera medida se acordó con el intendente Rafael Cavagna, medidas  que “tienen que ver con el manejo del agua segura, el cuidado respecto a la manipulación de alimentos y a la higiene en general”.

“Epidemiológicamente estamos dedicados a lo infeccioso, pero no descartamos ninguna posibilidad”, dijo el funcionario.

Salud dispuso enviar muestras de ejidos, sangre, materia fecal y líquido encefalorraquídeo de las dos niñas fallecidas -una el 1° de enero, la otra el miércoles 8- al Instituto Malbrán y también al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Emilio Coni de modo de poder establecer las causas precisas de esos decesos que conmocionaron a Nogoyá.

El deceso de la primera niña, cuyas iniciales son LPE, de 13 años, el 1° de enero, “se produjo por una hipertensión endrocraneana no traumática y sin evidencias cadavéricas de criminalidad”, dice la autopsia, practicada el 2 de enero en la Morgue Judicial de Oro Verde.

El informe forense se explaya: “Se llevó a cabo procedimiento autópsico a un cadáver de sexo femenino, de 13   años de vida, identificado policialmente, cuyo examen externo, interno y radiográfico no reveló signos de violencia física. Externamente el cadáver mostraba indicios de que la muerte se había producido por un episodio de naturaleza neurológica aguda demostrado principalmente por las características particulares de la rigidez cadavérica en ciertos sectores corporales simil ´espasmos cadavéricos´. A favor de la sospecha contribuyó la obtención del líquido cefaloraquídeo mediante punción (previo a la apertura) con un aspecto francamente hemorrágico”.

La autopsia descarta situaciones “traumáticas” o “tóxicas” como causales del deceso, y se inclina por motivos “clínicos o médicos”, terreno de incumbencia ya del Ministerio de Salud, “mediante la realización de las Autopsias Clínicas (para) intentar establecer el o los mecanismos de muerte que no aparezcan del todo claro en un primer momento para los profesionales intervinientes. De esta manera (siempre en ausencia de signos de criminalidad) la Autopsia Clínica es la que permitirá determinar la presencia de patologías preexistentes, enfermedades infecciosas, etc. mediante la los estudios complementarios (laboratorio bioquímico-bacteriológico) y microscópico de la totalidad de los órganos”.

Y concluye: “A modo de síntesis, el procedimiento autópsico permite afirmar preliminarmente que el deceso se produjo en ausencia de criminalidad, a raíz de una hemorragia subaracnoidea no traumática que generó el incremento de los valores tensionales intracraneanos, desencadenando una serie de complicaciones agudas que provocaron la muerte”.
 
En la segunda niña fallecida, cuyas iniciales son LMJ, de 10 años, el informe de autopsia concluye de manera parecida al primer caso:  la muerte de “se produjo por un edema agudo de pulmón causado por un episodio de hipertensión endocraneana  sin signos cadavéricos de criminalidad”.
 
“A modo de síntesis -señala el informe forense-, el procedimiento autópsico permite afirmar preliminarmente que el deceso se produjo por una hemorragia subaracnoidea masiva que desencadenó primero una hipertensión endocraneana y a consecuencia de ésta un edema agudo de pulmón que terminó provocando el óbito. El desencadenante de la serie de complicaciones observadas se intentarán dilucidar con el complemento fundamentalmente de los laboratorios de la Salud Pública (causa clínica de muerte)”.

Cinco internados

Salud dispuso el traslado de cinco menores, del grupo familiar de las dos niñas fallecidas, y su internación en el Hospital San Roque, en Paraná.

Un informe que dio a conocer la cartera que conduce Sonia Velázquez destaca:

* Paciente de 20 meses de edad, derivado desde el Hospital San Blas, por deposiciones con sangre. Ingresa de buen estado general, abdomen levemente distendido, hidratado. Por los antecedentes familiares patológicos, se decide internarlo en sala de cuidados progresivos 4. Se solicitaron estudios complementarios.
Se indicó el tratamiento apropiado en estos casos que incluye alimentación con lactancia materna y dieta astringente. Se encuentra estable, con buen estado general.

* Paciente de 2 años 10 meses de edad, derivado desde el Hospital San Blas, por fiebre, vómitos y diarrea sin sangre.  Ingresa de buen estado general, hidratado. Por los antecedentes de nexo epidemiológico, se decide internarlo en sala de cuidados progresivos 4. Se solicitaron estudios complementarios. Estable.

– Paciente de 3 años, derivado desde el hospital San Blas, por deposiciones con sangre. Ingresa de buen estado general, hidratado y buena tolerancia oral. Por los antecedentes familiares patológicos, se decide internarlo en sala de cuidados progresivos 4. Se solicitaron estudios complementarios. Se indicó el tratamiento apropiado en estos casos que incluye alimentación dieta acorde. Estable.

* Paciente de 9 años, proveniente de la ciudad de Nogoyá con un antecedente personal patológico de enfermedad diarreica aguda con sangre (con buena evolución clínica). Ingresa de buen estado general, hidratada. Por los antecedentes familiares, (si bien no son del mismo barrio que los primeros) se decide internarlo en sala de cuidados progresivos 4 para observación y continuar tratamiento.

* Paciente de 4 años, proveniente de la ciudad de Nogoyá, derivada del Hospital San Blas, por un cuadro de diarrea de 4 días de evolución y antecedentes familiares patológicos, (si bien no son del mismo barrio que los primeros). Continúa con diarrea sin sangre, febril, abdomen no doloroso, buena tolerancia oral.

Se solicitaron estudios complementarios donde se encontró en la orina una probable infección urinaria (pendiente urocultivos para confirmación). Continúa con tratamiento apropiado que incluye venoclisis para hidratación, y dieta astringente.

Los cinco pacientes, indicaron desde Salud, se encuentran estables, de buen ánimo, bajo estricto cuidado y control de parte de los profesionales médicos, y por ahora en la sala común de cuidados progresivos. (Entre Ríos Ahora)