Causa Celis-Varisco: el concejal Hernández rompió el silencio desde la cárcel

Entre Rios 01 de septiembre de 2019
"Sobre mi persona pesa una presunción equivocada basadas en las falsedades de una persona imputada", manifestó Hernández. "Nunca en mi vida consumí drogas, los resultados de análisis lo confirmaron", anadió
0023934785

El concejal de Paraná por Cambiemos Pablo Hernández rompió el silencio desde la cárcel, con una nota a la que accedió Ahora. Hernández está encarcelado desde el 4 de junio de 2018, en el marco de la causa que investiga los presuntos vínculos entre la gestión municipal de Paraná y una megabanda de narcotraficantes, liderada por Daniel "Tavi" Celis.

"Señores, voy a contar mi historia, algunos sin conocer la realidad y sin ponerse en mis zapatos la cuentan a su manera", comienza el escrito de tres páginas, titulado "Una larga confusión".

"Hace 453 días que me encuentro privado de mi libertad por una mirada equivocada sobre mi persona. Esta herida se cerrará cuando se haga estricta justicia, cuando se arribe a la verdad y los verdaderos responsables sean condenados en un juicio justo conforme la ley", continúa el texto.

"Sobre mi persona pesa una presunción equivocada basadas en las falsedades de una persona imputada. En su casa se encontraron drogas, dinero y armas. Además, un cuaderno en el cual de forma intencional estaba anotado mi apellido y el de tres políticos más junto a iniciales en un círculo. Se presumió que los únicos apellidos en esas anotaciones eran de adquirentes de sustancias, cuando leyendo la totalidad de las anotaciones surgía claramente que los verdaderos adquirentes eran los de las iniciales que concordaban con el resto del cuaderno", detalla el escrito.

En ese sentido, añade: "No se investigaron el resto de los nombres y apodos anotados. Lo sorprendente o premeditado es que ahí no figuraban otros apellidos. Al día de hoy me pregunto y me repregunto: ¿cuál era su intención o cuál fue su motivo para cometer esa locura? ¿Por qué no se buscó la verdad por quienes debían investigar? ¿Por qué no se amplió la investigación tal como lo solicitó la Cámara de Casación?".

En otros tramos, el escrito repasa la trayectoria política de Hernández, que comenzó en 1995, con su "primera reunión política". Tras perder las distintas elecciones en las que fue candidato, en 2015 logró "el honor de acceder a la concejalía por el respaldo de más de 70 mil vecinos paranaenses". "Por el despacho que se me asignó para cumplir la función de concejal, pasaron cientos de militantes y personas con sus problemas".

Su detención
A continuación, el concejal dedicó tres párrafos a narrar lo ocurrido el 4 de junio de 2018, cuando realizó la declaración indagatoria en carácter de imputado en los Tribunales Federales de Paraná. Tras la audiencia, salió esposado.

"Siempre teniendo conocimiento de mi inocencia y la conciencia tranquila, me presenté a colaborar con el juez instructor cuando fui convocado, no tenía nada que ocultar ni especular, respondí todas las preguntas que me hizo. En forma contundente le expresé que no tenía ninguna relación con lo que se me imputaba. Fue en ese momento que tomé conocimiento que se me acusaba de adquirente y colaborador en una investigación de Narcotráfico", se lee en el escrito.

"Nunca en mi vida consumí drogas, los resultados de análisis que me efectuaron antes de declarar lo confirmaron en los días siguientes. Declaré que nunca compré, que nunca vendí y manifesté que ni siquiera conocía la sustancia. Expliqué todo lo que se me preguntó. Allí mi sorpresa fue la disposición injusta que se resolvió amparándose en una presunción equivocada y arbitraria por la cual me privaron de mi libertad. Fue tan grande la confusión que hasta le pedí a quien tomó esa determinación que investigara la realidad y que buscara los verdaderos responsables", continúa.

Sobre su familia
Finalmente, se refiere al dolor que provocó su detención a nivel familiar. "Recibí asistencia psicológica ya que no podía nombrar el nombre de mis hijos sin llorar cuando se me consultaba", detalla y relata además la muerte de su padre: "Llegó el día 448 y quiso el destino que sea ese día el último que lo viera con vida. Fui llevado de urgencia a despedirlo en la Terapia de la Clínica Modelo. Cuánto dolor. Mi viejito esperaba que llegue la justicia, pero esta se demoró". "Dios también tenía en sus planes llevarse en el mismo velatorio, en mi presencia, a mi querido padrino, el hermano de mi padre, él que siempre fue un ángel en vida", lamenta en la carta abierta.

"Pese a todo, estoy de pie ante esta injusticia que estoy viviendo, combatiendo esta gran depresión del alma, alimentándome de la fuerza y el amor que me dan mi familia, amigos y allegados, que me visitan, me llaman por teléfono y oran por mí. Más de una vez miro el cielo solicitando a Dios que pronto haga justicia, que la verdad salga a la luz y me devuelva mi libertad, lo cual será decisivo en mi vida", concluye.

Boletín de noticias