Pero el encuentro siguió ofreciendo emociones. El incesante ida y vuelta entre los intentos de la visita y los contragolpes furiosos del local derivó, a los 31′, en la llegada de Augusto Solari quien, con un tiro cruzado, decretó el 4-2.

Ganador de la Copa Libertadores hace poco más de medio siglo (1967), Racing comenzó con un ritmo arrollador su octava participación en este certamen. Con Lautaro Martínez, todo es posible.

Infobae