Aceptó ser condenada por cobrar una pensión de 845 pesos pese a tener trabajo

Policiales 15 de mayo de 2019
La mujer dijo que recibió la asistencia del Congreso nacional porque "no tenía ni para comer". Acordó recibir una pena de prisión condicional
0025759955
Abreviado. El Tribunal Oral Federal de Paraná homologó el acuerdo al constatar probado el delito. Abreviado. El Tribunal Oral Federal de Paraná homolo

Una mujer que cobraba una pensión asistencial otorgada por el Congreso nacional, fue condenada a dos años de prisión condicional, tras un juicio abreviado. La imputada nunca negó lo que hizo, pero lo justificó en su situación económica y sostén de su hogar. Se trató del delito de Defraudación a la administración pública, por los cobros indebidos ocurridos en 2011, en Gualeguaychú.
El monto que percibió la mujer es insignificante respecto de otras causas por el mismo delito que se investigan en la provincia, no obstante se trata de una conducta delictiva que fue denunciada por un vecino, por lo cual la Justicia procedió.
La imputación fue "haber defraudado a una administración pública, toda vez que el 28 de octubre de 2011, F. O. presentara una denuncia ante la comisaría quinta de la Policía de Entre Ríos, con asiento en la localidad de Pueblo General Belgrano. En tal oportunidad el denunciante manifestó que personas desconocidas habrían dejado de su puerta 'un folleto en el cual se encuentran varios nombres de personas que supuestamente son pensionadas y las mismas no necesitarían tal pensión ya que tendrían muy buen sustento económico'".
En la investigación de la denuncia, se acreditó "el efectivo otorgamiento de una pensión graciable otorgada por el Congreso de la Nación a favor de V.S.M.B. por un monto de 845,15 pesos y que, durante los meses de abril, mayo, junio, julio, agosto y septiembre de 2010, la procesada percibió, además del socorro indicado, otros ingresos por la realización de actividades laborales, en violación del régimen de incompatibilidades que regula el otorgamiento del beneficio estatal", se indicó en el fallo.
Cuando fue citada a declarar, allá por 2011, la mujer habló y contó: "Mi situación económica era supermala, no tenía ni para comer, tenía una nena para alimentar, que trabajaba en gastronomía y en temporada de verano". Y más adelante describió cómo fue que comenzó a percibir la pensión graciable: "Mi cuñada tenía su marido que era político y me la ofreció; debido a mi situación económica y de salud, eran más los días que no trabajaba, que acepté. La cobré por dos años y algo, hasta 2010. Luego ella me ofreció otra pensión a nombre de mi hija. Ella empieza a cobrar la que estaba a mi nombre y con mi tarjeta. No se firmaban recibos, sacaba directamente con tarjeta. Yo no cobré más la que estaba a mi nombre. Nunca más agarré un peso de esa pensión. Yo igualmente estoy totalmente agradecida a ella porque en ese momento era desesperante mi situación. Yo no robé, ni me quedé con nada que no correspondiera. Cuando me la otorgaron no tenía otra alternativa".
No obstante, más allá de la argumentación, las pruebas demostraron que el delito fue cometido: "Los documentos son evidencias irrefutables que permiten afirmar que (la mujer) percibió una pensión graciable al mismo tiempo que percibía haberes por su trabajo en gastronomía, durante los meses de marzo a septiembre de 2010, situación en absoluta incompatibilidad con la ley de presupuesto", sostuvo la sentencia del Tribunal Oral Federal de Paraná.
"Más allá de todos los datos que provienen de funcionarios públicos pertenecientes a Anses, existe una expresa confesión de la imputada que da cuenta de haber intervenido en el plan para percibir ilegalmente cierto beneficio estatal, destinado a aquellos ciudadanos que se encuentran desprovistos de ingresos para su subsistencia, pues percibía una retribución salarial", concluyó el fallo.

UNO