Australia prohíbe por ley el sexo entre ministros y subalternos

Interés General 16 de febrero de 2018
El viceprimer ministro australiano espera un hijo de su exasesora de prensa, lo que desató en el Gobierno un escándalo a punto tal que se tuvo que modificar el código de ética administrativo.
f_1518727367

El primer ministro de Australia, el conservador Malcolm Turnbull, ha anunciado este jueves que ha prohibido formalmente las relaciones sexuales de ministros con subalternos, una medida que llega tras el escándalo protagonizado por el viceprimer ministro, Barnaby Joyce, que cometió lo que denominó “un error de juicio sorprendente” al tener un romance que dejó a una asistente embarazada y al Gobierno tambaleándose.

Joyce, conocido por amenazar con sacrificar a los perros de Johnny Depp por violar la cuarentena, acapara portadas y las preguntas al Ejecutivo en el Parlamento entre peticiones de dimisión.

Malcolm Turnbull ha anunciado este nuevo punto del código de conducta ministerial en una rueda de prensa extraordinaria en la que ha criticado duramente a Joyce por causar “terrible dolor y humillación” a su esposa y cuatro hijos. “Hoy añadí a las normas [ministeriales]una disposición clara e inequívoca: los ministros, sin importar si son casados o solteros, no pueden mantener relaciones sexuales con el personal. Hacerlo constituirá una violación a las normas", ha dicho el gobernante, líder del Partido Liberal.

Ejemplo
“No estoy aquí para predicar moral”, ha añadido el mandatario a los periodistas en Camberra, al aclarar que hay que “reconocer que es inaceptable en 2018 que los ministros tengan relaciones sexuales con alguien que trabaja para él. Los tiempos han cambiado y la gente espera que los políticos den ejemplo”, ha añadido.

Turnbull ha opinado que Joyce, de 50 años, cometió “un error de juicio contraproducente”, en relación al romance que mantiene con su exasesora de prensa Vikki Campion, de 33 años, con quien espera un bebé, y que destapó la prensa la semana pasada. “Nos ha horrorizado a todos”, ha dicho sobre su número dos, al tiempo que ha mandado su apoyo a la familia: “Nuestros corazones están con ellos. Ha sido algo terrible para ellos pasar bajo la luz de la publicidad”.

El caso
Joyce, líder del Partido Nacional, aliado tradicional del Partido Liberal, se separó hace dos meses de Natalie Abberfield, con quien llevaba casado desde 1993 y tiene cuatro hijas, y fue uno de los defensores de los valores de la familia durante la campaña para la legalización de matrimonios entre personas del mismo sexo el año pasado. Joyce admitió el romance después de que una foto de su amante embarazada salpicara la portada del Sydney Daily Telegraph y se disculpó públicamente con su esposa y sus hijas, de edades comprendidas entre los 20 y la adolescencia.

La forma en la que de Joyce, de 50 años y católico practicante, ha llevado su relación con Campion, de 33 años, y la ruptura de su matrimonio ha sido cuestionada por algunos miembros del Partido Nacional por haber dañado la imagen de una formación que representa al sector conservador y rural. El Senado australiano ha aprobado una moción simbólica, apoyada por los opositores Partido Laborista y Partido Verde, que pide la renuncia de Joyce.

El viceprimer ministro se va a tomar un descanso la semana que viene, en la que Turnbull viajará a Washington para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La ministra de Asuntos Exteriores, Julie Bishop, como segunda del partido Liberal, es la llamada a asumir el peso del Gobierno, pero ella también viajará a EE UU, lo que significa que el líder del Senado, Mathias Cormann, ejercerá las funciones. Turnbull ha dicho que el descanso permitirá a Joyce "considerar su propia posición".

El primer ministro podría cesarlo, pero eso corre el riesgo de fracturar a la coalición gobernante. En su defensa, Joyce, que también ha sido criticado por aceptar seis meses de alquiler gratis por parte de un amigo millonario tras la ruptura de su matrimonio, ha asegurado que Campion no era su “pareja” cuando trabajaba para el Gabinete.


Fuente: El País de España