"Yo lucho para que esto cambie o desaparezco, y no voy a desaparecer sin dar batalla", dijo un productor de Colonia Merou movilizado en el Túnel

Entre Rios 10 de julio de 2019 Por
Desde el punto de protesta, Fabio Schneider criticó duramente la postura del gobierno entrerriano y bregó por una pronta solución. "Hoy nos condena vivir al lado de una escuela. Lo que antes era una alegría, hoy nos está perjudicando", afirmó en relación a la prohibición de aplicar fitosanitarios.
Movilización productores Túnel

Tal como lo habían anunciado, productores entrerrianos se manifestaron en el acceso al Túnel Subfluvial, donde protagonizaron un asentamiento y volanteada a la vera de la ruta, sin corte de circulación vehicular. La medida es en rechazo al fallo que establece la prohibición de realizar aspersiones aéreas a 3.000 metros circundantes a escuelas rurales, y a 1.000 cuando la fumigación es terrestre.

A poco de iniciada la manifestación, Fabio Schneider, productor tambero de Colonia Merou e integrante de Federación Agraria Argentina - Filial Crespo, en contacto con FM Estación Plus Crespo, analizó la estrategia del sector: "Se está haciendo una volanteada para concientizar a la sociedad, porque la verdad es que muchas veces nos tratan mal, creen que todos somos envenenadores o que tenemos pool sojeros. Yo soy un tambero y también me afecta tremendamente. Hoy nos condena vivir arlado de una escuela. Lo que antes era una alegría, hoy nos está perjudicando y es por el capricho del gobierno, que no quiere resolver el problema".

"Queremos que nos dejen vivir en el campo, que podamos producir orgánicamente o con alguna alternativa, pero nos prohíben toda aplicación. Nuestra tecnología está aprobada por Senasa. Nadie dice que estamos echando agua bendita. Sabemos que son productos químicos, que tienen su peligrosidad, pero bien usados, con las buenas prácticas, el impacto ambiental es muy bajo", afirmó el hombre de campo, acotando que han requerido certificaciones en los hospitales y centros de salud, los cuales informaron que no han atendido casos vinculados. En sentido similar se han expresado directivos de escuelas rurales de la zona, ratificando que sus alumnos no están siendo afectados. "A nosotros hoy nos prohíben vivir en el campo, pero no hablan de prohibir los autos, que contaminan mucho más", acotó Schneider.

Los ruralistas aguardan una decisión del Ejecutivo de Entre Ríos y en cuanto a la situación administrativa y legal de la situación, comentó: "Hace un buen tiempo se trabajó en una Ley para reemplazarla. En el Congreso, la línea de los K la plancharon para que no salga. Después el gobernador sacó un decreto y la justicia, por el grupo 'Basta y Basta' y Agmer, lo voltearon. Y así estamos. Ahora hay un decreto nuevo, que parece lo están escribiendo como si fuera la traducción de la Biblia del hebreo al ruso, porque hace como dos meses que nos tienen a las vueltas y no lo sacan, como para reglamentar esto y seguir trabajando; y en el mientras tanto poder ir adaptando todo para dejar contento a todo el mundo". En esa línea de pensamiento, agregó: "Esto es poner al campo de rodillas, basurearnos, pero siempre fue lo mismo. La dirigencia política nos abandonó y nos quieren hacer enfrentar con la sociedad. En provincias con gobiernos serios ya se resolvió el problema, no hay más conflicto. Acá tenemos un gobierno débil y está manejado por otros sectores del poder, no les importa cómo estamos los ciudadanos".   

En cuanto a la repercusión de la presencia de los hombres y mujeres del campo en el acceso al Túnel Subfluvial, Schneider manifestó: "La gente está predispuesta a recibir el volante, muchos incluso consultan para saber bien sobre el tema. Cuando ven la fotografía de las 832 escuelas, dicen 'no puede ser que en Entre Ríos hagan esto por semejante capricho'. Nos falta concientización, porque a la sociedad se la ha enfrentado al sector productivo y ese es un gran problema. La gente no se da cuenta todo lo que hay detrás de todo esto, negocios inmobiliarios, productores que desaparecieron, como los tamberos, que creo que es uno de los trabajos más sacrificados del campo".

Sin descartar nuevas acciones, el productor de Colonia Merou marcó su compromiso para con el objetivo que persigue el sector: "Es la realidad que nos toca vivir hoy y nos tenemos que defender. Yo lucho para que esto cambie o desaparezco, y no voy a desaparecer sin dar batalla. Estos no nos llevan a otra circunstancia que tener que defendernos. Le pregunto a la gente: ¿Qué harían si atentan contra sus hijos? Acá atentan contra la memoria de mis abuelos, de mis padres, y el futuro de mis hijos. Estoy convencido que si el pueblo nos apoya, capaz no tengamos que volver nunca más a la ruta, pero si estamos solos y somos poco, va a ver que luchar", concluyó.  

Estacion Plus Crespo

Fuente de la noticia

Boletín de noticias