El San Martín de Tucumán de Caruso le ganó a Huracán y sueña con la permanencia

Futbol 10 de marzo de 2019
El "Santo" de Caruso Lombardi triunfó 3-1 con goles de Matías García, Nicolás Giménez y Luciano Pons; Andrés Chávez anotó el empate parcial para el "Globo" de Mohamed, que quedó al borde de perder su puesto clasificatorio a la próxima Sudamericana

El duelo entre dos equipos que no marchan bien en la Superliga se lo llevó San Martín de Tucumán, que de la mano de Ricardo Caruso Lombardi venció por 3 a 1 a Huracán y sueña con la salvación.
 
En el estadio Tomás Adolfo Ducó,  el "Santo" ganó con goles de Matías García, Nicolás Giménez y Luciano Pons; Andrés Chávez había igualado de manera transitoria para el equipo del "Turco" Mohamed que quedó al borde de perder su puesto clasificatorio a la próxima Copa Sudamericana. . Este juego correspondió a la fecha 22 del torneo doméstico contó con el arbitraje de Andrés Merlos (televisó TNT Sports).
Desde que Antonio Mohamed asumió en el Globo, su equipo apenas pudo ganar en una ocasión: fue ante Rosario Central por el torneo local. Fueron nueve partidos en los que cosechó además tres empates y cinco derrotas, incluida la última por Copa Libertadores contra Cruzeiro.

El conjunto del Turco mereció mejor suerte ante los brasileños pero no pudo levantar, algo que tampoco pudo encontrar en Parque Patricios donde se despidió con insultos de su gente. Huracán se mantiene en zona de Copa Sudamericana 2020, pero podría perder ese lugar de privilegio si Unión le gana a Tigre, este lunes en Victoria.
Diferente es el panorama del Santo tucumano, que llegó tras clasificarse a los 16avos de final de la Copa Argentina ante Agropecuario en la tanda de penales. Ricardo Caruso Lombardi se estrenó el fin de semana pasado con una caída ante Lanús y sabe que no tiene margen de error para torcer la historia y mantener a los suyos en la máxima divisional.

Ahora, a San Martín se le viene Boca en La Ciudadela sin margen de error. Como el versátil entrenador reconoció: "Lo bueno de todo esto es que esta mañana quedaban cuatro finales y ahora faltan tres".
El primer tiempo forjó un partido con poco juego pero algunas emociones por lo que se jugaba el equipo tucumano, a todo o nada. Huracán, con equipo suplente por el compromiso del jueves en Ecuador ante Emelec, por la Copa Libertadores, tomó la iniciativa pero sin ideas para romper el cerco defensivo planteado por Caruso Lombardi.
El plan del multifacético entrenador empezó a funcionar cuando Patricio Toranzo perdió la pelota en mitad de cancha ante la presión de los volantes visitantes y salió el contraataque que finalizó Matías García con un zurdazo cruzado e inatajable para Fernando Pellegrino. El murmullo y la impaciencia de los hinchas locales se empezó a sentir en el estadio Tomás Adolfo Ducó, pero rápidamente, a los 23 minutos el propio Toranzo lanzó un pelotazo largo para Andrés Chávez, que dejó fuera de acción a Rodrigo Moreira a pura potencia y con un tiro cruzado estampó la igualdad. Después de los goles el desarrollo entró en una meseta y ambos equipos se dividieron la pelota y exhibieron sus limitaciones para generar peligro en el área rival.
 
El "Globo" llegó así a su séptimo partido sin triunfos y se fue silbado por su público, mientras que el "santo" logró un triunfo clave, el primero en el año. Huracán cayó del cuarto al noveno puesto con el "Turco" Antonio Mohamed como entrenador y ya se empieza a despedir de la posibilidad de clasificarse a la próxima Copa Libertadores 2020.
No obstante, Huracán participa de la presente edición y por eso guardó a la mayoría de los titulares para el cruce del jueves, en Ecuador, ante Emelec, luego de perder por 1-0 de local en el debut frente a Cruzeiro de Brasil. Y todo esto fue consecuencia de que en el segundo tiempo el "Ciruja" tucumano fue práctico y jugó el partido como una final, porque así lo era, por lo que salió a llevarse puesto al local y el premio llegó temprano, porque a los 3 minutos llegó el penal de Carlos Araujo que luego Giménez cambió por gol.
 
Huracán tuvo el empate en varías oportunidades pero volvió a fallar en el área rival y también en la propia porque, a los 27, el debutante central Lucas Merolla pifió en la salida y permitió el gol de Luciano Pons tras el pase de Vitale.
La impaciencia y el fastidio de la gente de Huracán volvió a sentirse en el estadio ante un equipo que estaba acostumbrado a ganar el año pasado y era uno de los animadores con Gustavo Alfaro, pero hoy ya empieza a agarrarse fuerte para no caerse de la zona de Copa Sudamericana 2020.
Por su parte, San Martín tiene una vida más, aguardará un tropiezo de Tigre y en la próxima fecha recibirá a Boca en "la segunda final", Caruso Lombardi dixit

Infobae