Oficializaron postergación del aumento de un impuesto al combustible

Economía 30 de mayo de 2019
La decisión no evita la entrada en vigencia del Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), que apenas encarecerá 63 centavos el gasoil y 74 centavos las naftas, ni que las petroleras ajusten los valores en los surtidores este fin de semana por efecto de la devaluación pasada.
0036370745

El Gobierno nacional oficializó este miércoles la postergación hasta el primero de julio del incremento en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), según consta en el Decreto 381 publicado en el Boletín Oficial.
 
La norma fue bautizada “Diferimiento de la actualización de los montos fijos del impuesto sobre los combustibles líquidos” y lleva la firma de Mauricio Macri, Marcos Peña y Nicolás Dujovne.

Como anticipó este medio, la decisión no evita la entrada en vigencia del Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), que apenas encarecerá 63 centavos el gasoil y 74 centavos las naftas, ni que las petroleras ajusten los valores en los surtidores este fin de semana por efecto de la devaluación de los últimos 60 días.

Fuentes del mercado anticiparon a ámbito.com que a pesar de la medida del Poder Ejecutivo, las compañías productoras de hidrocarburos evalúan aplicar un incremento de entre 2% y 3% en los próximos días. Se estima que el atraso total en las bocas de expendio todavía ronda el 20%. En lo que va del año el dólar subió de $ 38,80 a $ 45,80 (18%), mientras que el Brent escaló de u$s 53,80 a u$s 69 (28%).

La reforma tributaria vigente establece un alza automática cada tres meses del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y del Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), según la variación de la inflación minorista que mide el INDEC. En este caso, el primer trimestre de 2019 acumuló una suba de 11,8%. Sin embargo, el Gobierno decidió posponer el ajuste impositivo para aliviar la presión inflacionaria.

El Decreto de Macri, Peña y Dujovne lo justifica: "Las circunstancias actuales y la necesaria estabilización de los precios ameritan que la actualización realizada en el mes de abril de 2019, surta efectos a partir del 1° de julio de 2019, inclusive".

Con esta medida, el impacto del IDC en las naftas alcanzará $ 0,599 por litro y en el gasoil a $ 0,703. Si se aplicaba la suba al ICL, la actualización debería ser $ 1,095 para naftas y $ 0,725 para el gasoil.


Presión impositiva
Desde que el exministro de Energía Juan José Aranguren liberó el mercado de los combustibles, el precio se determina por cuatro variables: la cotización del crudo Brent, el tipo de cambio, los biocombustibles y los impuestos.

Un reciente estudio elaborado por la consultora Economic Trends para la Federación de Expendedores de Combustibles del Centro del País (Fecac) reveló que en el último año de los $ 800 que se encareció el llenado de un tanque promedio (se pasó de $ 1.400 a $ 2.200), unos $ 720 corresponden a la devaluación. Los restantes $ 80 se adjudican a los otros tres factores juntos.

Son embargo, los estacioneros alertan por la fuerte presión impositiva en el sector. “La carga final en el precio del combustible es mucha y muy fuerte. El Gobierno debería tomar nota de este impacto y debería bajar la presión, para que luego baje al consumidor”, afirmó Gabriel Bornoroni, presidente de la Fecac, a ámbito.com.

“La presión impositiva del sector es de casi 40%, si se suman los Impuestos a los Combustibles Líquidos, el Impuesto al Dióxido de Carbono, el Impuesto a las Ganancias, el IVA, las contribuciones patronales, Ingresos Brutos, comercio e industria de cada provincia y el Impuesto al Cheque o los débitos y créditos”, agregó.

Ambito.com

Boletín de noticias