Paro docente tuvo adhesión dispar aunque 17 provincias no acordaron salarios

Nacionales 06 de marzo de 2018
El inicio de las clases no fue normal y la huelga , que continuará hoy, afectó principalmente a las escuelas públicas. Vidal rechazó una mejora de la oferta a los maestros
macri_escuela_2_crop1520255550494.png_258117318

Con un acatamiento dispar, que registró picos de adhesión en algunas provincias pero en otras ni siquiera se sintió, los gremios docentes cumplieron ayer la primera jornada del paro de 48 horas que culminará hoy en consonancia con el comienzo de las clases.

El presidente Mauricio Macri viajó hasta la ciudad de Bella Vista, en Corrientes, uno de siete distritos que logró cerrar la paritaria y acordó un aumento con los maestros, para dejar formalmente inaugurado el nuevo ciclo lectivo. Allí, rodeado por el gobernador Gustavo Valdés y el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, Macri reiteró el tono conciliador que desgranó en su discurso del jueves ante la Asamblea Legislativa y, pese a la medida de fuerza, evitó la confrontación con los gremios docentes.

Su mensaje se concentró en la preocupación por los graves problemas que enfrenta la calidad educativa en el país y reiteró la relevancia del rol docente para resolver esa situación. Nada sería posible sin los docentes, si no pusiesen el amor que ponen, la generosidad, la cercanía y el cuidado hacia los alumnos, soñando siempre con lo mismo: que cada uno de los chicos desarrollen todo su potencial para que encuentren todas sus capacidades y el día de mañana puedan elegir libremente, indicó el mandatario.

El escenario de la embestida oficial contra los gremios se desplazó entonces a la discusión sobre los niveles de adhesión al paro. Mientras los sindicatos que nuclean a los maestros destacaron el alto nivel de acatamiento a la medida durante la primera jornada y aseguraron que representó la firmeza del reclamo nacional, desde el Gobierno señalaron que las clases se iniciaron en el país porque el respaldo a la protesta fue bajo.


La principal discrepancia respecto del nivel de adhesión se produjo en la provincia de Buenos Aires, que sigue sin definir la paritaria luego que los gremios rechazaron la oferta de la administración de María Eugenia Vidal de un incremento de 15% en tres tramos, sin cláusula gatillo, y con un plus por presentismo de $ 6.500. Allí para los gremios el acatamiento fue de entre el 85% y el 90%, mientras que según el gobierno bonaerense alcanzó solo al 47%, concentrándose especialmente en los establecimientos públicos.

La adhesión a la protesta también desató polémica en la Ciudad de Buenos Aires. El Ministerio de Educación porteño sostuvo que el respaldo al paro docente fue bajo, ya que sobre 876 escuelas, sólo 14 estuvieron cerradas. La Ctera, que durante la tarde realizó una multitudinaria marcha a la sede del Ministerio de Educación nacional para reclamar la convocatoria a la paritaria federal, consideró que en la Ciudad el acatamiento estuvo por encima del 90%.

Las clases comenzaron normalmente en los siete distritos que ya definieron la negociación salarial con los maestros y que, además de Corrientes, abarcan a Tucumán, San Luis, Misiones, Salta, San Juan y Santiago del Estero. En tanto, están bastante avanzadas las discusiones en Santa Fe, Córdoba y Mendoza, dónde los respectivos acuerdos paritarios podrían sellarse en los próximos días.

Además de Buenos Aires y la Ciudad, las discusiones siguen trabadas en Entre Ríos, Río Negro, Chubut, La Pampa, Neuquén, Catamarca, Jujuy, Chaco, Formosa, Tierra del Fuego, Catamarca y Santa Cruz. En La Rioja, a su vez, el gobierno provincial dispuso un incremento por decreto.

El Cronista