Japón comenzó una nueva era imperial tras la primera abdicación en 200 años

Internacional 01 de mayo de 2019
El soberano Akihito concluyó este martes las ceremonias de abdicación tras 30 años de reinado, cediendo en vida el trono del Crisantemo el miércoles a las 00 local, en la primera abdicación en Japón en más de dos siglos.
0036517501

Naruhito se convirtió en el nuevo emperador de Japón tras la abdicación de su padre, con lo que se abre una nueva era bautizada Reiwa ("Bella armonía").
Japón entró así en el año 1 de la nueva era imperial Reiwa, después de tres décadas de era Heisei ("logrando la paz").

El momento es histórico -se decretaron diez días de vacaciones excepcionales- pero el cambio de soberano se llevó a cabo discretamente, tras las puertas cerradas del palacio.

En los alrededores de este sitio protegido del centro de Tokio, donde se reforzó la presencia policial, no se congregó en cambio ninguna multitud para marcar a media noche el advenimiento de Reiwa.

Solo algunos japoneses se desplazaron a pesar de la lluvia para inmortalizar el cambio de era.

Otros se dirigieron hacia la torre Tokyo SkyTree, la más alta de la ciudad, para asistir a una cuenta atrás. En los barrios festivos de la capital los bares se unieron a la celebración, salpicada de escasos altercados entre nacionalistas y militantes de extrema izquierda.

Desde hace un mes, las tiendas pusieron a la venta objetos conmemorativos especiales y proponen rebajas "Heisei/Reiwa".

Hubo parejas que eligieron casarse en esta noche especial, en la que las cámaras de televisión toman imágenes igualmente de los últimos bebés de Heisei y los primeros de Reiwa.

Luego de una era imperial marcada por numerosas catástrofes naturales, desde el sismo de Kobe en 1995 hasta el tsunami del noreste en marzo de 2011, pasando por el estallido de la burbuja financiera e inmobiliaria, muchos son los que esperan que Reiwa sea "más segura, más calmada".

El martes por la tarde, Akihito, de 85 años, cerró su reinado en una corta ceremonia de apenas diez minutos en el Salón del Pino (Matsu-no-Ma), considerado el más elegante salón del palacio imperial.

Con un traje chaqué, pronunció un breve discurso: "Expreso desde el fondo de mi corazón mi gratitud al pueblo de Japón que me aceptó como símbolo del Estado y me apoyó", leyó, en alusión a su papel inscrito en la Constitución, en vigor desde 1947 y en la que el emperador dejó de tener un estatuto de semidiós.

En un emotivo momento, tendió la mano a su esposa desde hace 60 años, Michiko, cuando esta descendía de la tribuna, y quedó inmóvil un instante mirando hacia los asistentes, antes de abandonar la sala inclinándose delante de los 300 invitados.

Al contrario que en 1989 (muerte de Hirohito, también llamado emperador Showa), 1926 (muerte del emperador Taisho) o 1912 (muerte del emperador Meiji), el paso de Akihito a Naruhito se desprende de una ley de excepción hecha a medida.

A mediados de 2016 el emperador dijo que quería dejar el trono porque ya no podía ejercer "en cuerpo y alma" debido a su edad y a su estado de salud.

La pareja imperial goza de gran respeto en su país por su cercanía a los ciudadanos. La emperatriz Michiko despierta "gran entusiasmo" y él supo ganarse el afecto "por ejemplo estrechando manos", precisa Hideya Kawanishi, profesor de la universidad de Nagoya.

Pasan ahora a ser emperador y emperatriz eméritos y ceden el palacio imperial a Naruhito y a su esposa Masako, de 59 y 55 años respectivamente.

En el muy esperado primer discurso de Naruhito el miércoles, después de su coronación, este debería dejar entrever el carácter que quiere dar a su reinado.

Akihito trabajó para conferir al rol constitucional una esencia de "símbolo de la unidad del pueblo", y Naruhito promete seguir los pasos de su padre. Ha dejado claro que continuará obrando para que las generaciones futuras conozcan los abusos cometidos por Japón durante la guerra y apoyando a las víctimas de catástrofes naturales.

Ambito.com

Boletín de noticias