Además del vínculo, buscan probar la alevosía en el asesinato

Policiales 04 de enero de 2018
Ambos agravantes llevarían a Nahir Galarza a prisión perpetua por el asesinato de Fernando Pastorizzo. El lunes peritarán los celulares
0022457131
Todas las estrategias y declaraciones que se escuchan desde las dos partes acerca del crimen del que habla el país tienen de fondo la mira puesta en el mismo objetivo: cuánto tiempo pasará Nahir Galarza tras las rejas. Si los próximos 35 años en caso de recibir una pena de prisión perpetua, o en el margen de ocho a 25 años si se determina que fue un homicidio simple. La Fiscalía sostiene que está casi demostrado (espera una pericia clave) que existía un vínculo actual entre la joven y Fernando Pastorizzo, requisito para demostrar el agravante que implica la máxima pena. Pero además, el fiscal Sergio Rondoni Caffa está en busca de evidencias que permitan corroborar o descartar otro agravante del delito de homicidio por el cual también podría pedir la perpetua: la alevosía. No será sencillo. Por su parte, el abogado defensor Víctor Rebossio planteó claramente las estrategias de la legítima defensa y de las circunstancias de atenuación de la pena por violencia de género.
El lunes comenzará la pericia sobre los celulares de Galarza y Pastorizzo. La Fiscalía espera encontrar un mensaje de texto que confirme su hipótesis de la relación de pareja vigente. Es que hay testimonios que lo sostienen y otros que plantean que en el último tiempo no tenían un vínculo estable. Incluso hay publicaciones en Twitter de la víctima que evidencian un quiebre un tiempo antes. Pero la noche del hecho estuvieron juntos, y todavía no está todo dicho. Por esto, las palabras utilizadas por Fernando y Nahir al comunicarse por mensajes o audios podrían revelar en qué tipo de relación estaban el jueves 28 de diciembre.
Más difícil será encontrar elementos que permitan acreditar la alevosía en el asesinato. Es decir, las circunstancias por las cuales la autora del homicidio se asegurara el resultado de la muerte de la víctima, sin posibilidad de defensa: a traición y sobre seguro, se suele decir. En este sentido, la hora y el lugar elegidos para efectuar los dos balazos mortales (alrededor de las 5 en calle General Paz y Artigas), así como la mecánica del ataque aún no establecida fehacientemente, entre otras cuestiones, podrían aportar a esa calificación del delito. Pero la alevosía es muy pocas veces planteada, por las dificultades de demostrarla. Un antecedente cercano es la condena a prisión perpetua dictada contra Facundo Bressan en Paraná por el femicidio de Priscila Hartmann.
El defensor Rebossio habló ayer con LT 39 Radio Victoria y brindó fuertes declaraciones. Afirmó que Nahir Galarza "estuvo mano a mano con situaciones difíciles, hoy está detenida pero probablemente sea víctima de violencia de género". E insistió: "Acá había violencia y violencia brava, que está dentro del expediente. La sociedad demanda respuestas y está detenida esperando ser escuchada. Al momento que ella tenía el derecho de prestar declaración estaba muy mal, no estaba en sus cabales. La dieron de alta por empujones porque había marchas populares. La sociedad está demandando una sentencia cuando todavía no se produjo el juicio".
Asimismo, Rebossio aseguró: "En Gualeguaychú nos conocemos todos", por lo que sabe Facundo y Nahir "se mataban a palos". En este sentido, disparó: "La regla hubiera sido que Nahir debiera estar enterrada y no Fernando, pero quizás Nahir tomó la delantera y logró darle solución al tema".
El defensor descarta el vínculo, porque la imputada dijo sobre la víctima: "No era mi pareja, yo no sentía nada por él, él me seguía y molestaba". "No eran pareja, habían tenido una relación años antes, se había terminado. Se juntaban por ahí a tomar algo, era una relación enfermiza", aseguró el abogado.
Sin embargo, lo que se ha podido reconstruir hasta ahora de lo ocurrido en la madrugada del viernes 29 de diciembre hace sospechar que la acusada, en vez de reaccionar ante una agresión del momento, pergeñó el crimen. Primero se habían reunido en la casa de Fernando y luego se fueron a la casa de Nahir. Antes de amanecer, se subieron a la moto del joven y salieron. La mujer ya le había sacado el arma reglamentaria calibre 9 milímetros a su padre policía, Marcelo Galarza, y la llevaba consigo. El fiscal entiende que nadie sale con un arma de la cual no es portador si no es para usarla. Un principio dramático elemental sobre los elementos de una escena.
A unas 20 cuadras de su casa, Nahir disparó. No se sabe aún si en marcha o si se detuvieron en ese lugar y luego lo mató. Sí está acreditado que Fernando recibió un disparo en el pecho y otro en la espalda, pero cuando se tenga el informe completo de la autopsia se podría saber cuál de los dos fue primero, lo que no da igual. La joven regresa a su casa caminando. Esa mañana declara en la Fiscalía, muy compungida por la muerte de Fernando. Dijo que habían estado en su casa hasta que él se fue solo. A la noche, se entrega y confiesa, posiblemente sabiendo que ya estaba cercada por la investigación. Se notaba en su rostro que entendió lo que se le venía.
El jefe de la Departamental Gualeguaychú de la Policía, Carlos Pérez, dijo en diálogo con el periodista Javier Bilaboa en el programa Entre Mate y Mate que se emite en Aire Libre on line de Urdinarrain, que hay pruebas que comprometen a Nahir, a la vez que descartó una posible participación de su padre. "Más allá de la confesión de la joven, hay varios testigos que la ubican en el lugar, cámaras de seguridad que observan cuando se retira y vestigios que quedaron en la escena como el proyectil del arma calibre 9 milímetros que fue secuestrada, una Browning 9 mm que ya fue peritada en Criminalística de Paraná y se estableció que es el arma homicida".
Además, señaló que el juez de Garantías podría derivar a la joven a una unidad carcelaria que podría ser la Unidad Penal N° 9 mixta de El Potrero o la UP 6 de Paraná.
En tanto se determinó que no hay elementos para acreditar la presencia del padre en el lugar del crimen. Sin embargo, el jefe policial adelantó que Galarza padre está siendo sometido a una investigación de Asuntos Internos por su responsabilidad para con el arma homicida, provista por el Estado por lo que le cabría una sanción disciplinaria. Según supo UNO, el policía Galarza se ha visto involucrado en episodios delictivos, aunque la Justicia nunca lo condenó.
Ayer rompió el silencio la madre de Nahir: "Todos quieren lincharla, pero ya está, ya se entregó. Ya va a pagar por lo que hizo", dijo Yamina Kroh, quien además afirmó que su hija sufría violencia.
UNO