"Despertar Feminista Crespo" celebró que el acoso callejero se haya convertido en delito

Crespo 22 de abril de 2019 Por
Con la nueva ley nacional, silbidos, piropos subidos de tono o señas ofensivas, son motivo suficiente para que las mujeres denuncien a quien los profirió. Estas conductas fueron incorporadas al abanico de situaciones que configuran "Violencia de Género".
acoso callejero 02

Días pasados, el Senado de la Nación aprobó por unanimidad y convirtió en Ley, una modificación a la Ley 26.485, afirmando que el "Acoso Callejero" es una modalidad de violencia contra la mujer. Textualmente indica que refiere a aquella violencia "ejercida contra las mujeres por una o más personas, en lugares públicos o de acceso público, como medios de transporte o centros comerciales, a través de conductas o expresiones verbales o no verbales, con connotación sexual, que afecten o dañen su dignidad, integridad, libertad, libre circulación o permanencia y/o generen un ambiente hostil u ofensivo".

Desde el ámbito local, grupos que se embanderan tras la lucha por los derechos de las mujeres, celebraron la sanción definitiva de esta Ley, entendiendo que la situación no es ajena a las calles crespenses ni a los espacios de concurrencia masiva. Micaela Espíndola, integrante del grupo "Despertar Feminista Crespo", en diálogo con FM Estación Plus Crespo comentó: "La noticia es súper positiva. Nos contenta mucho porque está bueno que se legisle sobre esta cuestión. Es una herramienta que ahora tenemos para poder defendernos. Representa contar con la posibilidad de poder recurrir a la justicia ante estas situaciones, es un avance muy importante en materia de derechos. Había un vacío legal que ahora está cubierto y que nos empodera como mujeres, nos sentiremos un poquito más seguras". 

En cuanto a los episodios, relató: "En el acoso se manifiesta la libertad que sienten algunas personas de decirnos cosas que no queremos escuchar. Por ahí se conoce como 'piropo', pero no precisamos una opinión sobre nuestra apariencia. No es necesario. Nadie se los pide. Hay mujeres que necesitan de la aprobación de otra persona para sentirse bien consigo misma, pero hay muchas a las que les incomoda, que no les gusta. Además es una sensación de que no se sabe hasta dónde van a llegar las intenciones de la otra persona que protagoniza el acoso callejero. Hablamos continuamente en el grupo de estas situaciones y las chicas expresan sus testimonios. Es una forma de sentirse apoyadas y entendidas en el grupo, porque por ahí hay familias que no le dan demasiada importancia. El acoso callejero existe en Crespo y va desde un grito hasta algún manoseo del cuerpo".

Espíndola confirmó que el grupo Despertar Feminista Crespo está organizando actividades públicas, tendientes a difundir los alcances de la nueva ley.

Sobre el tema existen diversas miradas, sobre lo cual la integrante del grupo sostuvo: "A una persona que le incomoda que opinen sobre su apariencia en la calle, no le importa si quien lo dice anda en bicicleta o en un auto importado. Están muy errados los que tienen esa idea. Nos pasa a todas. Si una va caminando sola en la calle, por más alta gama que sea un vehículo, si nos grita o circula lento a la par o se ofrece para acompañarnos hasta casa, incomoda de la misma manera que quien circula en bicicleta. El malestar es el mismo". Continuando con esa línea de pensamiento, Micaela agregó: "Nadie te recita un verso de Pablo Neruda. Más bien son expresiones groseras y que crecen en el nivel de violencia. Alguien se siente con poder de decir lo que quiere y eso no está bien".

acoso callejero 01

Muchos hombres optan por los piropos subidos de tono como un modo de establecer un primer contacto y buscan "encarar" a una chica, situación sobre la que Espíndola indicó: "Lo correcto es que un hombre se acerque y te pregunte si te puede decir algo. Si una le da el consentimiento, se lo dice y sino, no. Será que no quiere escuchar su comentario o no le interesa su opinión. La mujer no se siente atraída por un grito que parece ser piropo. Hay quienes lo toman como halago, pero por ahí habría que profundizar en que por qué hay mujeres que necesitan la aprobación de un desconocido para elevar su autoestima. No me parece del todo bien, sino innecesarios. Los hombres deberían acercarse con el debido respeto y pedir o esperar el consentimiento. Quizás esta ley es un puntapié para que comiencen a replantearse qué pueden hacer para conquistar a una chica si en verdad les interesa, sin gritarle y hacerle pasar un mal momento. La nueva ley es positiva en ese sentido", concluyó.

Estacion Plus Crespo

Fuente de la noticia

Boletín de noticias